Brujas, la Venecia del norte (IIa)

Realmente no se necesitan muchas palabras para describir esta ciudad, tan solo su nombre ya evoca cierto ambiente mágico e inolvidable. Quienes visitan la ciudad dicen que es como realizar un viaje al pasado. ¿Se anima a descubrir la ciudad con nosotros?

Hace 800 años la ciudad era una de las más importantes de Europa gracias a su floreciente comercio que permitió la creación de grandes edificaciones que a día de hoy aún pueden verse en un estado inmejorable como las murallas, torres y las puertas de acceso a la ciudad medieval.

El aspecto medieval está muy presente en la ciudad

Y gracias a que el tráfico rodado en muchas de las zonas turísticas está prohibido, el pasear por sus calles se convierte en una auténtica delicia así como recorrer en barca sus canales medievales y tener una perspectiva diferente de la ciudad.

En el centro de la ciudad se encuentra el Grote Markt o Plaza Mayor rodeada de bonitas fachadas como las del Palacio Provincial, el Salón de los Tejidos o el monumento conocido como la Atalaya que es el símbolo de la libertad y de la autonomía de Brujas. En la misma zona se encuentra la Basílica de la Santa Sangre donde se guarda una reliquia con la sangre de Jesucristo según cuenta la leyenda.

Grote Markt

Tampoco hay que olvidar la visita al Centro y Escuela de Encaje donde se puede aprender a hacer encaje de bolillos, visitar el museo y como no, comprar sus excelentes artículos. Además la ciudad le sorprenderá por su amplio y variado calendario de acontecimientos entre los que destacan la Procesión de la Santa Sangre a finales de Primavera, así como las Fiestas de los Canales que se celebran cada tres años y rememoran el pasado medieval de la ciudad.

La ciudad rebosa cultura por todas partes, esto lo confirma el nombramiento que recibió en 2002 al ser Capital Cultural Europea. Nombramiento que revitalizó a la ciudad y puso en marcha una serie de proyectos de actualidad como el Auditorio con su impresionante sala de conciertos.

Interior del auditorio

Y otra alternativa a las visitas son las rutas que se hayan en las afueras de la ciudad donde podrá pasear por tranquilos senderos atravesando verdes prados y coloridos paisajes. En medio de este pequeño paraíso se encuentra la pequeña localidad de Dammea a la que se puede llegar a través de uno de los más bonitos canales de la ciudad.

En nuestro siguiente post seguiré recomendándoles los muchos y buenos lugares donde pasar un día inolvidable en esta preciosa ciudad.

Te puede interesar

Categorías

Viajes

Carlos López

Desde que era pequeño siempre quise viajar y poco a poco pude ir convirtiéndome en un viajero incansable. Mis destinos preferidos: India, Perú y... Ver perfil ›

Escribe un comentario