Catedral de Milán

esqueleto-se-exhibe1.jpg

Estuve en Milán hace un par de meses, y aun mis piel se pone de gallina cuando recuerdo lo imponente de su catedral.

Estuvimos en Italia una semana aproximadamente, buscamos reservas de HOTELES MILAN y encontramos uno bastante económico y cerca del Museo. Llegamos un Lunes y aprovechamos todos los días de la semana en plan turista, no se nos escapó el Museo, su grandioso Estadio o su cementerio monumental, pero lo cierto es que lo que mas me gustó, pese a que la ciudad es maravillosa, fue su imponente catedral, que por cierto, la cogimos en plena restauración de fachada.

La visita al interior de la misma es totalmente gratis, y se nos da la opción de subir al tejado, por unas escaleras cual mochilero descubridor, o por un ascensor, así que debido a mi claustrofobia diagnosticada, decidimos subir al tejado por las escaleras, jaja, no había otro modo para mí, de subir y contemplar El Duomo bajo mis pies.

Me encontré con unas vidrieras en su interior totalmente impactantes llenas de colores y formas, así como descubrí lo maravilloso de sus esculturas en el tejado de la catedral, de hecho creo, que es una de las catedrales, que mas me han gustado de todas las que he visitado, que por cierto, no han sido pocas.

Milán es preciosa, y no sólo por su catedral, por eso, te recomiendo que la visites, ya que además no es demasiado cara.

En trivago pude encontrar opiniones de Milán, que me llevaron a decidirme por un viaje a Italia, además encontré todas las atracciones que podía visitar, así como fotos y reseñas de las mismas.

A mi me ha ayudado bastante, y espero que a ti, también te ayude, ahora me despido hasta la próxima deseándote un buen viaje.

Te puede interesar

Escribe un comentario