Colombo, los contrastes de Asia (Ia)

Colombo

Tras un breve stop proseguimos nuestros viajes cual auténticos backpackers y vamos a continuar conociendo mundo. Atrás quedan las alegres y a su vez decadentes calles de La Habana y vamos en busca de nuevos destinos, algunos incipientes otros en pleno nacimiento y otros aún desconocidos por las agencias de viajes.

Hoy nos vamos a ir a uno de los países menos conocidos del mundo, le llega el turno a Sri Lanka, donde basaremos nuestro viaje en su capital y ciudad más importante, Colombo. Así que vamos a dejar nuestras maletas en uno de sus buenos hoteles y prepararnos para conocer esta particular ciudad. Una ciudad que fue fundada por los árabes allá por el siglo III A.C. y que cayó en mano de los portugueses en 1517 y posteriormente, en 1658, por los holandeses, quienes construyeron un fuerte y dominaron la zona hasta 1796, año en el que los ingleses tomaron la ciudad y gracias a la construcción de ferrocarriles hasta sus prósperas plantaciones de té, ayudaron a que la ciudad creciera rápidamente.

Recreación pictórica de la ciudad en sus orígenes

A finales del siglo XIX se construyó un nuevo puerto que ayudó a la economía del país gracias a la exportación de su excelente té. Y en 1947 el país obtendría su autonomía, acto que reforzó los pilares económicos de Sri Lanka convirtiendo a este país en uno de los de mayor renta per cápita del sudeste asiático.

Hoy en día la ciudad tiene grandes avenidas, varios parques, antiguos edificios coloniales que dejan entrever la arquitectura de los pueblos que por allí pasaron y rascacielos conviviendo en armonía con templos budistas e hindúes, tres universidades y uno de los mejores zoológicos de Asia, toda una amalgama de estilos arquitectónicos, que aunque pueda parecer extraño, conforman una visión muy particular de la ciudad.

Rascacielos conviven con pequeñas casas de planta baja

Es una ciudad con mucha vida, ruidosa y en cierta forma un poco esquizofrénica debido al increíble trasiego que hay por sus calles, tanto por parte de los peatones como por parte del tráfico rodado donde destacan los estruendosos taxis de tres ruedas y donde nos llamará la atención ver a las personas más adineradas comer en puestos callejeros, hablar con gente de la calle o ver a monjes budistas pedir limosna respetuosamente frente a las tiendas de lujo. Esto es lo que se podría llamar una ciudad de contrastes, algo que enriquecerá sin duda nuestra visita.

En el siguiente post continuaremos conociendo poco a poco cómo es la ciudad, qué es lo que la hace característica y conoceremos también algunos de los acontecimientos que han marcado a la ciudad.

Te puede interesar

Categorías

General

Carlos López

Desde que era pequeño siempre quise viajar y poco a poco pude ir convirtiéndome en un viajero incansable. Mis destinos preferidos: India, Perú y... Ver perfil ›

Escribe un comentario