Comer en Japón no es tan caro como crees

El pasado año, por semana santa nos escapamos unos días a Japón. Cuando lo comentamos con amigos siempre nos dicen lo mismo, será muy bonito, pero seguro que es muy caro. Pero no es así, Japón hace años que no resulta caro para los españoles. Nuestra incorporación al euro, la subida de nuestros propios precios, así como la crisis económica que han sufrido los propios japoneses ha aproximado mucho los precios de un país a otro.

Por ejemplo, todo el mundo parece estar convencido que comer en Japón es muy caro. Y nada más lejos de la realidad. Aunque en Japón se encuentran algunos de los restaurantes más caros del mundo, también hay una infinidad de opciones económicas. De hecho la guía Zagat situó a Tokio (la ciudad más cara de Japón con diferencia) en tercer puesto tras Londres y París, por precio medio por comida.

Insisto en ello, comer en Japón no es caro en absoluto, en ocasiones es sorprendentemente barato. Y lo mejor es que la calidad media de la comida es muy alta. La mayor parte de los locales japoneses suelen estar muy especializados, llegando a preparar sólo uno o dos platos… pero eso sí, a la perfección.

Oden en el Ebisu Garden

Hay varios tipos de locales muy interesantes a precios asequibles. Ya os hablé en otro post de los oden, el equivalente japonés del cocido 😉 verduras, tofu y albóndigas de pescado cocidos lentamente en dashi (el clásico caldo de copos de bonito seco y algas). Es un plato sutil, auténtico y delicioso, de los que templan el cuerpo en un día frío, perfecto para evitar resfriados. Depende del lugar, pero una ración de oden con un vaso de sake templado suele costar unos 9€, y es una comida completa.

Los bares de yakitori (pinchos de pollo) están por todas parte. Son famosos los de Shinjuku, donde tapean los ejecutivos del centro de Tokio. Los pinchos, bañados en una salsa dulce y pegajosa se suelen acompañar de cerveza. Una jarra de cerveza y 3 o 4 pinchos suelen costar unos 3€ o 4€. No es una comida completa, pero sí una buena tapa o tentempié.

Otra opción barata, sobre todo para dos personas, es acudir a un restaurante con plancha para tomar una okonomiyaki. Algo así como una tortilla japonesa. Una grande, con dos cervezas no pasa de los 10€.

También tenemos los onmipresentes restaurantes de fideos, ya sean ramen o udon (en sopa de dashi con el condimento por encima), los restaurantes que sirven tonkatsu, que son piezas de cerdo empanadas servidas con col, arroz blanco y una salsa similar a la barbacoa. En todos ellos un menú completo no tiene porqué pasar de los 6€ a 9€.

Kaiten sushi

El sushi tiene la reputación de ser caro, pero no todos los restaurantes de sushi lo son. Los que sólo ofrecen una barra, en la que a veces no hay ni taburetes, o los kaiten sushi (cinta transportadora) tienden a ser muy baratos. Encima el te verde suele ser cortesía de la casa. Picar unas piezas de sushi acompañado con te verde viene a costar entre 3€ y 5€, hacer una comida completa, o tomar un menú, de 5€ a 7€.

Un menú variado, en un restaurante de mayor nivel, con sushi, sashimi variado, sake, te y postres, suele rondar los 35€. Tampoco demasiado caro para la calidad media de lo ofrecido. Incluso más barato que el equivalente en España.

Estas son sólo algunas opciones. Económicas, saludables y generalmente de muy buena calidad. Hazte una idea de que con 30€ puedes comer todo el día. ¿Quién dijo que Japón era caro?.

Te puede interesar

Escribe un comentario