Cracovia, la Roma eslava (III)

Llega el apartado favorito de muchos, la hora de comer tras un recorrido por algunas de las zonas históricas y de merecida visita a Cracovia. Vamos a conocer las delicias que nos esperan en la mesa de esta ciudad.

La cocina polaca es conocida, entre otras cosas, por sus “pierogi” empanadillas cocidas de repollo, setas, carne o queso y también pueden hacerse dulces o con frutas. Aunque los que más éxito tienen son los “pierogi ruskie” rellenas de queso blanco, cebollas fritas y patata.

Deliciosas empanadillas

Nuestro menú consiste en un entrante a base de carnes y embutidos típicos como la salchicha “kielbasa” conocida en todo el país o la salchicha secada de Cracovia. Los chorizos con ajo, los filetes de solomillo e incluso la carne de caza son una auténtica delicia.

La sopa es una tradición no solo en Cracovia sino en todo el país; una de las más aclamadas es la barszcz czerwony, una sopa de remolacha que se sirve con ravioles, una masa hecha de setas o alubias. También se consume mucho la sopa krupnick hecha de cebada y verduras, la sopa kapusniak hecha con repollo o la szczawiowa, sopa de acedera.

La tradicional sopa de remolacha

En cuanto a sus carnes, todos los polacos son grandes comedores de este alimento. Al horno, cocida, frita o a la parrilla, no importa su preparación. Se sirve caliente con salsas especiadas y/o guarnicionada con mostaza rábano picante, setas y pepinos agrios.
La chuleta de cerdo empanada y hecha al horno acompañada de patatas y col es un plato delicioso, así como el codillo o la morcilla al horno.

El postre más famoso del país son los pasteles. Pastel de queso blanco, los buñuelos rellenos de mermelada llamados paczki o los alajúes, pasteles de almendras, nueces, especias y miel cubiertos de chocolate. Y en cuanto a la bebida, el vodka se lleva la palma aunque la cerveza es muy consumida desde hace siglos en todo el país.

Paczki

Los polacos no se andan con remilgos a la hora de comer, si le invitan a comer prepare su estomago para una fuerte digestión porque no son de comer un solo plato. Un primero, un segundo y como no, el postre acabarán por saciar al más glotón. Pero… ¿quien puede resistirse ante tales manjares?

Te puede interesar

Categorías

Gastronomía

Carlos López

Desde que era pequeño siempre quise viajar y poco a poco pude ir convirtiéndome en un viajero incansable. Mis destinos preferidos: India, Perú y... Ver perfil ›

Escribe un comentario