Das Park Hotel, Ottensheim, Austria. Dormir por un tubo

Y es que casi todo en esta vida puede tener más de un uso. Por ejemplo, un dia el artista austriaco Andreas Strauss pensó que los gigantescos tubos de hormigón que suelen utilizarse en funciones de alcantarillado podrían convertirse en unas confortables habitaciones hoteleras ideales para turistas con pocos recursos económicos.
El parque principal de la ciudad de Ottensheim, a unos 10 kilómetros de Linz, en Austria, fue el lugar elegido para ubicar tan curioso “complejo hotelero”, que cuenta con un total de tres gigantescos tubos a modo de habitación con una confortable cama doble, una lámpara, una mesa, un baúl para guardar vuestros objetos personales, conexión a internet, y unos pequeños respiraderos a modo de ventana. Para ir al baño, tendréis que utilizar los servicios públicos del parque y para comer, hay varios restaurantes a buen precio por todo el recinto. Por cierto, el parque tiene mucha vida. Algunos fines de semanas djs pinchan en directo y tambien os podréis dar un paseito en barca ya que el parque se encuentra a orillas del Danubio.

Para reservar una de estas habitaciones tenéis que acceder a la página web, una vez inscritos los datos necesarios se os facilitará una clave para que la introduzcáis en los paneles electrónicos ubicados en la “puerta” de los tubos que cumplen la función de cerrojo. La clave se activa a las 15:00 del día de vuestra entrada y dejará de estar operativa  a las 11:59 del día de salida.

Lo mejor del Das Park Hotel es su precio, y es que no hay una tarifa establecida, ya que cada huésped paga lo que desee. Pero por favor no seáis los típicos españolitos que no dejan un duro y es que la media se sitúa entre los 7 y 20 euros por noche.

Te puede interesar

Escribe un comentario