Destinos para el puente de diciembre

Oporto

Se acerca el puente de diciembre, y este año son muchos los que se cogerán toda la semana ininterrumpida. A otros les toca trabajar algunos días, pero sea como sea, en general todo el mundo va a tener unos cuantos días para poder disfrutar de alguna escapada rápida para ver un nuevo destino y viajar de nuevo. Así que os vamos a dar unas cuantas ideas para hacer esas escapadas.

Sin duda hay ideas que resultan más económicas que otras, y dependiendo del tiempo que tengamos podremos irnos más cerca o más lejos, o más días. Si tenemos poco tiempo, es mejor disfrutar de destinos en los que podamos ver lo principal en poco tiempo, dejando otros para más adelante. Ahí van nuestras propuestas, después cada uno que elija el lugar que más le guste.

Palma de Mallorca

Palma de Mallorca

Además de un destino cercano, en Palma de Mallorca tenemos un lugar en el que disfrutar de un tiempo un poco más apacible, o al menos eso es lo que suele pasar. Evidentemente, no hará día para estar en la playa, pero será temporada baja y podremos disfrutar de Palma de Mallorca desde un punto de vista diferente, sin tanta saturación de turismo y tomándonos nuestro tiempo en cada rincón. Ver la catedral de Palma es uno de los imprescindibles, conocida como La Seu, y con un estilo gótico mallorquín. Por otro lado, no hay que perderse el famoso Castillo de Bellver con una asombrosa planta redonda o las cuevas del Drach, en donde podremos ir en barca por unos lagos subterráneos. Palma de Mallorca no es solo playa, sino que tiene muchas experiencias de las que disfrutar.

Oporto, Portugal

Oporto

También tenemos cerca un destino como Oporto en Portugal. En esta pequeña ciudad hay que disfrutar paseando por ella, por sus calles y por la orilla del río, en donde podremos ver esas típicas embarcaciones en las que hay barriles del famoso vino. No puede faltar una visita a alguna bodega para probar estos preciados vinos dulces. Por otro lado, los seguidores de la saga de Harry Potter desearán ver la librería Lello, en donde se rodaron escenas de la película. Si vamos en tren, podremos ver la bonita estación de Sao Bento, en donde hay antiguos azulejos.

Burdeos, Francia

Burdeos

Si hablamos de Burdeos seguro que pensarás en el famoso vino,  y es que esta región cuenta con bodegas muy importantes, pero es mucho más que eso. Esta ciudad Patrimonio de la Humanidad cuenta con un casco antiguo de gran belleza. Sin ir más lejos, nos quedaremos asombrados con la bonita Place de la Bourse, un espacio de majestuosos edificios. En su casco antiguo, en su mayoría peatonal, encontraremos preciosas calles por las que pasear, tiendas y restaurantes. Además, hay que ver la catedral de Saint-André y la Porte Cailhau, una puerta que pertenece a la antigua muralla medieval.

Múnich, Alemania

Múnich

Aunque ya no sea el Oktoberfest, en Múnich tenemos muchas cosas que ver y es una bonita ciudad europea para poder hacer una escapada rápida este puente de diciembre. Pasearse por la enorme Marienplatz disfrutando de algunas compras y restaurantes, visitar el palacio de Nymphenburg o pasarse por algunas de las cervecerías más antiguas y famosas de la ciudad para degustar su cerveza son algunas de las cosas que podemos hacer en Múnich.

Milán, Italia

Milán

Si te gusta el arte y adoras Italia, una escapada a Milán es una buena idea. En Florencia hay demasiadas cosas que ver para una escapada corta, pero Milán se puede ver en unos días, y por eso es la escapada ideal en Italia. La famosa catedral de Milán es una parada imprescindible, y es que es el símbolo de la ciudad. Pero hay mucho más por ver, como el Castillo Sforzesco o la Basílica de san Ambrosio. Si te gustan las compras no puedes dejar de visitar las conocidas galerías Vittorio Emanuele II, en donde encontrarás algunas de las firmas más exclusivas.

Lisboa, Portugal

Lisboa

Si te gusta Portugal y te sobra tiempo en Oporto, siempre puedes bajar hasta Lisboa, la capital. En ella hay mucho que ver y calles por las que pasear, sobre todo en su zona antigua. Algo que hay que hacer al ir a Lisboa es subirse a uno de sus famosos tranvías que recorren muchos puntos. Los hay modernos, pero los mejores son los que tienen ese toque antiguo. Para disfrutar de su arquitectura antigua está la Torre de Belem, un antiguo monasterio con unas impresionantes vistas al mar, o el Monasterio de los Jerónimos de Belem y por supuesto su catedral. El Castillo de San Jorge es otra visita que no hay que perderse, situado en lo alto de una colina. Si quieres disfrutar de su lugar más céntrico, deberás acudir a la Baixa, en la parte baja, y en Chiado o Barrio alto encontrarás la zona más bohemia de la ciudad.

Te puede interesar

Escribe un comentario