Pagoda de un solo pilar, el símbolo de Vietnam

Vietnam es un país que se ha dado a conocer al mundo como una nación que emerge rápidamente en el ámbito de lo económico y la calidad de vida de sus ciudadanos. Entre sus principales ciudades está Hanoi, que fue declarada capital oficial al reunificarse el país y que alberga el mayor potencial económico, intelectual y turístico de Vietnam.

Pagoda de un solo pilar

Entre los diversos lugares que nos ofrece esta hermosa ciudad están las pagodas, que son edificaciones de varios niveles cuya presencia es muy común en toda esa región asiática producto de la influencia hindú con su tipo de templo stupa. Si bien las hay de todo tipo y altura, un elemento común en la mayoría es la presencia de un pararrayos decorado con motivos similares a la flor de loto y que guarda relación con la simbología budista. Cabe mencionar que fueron construidas principalmente con motivos religiosos y es por ello que muchas se encuentran muy cerca o en el interior de templos donde se venera a Buda.

Pagoda de un solo pilar

Entre las diversas formas arquitectónicas presentes en estas edificaciones, hay una cuya forma muy particular atrae la atención de propios y extraños. Se trata de la Pagoda de un Solo Pilar, que tal como menciona su nombre es una construcción de madera que tiene únicamente como base un pilar de hormigón que tiene 1.25 metros de diámetro. Fue hecha de modo que, según el arquitecto que la elaboró, permitiera evocar una flor de loto a quien la viera, pues es un símbolo de pureza en la religión budista; probablemente el que haya sido edificada en medio de un pantano tiene relación con dicha creencia.

Pagoda de un solo pilar

La Pagoda fue construida durante el gobierno del emperador Ly Thai Tong, que gobernó entre los años 1028 y 1054 de nuestra era. Según cuentan registros de la época, el monarca erigió este monumento en honor a la diosa Quan Am tras haber aparecido en sueños sobre una flor de loto luego de que el soberano clamara a los dioses por un hijo, pues carecía de un heredero, el cual obtuvo tiempo después de casarse con una campesina que encontró en su jardín de forma similar a su visión.

Pagoda de un solo pilar

Por ello la contemplación de este monumento es doblemente placentera, pues a pesar de que no es de grandes proporciones, posee una importante carga mística y consigue deleitar al espectador con su sencilla y elaborada arquitectura.

Te puede interesar

Escribe un comentario