Estocolmo, ciudad de contrastes (III)

La gastronomía es uno de los factores a tener en cuenta a la hora de hacer un viaje. ¿Se imagina después de haber conocido la historia del país y realizar nuestro particular recorrido por la ciudad.. que la comida no le guste en absoluto? Es realmente difícil que no le guste la comida local, pero aún así vamos a conocer algunas de sus delicias para que vaya tomando nota.

La cocina de Suecia ha sido marcada a lo largo de los siglos por las dificultades de conservar los alimentos, así que muchos de ellos se preparaban marinados o ahumados. Aunque la temperatura suele ser bastante fría, los platos se sirven fríos y acompañados de salsas de nata con especias fuertes como el eneldo, ajo o la mostaza.

El “plato” nacional es el Smögarsbord y lo entrecomillo porque no es realmente un solo plato sino un bufé compuesto de casi un centenar de platos fríos y calientes aunque, obviamente, no le van a servir 100 platos en la mesa. Usted será quien escoja los alimentos que va a consumir entre tanta variedad gastronómica. Los arenques, el salmón y la anguila ahumada o marinados son una auténtica delicia. La carne de reno, quizá un poco fuerte pero muy sabrosa, es de las carnes más consumidas y los postres son un festival de frutas silvestres que añaden sabor y colorido a la mesa.

Un pequeño bufé

Los mariscos también tienen un lugar privilegiado en la mesa gracias a su gran calidad así como las gambas, mejillones, ostras, el delicioso caviar y el reconocido salmón. Todos los suecos adoran el pescado y suele acompañarse de salsas diversas, anímese y verá como jamás habrá probado salmón como este o sus riquísimos arenques.

Salmón

Otro de los platos estrella para los amantes de la carne es el Sjömansbiff, un estofado de patatas, cebolletas y carne, que puede ser de reno o ternera. Y quizá el plato más internacional de carne del país sean las famosas albóndigas suecas hechas con carne de vaca y cubiertas con salsa de nata y acompañadas con una suave mermelada de arándanos.

Sjömansbiff

Los platos más comunes en la cocina sueca son la sopa de guisantes, salchichas y patatas. Para beber hay cervezas de gran calidad, vinos, aguardientes y ponches. Recuerde que Suecia tiene una fuerte política anti-alcohol y los precios de éste son bastante elevados.

Ya ha conocido un poco más sobre la deliciosa cocina local. Estamos completamente seguros de que poco a poco ira sucumbiendo a los encantos de esta preciosa ciudad.

Te puede interesar

Categorías

Gastronomía

Carlos López

Desde que era pequeño siempre quise viajar y poco a poco pude ir convirtiéndome en un viajero incansable. Mis destinos preferidos: India, Perú y... Ver perfil ›

Escribe un comentario