Hotel Woodpecker, Vasteras, Suecia.

La tradición de construir la casita del árbol es algo mayoritariamente yankke, entre otras cosas porque en España el domingo es para el fútbol y no para arriesgarse a romperse la cabeza subido a un árbol para construirle al nene una estructura que seguramente se irá a la mierda más pronto que tarde. Pero para aquellos que deseen vivir la experiencia de dormir encima de un árbol en una casa resistente y de fiar, el artista Mikael Genberg ha levantado un pequeño hotel de una sola habitación en un árbol de más de 130 años en un parque público de la localidad sueca de Vasteras, muy cerca de Estocolmo.

El hotel está situado a 13 metros de altura y se accede a través de una escalera de madera muy segura pero poco estable, así que si no eres capaz de mantener el equilibrio es fácil que te la peges antes de llegar al segundo peldaño. El hotel cuenta con todas las comodidades imaginables. Una cama de Ikea con edredón de plumas, calefacción, una cocina totalmente equipada, una pequeña biblioteca para matar el tiempo e incluso un baño, aunque sinceramente no me explico donde van a parar los desechos.

-Datos de interés-
1. Precios: Oscilan entre los 250 y los 350 dólares la noche.
2. Dirección: Middle of Västerås Central Park.
3. A 20 minutos de distancia del aeropuerto

Te puede interesar

Escribe un comentario