La National Gallery en Londres

Este importante museo a nivel internacional, ha ido floreciendo desde su fundación en el siglo XIX. En 1824, Jorge IV convenció al vacilante gobernador de comprar 38 importantes cuadros que incluían obras de Rafael y Rembrandt. Este fue el comienzo de la colección nacional, la cual creció con los años, a medida que ricos benefactores contribuyeron con obras y dinero.

El edificio principal de la galería fue diseñado en estilo neoclásico por William Wilkins y se construyó entre 1834 y 1838. A la izquierda está la nueva ala Sainsbury, financiada por la familia de ese apellido y terminada en 1991. ella alberga algunas obras espectaculares de principios del Renacimiento.

La mayor parte de la colección se encuentra en un piso dividido en cuatro alas. Los cuadros están ordenados cronológicamente, con las primeras obras (1260-1510) en el ala Sainsbury. Las alas norte, oeste y este cubren 1510-1600, 1600-1700 y 1700-1920 respectivamente. Las obras menores de todas las épocas se exponen en el piso inferior.

Las obras destacadas son: El Dibujo de Leonardo de 1510, que representa la Virgen con el Niño con Santa Ana y San Juan Bautista; La Venus del espejo, de Diego Velásquez; The Haywain, de John Constable, la cual se caracteriza por poseer un brillante efecto de la distancia y de las luces y sombras en un típico día nublado de verano inglés; El bautismo de Cristo por Pierro della Francesca, la cual es una obra del Renacimiento temprano para una iglesia de su Umbría natal.

Vale la pena visitar este impactante museo que incluye las obras más prestigiosas e importantes de la historia.

Te puede interesar

Escribe un comentario