Las ruinas de Pompeya

El terremoto que en el año 62 d.C. estremeció Pompeya y afectó a algunos de sus edificios, no fue más que in preludio de aquel aciago día del 79 d.C. en que la erupción del Vesubio anegó la ciudad y a sus habitantes en una espantosa nube de ceniza. Cuando se descubrieron restos de Pompeya hacia 1750, parecía como si por obra de un hechizo toda forma de vida se hubiera congelado. Se desenterraron los cuerpos de las personas junto con sus casas, templos, obras de arte y enseres. Los primero arqueólogos se llevaron los hallazgos más importantes, que pasaron a integrar la colección real y posteriormente se trasladaron al Museo Archeologico Nazionale.

Uno de los rincones más famosos de esta ciudad es la Casa de los Vettii. Su decoración mural data del último período pompeyano, después del 62 d.C. La multiplicidad de temas tratados incluye el Dédalo y Pasifae.

Otro lugar que se recomienda visitar es el Mecellum, el cual era un mercado de carne y pescado. Solía estar cerrado por un pórtico y con dos puestos para cambiar moneda, daba al foro, cerca de la oficina de pesos y medidas, y al Forum Holiturium, un mercado de verduras.

Finalmente, la panadería de Modesto, donde se encontró pan carbonizado. Es uno de los mucho molinos de harina de Pompeya provistos de hornos de leña y ruedas de moler.

Te puede interesar

Escribe un comentario