Lo que no debes perderte si viajas a Praga

imagen de praga 

Praga es una ciudad que destila magia y romanticismo, lo que sumado a los económicos paquetes vacacionales que ofertan muchas agencias de viajes, hace que se haya convertido en uno de los destinos europeos más visitados. Qué duda cabe que el puente de Carlos, el reloj astronómico o el castillo son algunos de sus principales atractivos turísticos, pero si realmente quiere conocer Praga, le ayudamos a descubrir algunos sitios curiosos y rincones llenos de encanto.

Para empezar el día con buen pie, nada como probar un desayuno espectacular a base de tortilla, tostadas, bollería y una variada selección de mermeladas y zumos que se sirve en el mítico Café Savoy (Vítezná 5). Un lugar lleno de historia que Franz Kafka solía frecuentar.

Después de coger fuerzas, empezamos la visita cultural. Los amantes del Noveau Art no pueden perderse la obra de Alphonse Mucha, un pintor y artista decorativo checo cuya obra (sobre todo carteles publicitarios de funciones teatrales) se exhibe en el Kaunický palác (Panská 7). Aunque no se trata del museo más famoso de la ciudad, merece la pena acercarse por allí.

Los amantes de las compras que quieran traer un verdadero y genuino recuerdo de Praga, tendrán que callejear un poco para dar con las tradicionales marionetas de madera checas, que representan todo tipo de animales y figuras. Un valioso regalo que va más allá de los típicos souvenirs que encontrarás en cualquiera de las tiendecitas del centro.

La capital de la República Checa tiene una vida cultural muy activa, en la que la música es una de las protagonistas principales. Por ello no puedes irte de la ciudad sin visitar sus míticos clubs de jazz. Uno de los más famosos es el Reduta Jazz Club (Národní 20), que ofrece interesantes actuaciones todos los días de la semana desde las 9:30 de la noche.

Te puede interesar

Escribe un comentario