Marrakech, “a los pies del Atlas” (III)

Marrakech

Llegamos a uno de los puntos más interesantes de toda buena visita que se precie, la comida. La gastronomía de esta zona es una de las más variadas del mundo debido a la influencia de muchos países y zonas en Marruecos, bereberes, moriscos, Oriente Medio, cocina mediterránea y por supuesto la cocina africana son sus principales influencias, por tanto podemos decir que casi con toda seguridad alguno de sus platos será de nuestro agrado. Su cocina es bastante fácil de realizar y se caracteriza por su gran variedad de sabores entre los que destacan el salado y el dulce.

Básicamente es cocina casera donde principalmente participan sólo las mujeres aunque de un tiempo hasta ahora los cocineros marroquíes están siendo reconocidos a nivel internacional pero las recetas, aunque con toques de vanguardia, siempre parten de una base transmitida de generación en generación.

Gran número de verduras se dan en este tipo de cocina, sobre todo la berenjena, una de las favoritas. Las ensaladas como taktouka de verduras cocidas o el puré de verduras son los platos más destacados en cuanto a verduras.

Comida tradicional

Los cereales suelen usarse mucho en la preparación del pan. Pan como el matoula que se sigue cocinando como antaño, en los hornos de barro o el baghrir, un estilo de crëpe que se toma en los desayunos.

El plato más conocido internacionalmente es el cuscús. Son unas pequeñas bolas de sémola que se cocinan al vapor. Es un alimento barato y que se encuentra en cualquier restaurante como plato indispensable. Suele ir acompañado de verduras, carne de cordero o pescado.

Cuscús con verdura

El marisco es algo que también gusta mucho y se suele comer cocido o frito en muchas de las formas que las cocinas de la ciudad ofrecen. Destacamos una especie de marinada llamada sharmoola que se hace con pescados, mariscos y aceitunas machacadas y que se deja reposar en zumo de limón y sal.

En cuanto a los postres muchos de ellos se preparan con una pasta llamada cuerno de gacela a la que se puede añadir un sinfín de ingredientes más como piñones, dátiles, miel y frutos secos. Entre los más pequeños es muy conocido el seffa, cuscús con dulce y canela.

Seffa

Y en cuanto a la bebida, la más popular es el té, que se suele tomar hasta 7 veces al día, al que a veces se le acompaña con una especie de tortita hecha con harina, almendras y miel. Tomar el té es la excusa perfecta para mantener una charla con los amigos.
Como ven, la cocina de Marrakech no se limita a los pobres frutos que pueda dar el desierto sino a toda una amalgama de sabores preparados de una forma realmente estupenda.

Te puede interesar

Categorías

Gastronomía

Carlos López

Desde que era pequeño siempre quise viajar y poco a poco pude ir convirtiéndome en un viajero incansable. Mis destinos preferidos: India, Perú y... Ver perfil ›

Un comentario

  1.   fatima dijo

    hola soy de marruecos y vivo en españa soy una cocinera muy buena

Escribe un comentario