Puente de Carlos, Praga

El más importante y más antiguo de la ciudad y una de las imágenes más conocidas del país, de entre los 18 puentes que cruzan el río. Data de la segunda mitad del siglo XIV y fue construido sobre el anterior puente que destruyó una riada. Lo ordenó construir el rey Carlos IV, midiendo 515 metros de longitud y casi 10 metros de ancho, para unir los barrios históricos a izquierda y derecha del río Vltava (Moldava), el casco antiguo con el barrio de Mala Strana y el Castillo.

 

 

El puente está bordeado a ambos lados por 30 grandes estatuas de estilo barroco, y a cada lado lo presiden dos torres, la de Alostranska y la de Staromestska, a las que se puede subir sin pagar ni un céntimo para admirar el puente desde arriba. Una vez atravesándolo, podréis ver infinidad de puestecillos de artistas y hippies vendiendo souvenirs o pitando caricaturas y paisajes de la ciudad. Lo malo es que hay que tener cuidado con los carteristas porque el puente en días de tránsito está realmente a rebosar de turistas.

 

 

Te puede interesar

Escribe un comentario