Restaurante Molí dels Fanals

Muy cerca de Andorra La Vella, en Sispony (La Massana), encontramos el restaurante Molí dels Fanals, uno de los más tradicionales del país.

El local es agradable y cálido, madera por todas partes (paredes, techos, mesas, suelos…) y la luz algo tenue. El servicio correcto. La carta de vinos suficiente.

Para comer, aparte de los entrantes y las carnes a la brasa, dorada a la sal, etc, más usuales en cualquier restaurante de Andorra, tienen en la carta una serie de especialidades, como el pollo con cigalas, el confit de pato a la miel o el confit de pato con setas… todo realmente bueno.

Luego llega lo mejor, el postre. El camarero pasea un carrito enorme repleto de tartas de todo tipo: chocolate, tatin, brazo de gitano de varios sabores, tarta de queso (que por cierto está increible)… en fin, de todo. Las raciones son muy grandes, y además te sugieren servirte dos tipos de tarta. Genial.

Los precios, como siempre en Andorra, son “agradables”. A nosotros nos costaron (para cuatro personas) dos entrantes, agua, una botella de vino, plato principal, tres postres, y el café… 35 euros por persona.

Para llegar, está junto al Hotel Abba Xalet Suite. El restaurante tiene un parking propio, aunque pequeño. Reservad mesa con antelación.

Buen provecho.

Te puede interesar

Escribe un comentario