Río de Janeiro, a cidade maravilhosa (IIb)

Rio de Janeiro

Continuamos nuestro recorrido por esta enorme urbe. Ya hemos conocido cuales son sus características más importantes y ahora vamos a hacer una breve reseña sobre lo más característico.

¿Quién no ha oído hablar del Pan de Azúcar? Seguro que muchos de ustedes sí. El Pão de Açucar como se conoce en Brasil es uno de los enclaves más turísticos de la ciudad al igual que Corcovado. La mejor forma para llegar hasta arriba es mediante el que realiza dos tramos. El primero va desde Praia Vermelha hasta una altura de unos 200 metros sobre el nivel del mar en el Morro da Urca y continua hasta llegar a los 751 metros del Pan de Azúcar donde poder disfrutar de las maravillosas vistas de la ciudad y la Bahía de Guanabara.

Teleférico del Pan de Azúcar

Al igual que con el Pan de Azúcar ocurre con Copacabana, un barrio donde lo más destacado son sus playas. El hecho de ir a la playa es casi una tradición para todos los cariocas y es un meeting point donde disfrutar al máximo de amigos, deporte y “buenas vistas”

Antonio “Tom” Jobim o el norteamericano Stan Getz en su versión saxofonística rinden homenaje a Ipanema con el tema “Garota de Ipanema“. Un barrio moderno repleto de playas, tiendas y locales de moda. Casi se podría decir que estos dos artistas hicieron famosa esta zona tan concurrida por turistas y locales donde se puede tomar el sol, hacer deporte o algo que gusta a muchos brasileños, ir de tiendas.

La Catedral Metropolitana es totalmente diferente a cualquiera de las catedrales que haya visto. Con arquitectura ultramoderna, esta catedral inaugurada en 1976 posee en su interior cuatro enormes vidrieras y puede albergar hasta 20.000 personas.

Catedral Metropolitana

El estadio de Maracaná es algo que tampoco puede perderse de la ciudad. Un auténtico gigante que se inauguró en 1950 y que podría albergar más de 200.000 personas aunque hoy en día con la nueva normativa de fútbol ha bajado hasta los poco más de 100.000 localidades. Aunque no le guste el fútbol es casi cita obligada asistir a algún encuentro porque el espectáculo no está solo en el campo sino en las gradas y afueras del estadio.

Estadio de Maracaná

La Iglesia de Nuestra Señora de Candelaria es una exquisitez arquitectónicamente hablando, techos abovedados, interiores de mármol, tallas de madera portuguesas y unas vidrieras maravillosas son los componentes de esta preciosa edificación.

En el próximo post seguiré destacando los mejores lugares de la ciudad para no perdernos lo esencial cuando visitemos esta tierra.

Te puede interesar

Categorías

Viajes

Carlos López

Desde que era pequeño siempre quise viajar y poco a poco pude ir convirtiéndome en un viajero incansable. Mis destinos preferidos: India, Perú y... Ver perfil ›

Escribe un comentario