Río de Janeiro, a cidade maravilhosa (IIc)

Rio de Janeiro

Hemos visto algunas de las edificaciones y lugares más característicos de la ciudad, pero aún quedan bastantes más. Hay que tener en cuenta que Río de Janeiro es la 4ª ciudad más poblada de Sudamérica y por tanto debe tener multitud de lugares para visitar.

El Monasterio de San Benito es una edificación del siglo XVII declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO y en su interior alberga con una gran variedad de tallas de madera y pinturas históricas.

El Parque Nacional de Tijuca es otra de las visitas inexcusables en Río. Es una auténtica selva que se extiende por 120 kilómetros cuadrados donde hay preciosos árboles, cataratas, riachuelos en un terreno montañoso. A ello le sumamos una gran variedad de animales, desde pájaros hasta monos y excelentes caminos para pasear. En el centro de esta selva se encuentra la Cascatinha Taunay, una cascada de 35 metros de altura y al lado un restaurante donde disfrutar de tan maravilloso entorno.

Vista aérea del Parque Tijuca

Otro entorno verde es el Jardín Botánico y la Laguna Freitas cuya superficie abarca 141 hectáreas y alberga más de 6000 especies de plantas. Árboles gigantes, orquídeas, lirios, bromelias o framboyanes hacen de este sitio un rincón para los amantes de la naturaleza. Le recomendamos que lo visite entre semana dado que durante los fines de semana se llena de visitantes

Si es de los que le gustan los riesgos su lugar esta en Piedra Bonita, una montaña desde la cual se practican deportes como ala delta y parapente. Vuelos entre 15 y 45 minutos desde donde puede ver las mejores vistas de la ciudad. También puede ir al río Paraibuna, donde en sus casi 23 kilómetros de recorrido podrá surcar sus rápidos salvajes o puede hacer el recorrido andando en unas 4 ó 5 horas disfrutando del clima y del paraje o si prefiere bucear puede ir hasta el Faro de la Isla Rasa en la entrada natural de la Bahía de Guanabara.

Río Paraibuna

Y para conocer cómo es el turismo local nada mejor que la Isla de Paquetá a la cual se puede acceder a pie, en bicicleta o en carruaje de caballos, los coches no están permitidos. Aquí podrán ver edificios coloniales, playas menos atestadas de gente y pequeños y viejos establecimientos que otorgan a este lugar cierto encanto.

Como habrá podido observar Río de Janeiro tiene multitud de lugares para visitar y conocer, unos tan diferentes de otros y lugares antiguos que viven en armonía con las nuevas edificaciones.

Te puede interesar

Categorías

Viajes

Carlos López

Desde que era pequeño siempre quise viajar y poco a poco pude ir convirtiéndome en un viajero incansable. Mis destinos preferidos: India, Perú y... Ver perfil ›

Escribe un comentario