Sydney, la reina del Pacífico (Ia)

Dejamos atrás ese fascinante país como es Tailandia y proseguimos nuestro recorrido por el planeta conociendo los mejores destinos para perderse. Continuamos siguiendo la ruta hasta Australia en nuestra segunda parada en este inmenso continente tan poco poblado. Anteriormente habíamos estado en Brisbane y en esta ocasión nos vamos a la capital, Sydney.

La primera flota llegó el 25 de Enero de 1788 y llamó a la bahía donde se encuentra actualmente la ciudad Sydney Cove en honor a Thomas Townshend, primer barón de Sydney que anteriormente había sido primer ministro británico. Los responsables de los navíos examinaron detenidamente la zona y optaron por establecerse en Port Jackson, donde actualmente se encuentra el puerto de Sydney.

La ciudad fue fundada sin que se le pusiera nombre, perteneciendo al primer grupo de expedicionarios que llegaron a estas tierras procedentes del Reino Unido. Las personas que llegaron con vida fueron exactamente 1030, las ¾ partes de las cuales eran convictos expulsados de Gran Bretaña.

La ciudad a principios del siglo XIX

La historia de la ciudad y de todo el país en general pudo haber sido muy diferente si la historia no hubiera cambiado una decisión política tomada en Londres hace ya varios siglos. Antes de decidir el envío de estos convictos a Australia existió un proyecto de ley donde se pretendía llevar a los lealistas británicos establecidos en Norteamérica, pero no se llevó a cabo. Así que la primera flota tuvo como viajeros a un buen número de desterrados, sus vigilantes y a un pequeño grupo de colonos ávidos de prosperar en esta nueva tierra de esperanza.

Ese mismo año Arthur Phillip fundó la colonia penitenciaria de Port Jackson, más conocida como bahía de Sydney y un año después un terrible brote de viruela acabó con la gran mayoría de los aborígenes de la zona. Además de este brote vírico hubo otro brote pero de violencia que enfrentó a los colonos y a los aborígenes, hecho que casi terminó por su erradicación cerca de 1820.

Arthur Phillip

El gobernador de entonces Lachlan Macquarie decidió romper con las tradiciones aborígenes y los separó de sus clanes para “civilizarlos, cristianizarlos y educarlos” mientras que los convictos construían puentes, carreteras y edificios, ocasionando la llegada de inmigrantes durante los años 1830 y 1850 y provocando un rápido crecimiento de la zona.

En el siguiente post continuaremos conociendo más sobre la historia de la ciudad y sobre lo más destacado

Te puede interesar

Categorías

General, Viajes

Carlos López

Desde que era pequeño siempre quise viajar y poco a poco pude ir convirtiéndome en un viajero incansable. Mis destinos preferidos: India, Perú y... Ver perfil ›

Escribe un comentario