Una monotonía con arreglo

monotonia.jpg

 Ya hablamos a cerca de la terapia positiva del turismo, pero hoy hablaremos de monotonía.

Viajar sin duda, ofrece un giro a nuestra actividad diaria y fomenta además nuestra capacidad cerebral, aumentada por los estímulos visuales, que ante la novedad visual, desarrollamos sin darnos cuenta.

Continuando un poco con el anterior artículo, el hecho es bien simple, cuando volvemos de un viaje hemos incrementado nuestra capacidad cerebral en un porcentaje significativo, sin ir mas lejos, una gran cantidad de terapeutas, utilizan los viajes como parte de una terapia anti depresión o anti estrés.

Hay viajes de salud disponibles para desentumecernos de una vida laboral, y de una monotonía que puede hacernos caer en el mas absoluto aburrimiento diario, convirtiéndolo en una peligrosa rutina.

A veces no lo sabemos, pero cerca de casa, podemos tener a la mano, la mejor terapia reconstructiva, como puede ser un balneario, o un maravilloso baño árabe, en el que disfrutar de unas horas, o de un maravilloso fin de semana.

Éstas horas o este fin de semana reconstructivos, puede darnos un giro radical a nuestra vida, y puede sacar nuestro yo interno, haciendo que a la vuelta veamos aumentado nuestros ánimos, y habiendo descubierto partes de nosotros que no conocíamos.

Por eso, y porque el estrés es la primera causa de depresión y enfermedades, en el próximo artículo hablaremos sobre las mejores posibilidades, en cuanto a baños árabes o balnearios españoles o no, que ofrezcan ese fin de semana de paz, que todos, tarde o temprano necesitamos.

Hasta la próxima, y ¡Buen Viaje¡

Te puede interesar

Escribe un comentario