15 ciudades para conocer en invierno

15 ciudades para conocer en invierno

¿Cuáles son las 15 ciudades para conocer en invierno? En nuestra lista figuran ciudades de Europa, ciudades encantadoras que en invierno brillan con luz propia. Si se trata de caminar y conocer un sitio nuevo, salvo que el frío sea extremo ymuy poco amigable, lo cierto es que el invierno es mucho mejor que el sofocante verano.

Te invito al recorrido que proponemos: 15 ciudades para conocer en invierno:

Budapest

Budapest, ciudad para conocer en invierno

Budapest es una ciudad para conocer en invierno, no hay dudas. Puede ser un poco fría, pero tiene mucho encanto y es uno de los mejores destinos invernales en Europa. Podemos empezar diciendo que sus baños termales son una maravilla y que puedes elegir entre 123 manantiales naturales.

Y nada como el invierno para zambullirse en esas aguas calientes, vaporosas y terapeúticas. Lo mejor es huir de los fines de semana, ya que siempre hay más gente. Suele haber un ticket que incluye el uso de piscinas, saunas y salas de vapor, pero puedes pagar por otros servicios como podología, masajes y comidas.

También la navidad en Budapest es maravillosa: entre noviembre y diciembre está el Mercado Navideño de Budapest, y es uno de los más largos de Europa pues dura hasta el 1 de enero. También se arma una pista de hielo, la más grande del continente: la del Budapest City Parl, cerca de la Plaza del Héroe, enfrente del Castillo Vajdahunyad. Abre hasta febrero. Otra cosa que es exclsuiva de la navidad son las decoraciones navideñas típicas del Salón del Mercado Central, cerca de los Baños Gellert.

Por último, el invierno en Budapest suele ser más barato y tranquilo porque no es temporada alta.

Illulisat

Ilulisat, ciudad para conocer en invierno

Ilulissat es una de las tres ciudades más grandes de Groenlandia y figura en nuestra lista de 15 ciuadades para conocer en invierno. Descansa sobre la costa occidental del país, sobre la Bahía de Disko, a unos 350 kilómetros al norte del Círculo Polar Ártico.

Illulissat es una de las ciudades más fáciles para visitar en Groenlandia ya que se piensa en el turismo. Ofrece contrastes según la estación en la que la visites, pero en el invierno las Luces del Norte, los paseos en trineos empujados por perros, las ballenas y los iceberges se llevan todos los aplausos.

Puede ser que te atraiga el verano para conocer Groenlandia, pero el invierno es un secreto bien guardado. Hay mucho menos turismo, no hay mosquitos ni bichos raros y todo lo que dijimos sobre el invierno y sus actividades cobra sentido.

¿Cuándo? Pues entre febrero y fines de abril, pero para experiencias más especiales lo ideal es entre diciembre y enero. Se trata de la época mas oscura del año, pero vale la pena pues podrás celebrar Año Nuevo mirando un fiordo de hielo, ver la vuelta del sol a comienzos de enero, un gran evento cultural, pasear en bote alrededor de enormes bloques de hielo, y las hermosas Luces del Norte.

Hasta aquí puedes llegar en avión por Air Greenland.

Praga

Praga, ciudad para conocer en invierno

Como en muchas ciudades de Europa, Praga ofrece mejores precios en invierno. Precios bajos y menos turistas. Eso sí, los cielos siempre están grises, en especial de diciembre a enero, así que si tu ánimo depende de que brille el sol, pues Praga es mucho más melancólica.

El casco viejo de Praga es Patrimonio Mundial de la UNESCO y recorrerlo, deteniendose a comer y beber, es una buena actividad en invierno. Las calles estrechas bloquean el viento y siempre hay alguna cafetería o un bar a mano para resguardarse de las temperaturas.

El iniverno aquí es sinónimo de navidad, entre fines de noviembre y comienzos de enero. Hay decoraciones, mercadillos y mucho turismo en la plaza del Casco Viejo. Después, entre enero y marzo, hay mucho menos gente y es entonces cuando hay mejores precios. Y si hay que elegir un mes, pues enero es el más tranquilo del invierno.

Mejores tarifas de hotel, fácil entrada a los museos, nada de espera en los restaurantes, pistas de hielo para patinar gratuitas, y una gastronomía invernal que es la mejor del país con la cerveza local como la reina indiscutida de todas las veladas.

Reykiavik

Reykiavik, ciudad para conocer en invierno

La capital de Islandia tiene que estar en nuestra lista de las 15 ciudades para conocer en invierno. Fue fundada en 1786 y aún cuando hace mucho frío tiene una agenda siempre ocupada de actividades. Si no te molestan los días grieses y un anochecer super temprano, pues Reykiavik es para ti.

Como en el resto de las ciudades que componen nuestra lista, el invierno aquí incluye la navidad. Aunque hace frío, la gente celebra jól, así le dicen a la navidad, y es la celebración más grande del año en la cultura islandesa. Hay decoraciones navideñas en las calles y la caída ocacional de nieve convierte a la ciudad es un buen sitio para salir a caminar.

Aquí la navidad dura 26 días, hay 13 Papá Noel, siempre nieva así que la navidad blanca» está más que asegurada, aparecen las Luces del Norte, puedes visitar cuevas heladas, escalar glaciares o deslizarte en la nieve, robar la gastronomía de navidad local o disfruatr los geniales fuegos artificiales de Año Nuevo.

Hay que decir que diciemrbe es el mes más oscuro del año, pero entonces brillan las luces navideñas. Y sino, está la aurora boreal con sus rosados, verdes, blancos y púrpuras moviendose por los cielos… Y no nos olvidamos de los baños termales, la cerveza local y los mercadillos típicos, la Sala de Conciertos Harpa, la Iglesia Hallsgrimskirkja, la Plaza Austurvolllur, el Puerto Viejo desde dónde parten los cruceros de avistamiento de ballenas y mucho más.

Recuerda que la ciudad ofrece tarjetas turísticas de 24, 48 y 72 horas.

Laponia

Laponia, ciudad para conocer en invierno

Laponia es una región que comprende el norte de Finlandia y Suecia. Entonces, hay dos Laponias, la sueca y la finlandesa. La verdad es Laponia es un gran destino en invierno, un tesoro de maravillas naturales.

¿Qué puedes hacer en Laponia en invierno? Pues contemplar las Luces del Norte pues es una de las mejores zonas de Europa para hacerlo, y de todo el hemisferio norte. Si vas entre octubre y marzo, la casi total oscuridad te asegura que las verás varias veces.

El invierno ofrece aquí muchas actividades: deslizarte en la nieve con un trineo de perros o de venados, pasear entre bosques helados, patinar en lagos congelados, hacer esquí cross-country, nadar en aguas heladas, visitar museos, relajarse en un sauna.

En la Laponia sueca hay muchos parques naturales, el Abisko, por ejemplo, donde está la Estación Aurora Sky para contemplar la aurora boreal. Se lega en una aerosilla y el viajecito es estupendo. También se festeja la navidad, recuerda que aquí está la Aldea de Papá Noel, en Rovaniemi.

Puedes además conocer la cultura sámi, conocer los animales en el Parque de Vida Salvaje de la Laponia finlandesa, visitar el zoo Rauna, alojarte en un hotel de hielo… El invierno en Laponia se extiende desde octubre a abril, y la mejor época para ir de visita es entre diciembre y marzo. Puede haber temperaturas de -30ºC. La nieve empieza a caer en noviembre y dura hasta mayo.

Bergen

Bergen, ciudad para conocer en invierno

En la lista de 15 ciudades para conocer en invierno no puede faltar Bergen. Es un sitio que parece sacado de un cuento de hadas y al que la nieve le sienta de maravillas. Bergen es la ciudad de los fiordos y aunque cada estación del año tiene sus encantos el invierno atrae menos gente y un escanrio natural distinto.

En invierno en Bergen puedes caminar con zapatos de nieve. Si bien en el centro de la ciudad no hacen falta estos zapatos si te apuntas a un tour los guías te llevarán fuera de los recorridos usuales, y entonces sí serán necesarios. Los tours así pueden durar unas 5 horas.

Se trata de explorar el Monte Floyen con excursiones más cortas o más largas, pero desde se tienen unas vistas maravillosas de la ciudad. También puedes nadar, aunque te tiene que gustar hacerlo en aguas heladas, para después saltar a un saun,, puedes disfruatr de la gastronomía local a base de pescados y mariscos, hacer un crucero por los fiordos noruegos, esquiar, pasear y hacer compras en el Mercado de Navidad o en el pueblo de jengibre, tomar el cable carril al Monte Ulriken, la más alta de las siete montañas de Bergen, visitar el acuario…

Dresde

Dresde, ciudad para conocer en invierno

Dresde es la capital del estado de Sajonia, al este de Alemania. Es una imponente ciudad con mucha arquitectura barroca y muy activa en los meses de invierno. Obviamente, sus mercadillos navideños son estupendos, pero más allá de eso hay más para hacer.

En invierno en Dresden puedes patinar sobre hielo, disfrutar de conciertos en la Konzerthaus, pasear por el río Elbe, visitar el Palacio Dresden Zwinger o el Palacio Real, visitar el Albertinum, de arte moderno, y las iglesias, la catedral en especial,  esquiar en el bosque, conocer los mercadillos navideños, visitar la Casa de la Ópera, caminar por el barrio de Loswitz,  recorrer el Parque Nacional Sajón y hasta el Palacio Japonés.

Hallstatt

Hallstatt, ciudad para conocer en invierno

15 ciudades para conocer en invierno y Hallstatt es una de ellas. Por algo es Patrimonio Mundial según la UNESCO, y sí, es una aldea propia de cualquier relato de los famosos hermanos Grimm.

La aldea está entre el lago del mismo nombre y la cordillera Dachstein. El invierno es la temporada blanca y hace mucho frío, pero nunca -10ºC y la nieve aparece en el paisaje casi 18 días promedio en el mes de diciembre.

Cuando empieza a helar el lago de Hallstatt empieza a congelarse en los lados, pero no se congela del todo y los paseos en ferry son todavía posibles. El río Traun que baja de las montañas trae fuertes corrientes así que eso hace casi imposible que el lago se congele.

¿Qué se puede hacer en invierno? Pues caminar por el pueblo apreciando su arquitectura, el casco histórico es precioso, con la Iglesia Evangelica abierta al público y los mercados de la plaza, en especial en navidad, visitar el Museo Welterbe con los hallazgos de las minas de sal y los cementerios cercanos, visitar la propia mina, obvio, y escalar la Montaña Salzburg con su World Heritage Skywalk y su restaurante Rudolfstrum para contemplar desde arriba el encanto del pueblo.

Obviamente, también se pueden practicar deportes de invierno: esquí, snowboard, cross country o relajarse en un sauna o spa.

Cracovia

Cracovia, ciudad para conocer en invierno

Es una ciudad polaca muy cerca de la frontera con República Checa. Tiene un inolvidable encanto medieval y en invierno mucho más. Cae la nieve fresca sobre sus edificios, es Navidad… La navidad resume el invierno aquí, y la ciudad ha ganado varias veces el título de Mejor Mercadillo navideño Europeo.

El mercado se instala en la plaza prinicpal del caso viejo, rodeado de los edificios mas antiuguos de la ciudad. Hay 100 puestos que venden de todo un poco y es un buen sitio para probar la gastronomía polaca. Cada año se celebra una competición de pesebres, también, y es un buen momento para conocer los museos o hacer algun day trip a la redonda. A Zakopane, por ejemple, con las hermosas Montañas Tatra, o las Minas de Sal de Wieliczka.

Si no quieres moverte, un paseo por el Casco Viejo es genial, con sus edificios de colores, sus adoquines y la nieve que decora todo. Puedes cruzar la Puerta San Florian por la barbacana medieval, caminar por la calle Florianska, entrar a la Iglesia de Santa María, la Colina Wawel o recorrer el campus histórico de la Universidad Jagiellonian.

También visitar sus museos, patinar sobre hielo en el Parque Henryk Jordan o degustar un zapiekanki caliente en la calle, un sándwich con hongos grillados y queso, salsa de tomates o ketchup.

Viena

Viena, ciudad para conocer en invierno

Viena es una ciudad hermosa en invierno; pistas de patinaje sobre hielo, mercadillos de navidad, bailes y museos. Si te gusta estar al aire libre debes saber que puede ser una ciudad muy fría. Si no te espanta eso, entonces puedes beber café, vino o cerveza en cafeterías, abrigarte bien y patinar en la enorme y colorida pista del Ayuntamiento de enero a marzo o entrar a sus múltiples museos (en algunos incluso se puede cenar).

También es temporada de bailes, de valses, de ópera…y de termas, piscinas con aguas calientes y relax. Pero, ¿en qué mes del invierno conviene hacer la visita? De noviembre a diciembre agarras todo lo relativo a la navidad, en enero las decoraciones navideñas continuan pero los mercadillos ya han cerrado y hay mucho menos turismo, lo que baja los precios y la temperatura también, ya que el viento convierte los días en un freezer.

No nieva mucho en Viena, hay que decirlo, lo usual son entre tres o cinco días por mes, pero eso sí, el hielo está siempre presente. Puedes pasear por el Danubio también, a veces ciertas partes se congelan y hasta puedes aptinar, pero si quieres algo más seguro está la pista de patín sobre hielo frente al Rathaus, abierta entre enero y marzo.

También peudes caminar y hacer compras por la calle peatonal de Graben, con sus decoraciones y candelabros enormes o disfrutar de Año Nuevo con un concierto de la Orquesta Filarmónica de Viena.

Rougemont

Rougemont

Si no la conoces te la presento: Rougemont es la aldea tradicional más pintoresca  del Valle Pay’s d’Enhaut, en Suiza. Su nombre deriva de las capas geológicas que se encuentran en el corazón de los Alpes, cerca de la frontera con el cantón de Berna. Desde hace miles de años la gente aquí se dedica a las actividaes agrícolas y la postal es la de una aldea de chalets de madera, decoradas y pintorescas.

La iglesia es encantadora, en su arquitectora romanesca, su torre hexagonal, y construida en el siglo XI por monjes de la Orden Cluniac. De hecho, fue esta iglesia la que originó el pueblo mismo, construido a su alrededor, en la zona plana del valle entre el río Saane y un lado de la colina boscosa. A su lado está el castillo y juntos son los tesoros arquitectónicos y protegidos de la aldea. El castillo fue construido en 1572 y reocnstruido en el siglo XVIII.

Las casas mas tradicionales del pueblo son del siglo XVII y sus fachadas están decoradas con tallas. También se pueden ver todavía los viejos graneros, pocos hoy pero que en su época rondaban los 40. Hoy el pueblo se dedica a la producción de queso y al pastoreo, pero se ha sumado el turismo desde el siglo XIX. Con la llegada del tren en 1904, mucho más todavía.

¿Qué se puede visitar o hacer en Rougemont? Hay muchas zonas para esquiar y escalar, por ejemplo La Videmanette, o se puede visitar la aldea de Rossinière.

Niel

Niel

Niel es una ciudad belga, en la comunidad flamenca, en el extremo sur de la zona metropolitana de Amberes. Para 2021 tenía una población total de 10.493 habitantes en un área de 5.27 kilómetros cuadrados.

Niel solía pertenecer a la Casa de Mechelen pero en 1462 pasó a formar parte del Ducado de Brabante. Durante la mayor parte de su existencia fue una comunidad volcada a la agricultura, pero fue en el siglo XIX que se industrializó fabricando cemento, zapatos y ladrillos.

Hoy puedes visitar el encantador edificio del Ayuntamiento, la Iglesia de Nuestra Señora y la Iglesia de San José.

Estrasburgo

Estrasburgo, ciudad para conocer en invierno

Está al noroeste de Francia y es la sede del Parlamento Europeo, cerca de la fronetra con Alemania. es una ciudad maravillosa para visitar en invierno pues tiene mercadillos navideños, monumentos históricos, museos y muchas actividades al aire libre.

Puede ser una ciudad fría y gris en invierno, es cierto, pero también es un destino mágico porque la nieve decora todo con un manto encantador. Diciembre es particularmente bonito, por la navidad, sus luces y mercados. Febrero lo es por el Día de San Valentín y el Carnaval, y en cualquier momomento del invierno los museos, las tiendas, bares y restaurantes están con las puertas abiertas.

En diciembre hay un total de 12 mercadillos navideños. Por su parte el carnaval de Estrasburgo se celebra a lo gande y es un gran evento que suele tener lugar en marzo, con disfraces y carrozas incluidos. Para escaparte del frío puedes visitar los Jardines Botánicos donde el aire es cálido y la temperatura es de 25ºC todo el año.  También puedes tomar un baño en los baños municipales, con aguas cálidas al aire libre.

Los museos de Estrasburgo son numerosos y hay desde museos de arte hasta museos con temática Segunda Guerra Mundial. Son de entrada gratuita el primer domingo del mes, incluso en invierno. También puedes tomar un bote y hacer un tour nocturno por el río.

Copenhague

Copenhage

Copenhague es la capital de Dinamarca y aunque el invierno no es la temporada más turística por supuesto que tiene cosas maravillosas para ofrecer. Hace frío pero eso no te detendrá: se puede pasear en bicicleta a la vera del canal, visitar museos, castillos y mercados de navidad, por ejemplo.

Entre noviembre y abril las temperaturas son bajas, de -5ºC a +5ºC, así que hay que viajar con buen abrigo. Y apunta estas actividades invernales: hacer un tour por el canal para ver la ciudad desde el agua, visitar Nyhavn, probar sabores locales, fotografia la escultura de la Sirenita, deambular alrededor de Stroget, la peatonal de un kilómetro de largo, visitar los Jardínes Tivoli, visitar el Castillo Rosenborg del siglo XVII, explorar el distrito de Norrebro con sus cafeterías y tiendas vintage, recorrer los mercados, andar en bici por la ciudad, trepar a la Torre del Cristiansborg con 106 metros de altura, explorar la comunidad de Christiana fundada en 1971 por un grupo de hippies,…

Edinburgo

Edimburgo

Capital de Escocia, Edimburgo es una encantadora ciudad medieval. Mucha gente le escapa en invierno por el frío, pero si no tienes problema con las bajas temperaturas y los cielos grises descubrirás una ciudad encantadora.

En invierno Edimburgo tiene mercados, entre fines de noviembre y comienzos de enero, por la navidad, y el mas famosos es el mercado navideño del Castillo de Edimburgo. También hay por todos lados iluminaciones especiales, por todas partes, puedes visitar el castillo que abre todo el año, caminar la Royal Mile, una serie de calles que van del castillo mismo hacia el Holyrood Palace que es la residencia oficial de los monarcass británicos en Escocia, y a su vez está repleta de atracciones (museos, especialmente).

También puedes trepar al Arthur’s Seat, un volcán extinto que está a solo 15 minutos caminando desde el centro. Desde arriba las vistas son geniales. Está el Museo Nacioanl de Escocia, de entrada gratuita, y la Galería Nacional de Arte Moderno. El Royal Yatch Britannia está abierto al público, apuntarte a alguna actividad relacioanda con Harry Potter, hay muchas, disfrutar de las celebraciones de Año Nuevo a la escocesa o hacer algún day trip a los encantadores alrededores, como la Isla de Skye o el Parque Nacional Cairngorms.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*