4 variopintos Pueblos Mágicos de México para descubrir

Cactus en Teotihuacan

Una manera diferente de conocer México y descubrir las raíces de este hermoso país americano es acercarnos hasta sus Pueblos Mágicos. Estas localidades diseminadas por todo el territorio forman parte de un programa desarrollado por la Secretaría de Turismo en colaboración con diversas instancias gubernamentales municipales y estatales.

El objetivo es dar a conocer otros bellos lugares de la geografía mexicana más allá de las típicas ciudades turísticas con fama mundial. Además, ser catalogado como Pueblo Mágico de México supone un reconocimiento a quienes habitan en esos municipios por haber sabido conservar para todos, nacionales y extranjeros, la riqueza histórica y cultura que albergan.

De los 111 municipios que forman parte de la iniciativa Pueblos Mágicos de México, hoy recorremos cuatro muy variopintos.

Parroquia de la Purísima Concepción

Real de Catorce

Perteneciente al Estado de San Luis Potosí, su nombre original era el de Real de Minas de la Limpia Concepción de los Álamos de Catorce. Al incendiarse a mediados del siglo XVIII cambió su nombre a Real de Minas de Nuestra Señora de la Purísima Concepción de los Álamos de Catorce. Una denominación tremendamente larga y difícil de recordar que en el siglo XIX volvió a cambiar para llamarse simplemente Real de Catorce.

Este Pueblo Mágico de México es ideal para descansar y reponerse del ajetreado ritmo de vida de las ciudades. Además permite conocer otra cara del país, ligada a la calma, el ecoturismo y la naturaleza. De hecho, algunas de las mejores actividades que se pueden realizar aquí están relacionadas con el senderismo y la práctica de deportes al aire libre.

Muy aconsejable es la visita al cerro del Quemado, ubicado a sesenta minutos de camino, el cual es el centro ceremonial más oriental en todo el espacio sagrado de los huicholes. Los amantes de la fotografía de paisajes adorarán este lugar ya que desde él se tienen unas vistas espectaculares.

Otros atractivos turísticos de Real de Catorce son el Panteón Capilla de Guadalupe, el Jardín Hidalgo, el Museo Parroquial, la Plaza de Toros de 1791, el Palacio Municipal y el Palenque (donde acontecen eventos culturales).

Cuando visiten este Pueblo Mágico de México no pueden olvidar acudir a algunos de los tradicionales tianguis y mercadillos en los que se pueden encontrar todo tipo de prendas, artesanías y muebles de estilo rústico. Se instalan todos los fines de semana.

El Oro

Este Pueblo Mágico de México es una de las antiguas glorias mineras del país. Su esplendor minero se acabó hace mucho tiempo pero continúa siendo un interesante atractivo turístico del Estado de México ya que cuenta con edificios señoriales reflejo de ese pasado que atrapan todas las miradas y pintorescas calles de suelos empedrados que conducen a muchos de los lugares de interés de El Oro.

Un sitio imprescindible para visitar es la Capilla de Santa María de Guadalupe, que cuenta con un atrio cerrado lleno de rosas en cuyo centro se erige una estatua de Cristo. Después, conviene conocer el tradicional Jardín Madero, un tranquilo lugar para dar un paseo mientras observamos las arboledas y la vegetación existente. Allí se encuentra el árbol del Bicentenario, que fue sembrado en 2010.

Otro lugar de interés turístico es el Palacio Municipal donde se encuentra un interesante mural llamado ‘El génesis de El Oro’ en donde se muestra cuáles eran los orígenes de este Pueblo Mágico hace un siglo.

Junto al Palacio se halla el célebre Teatro Juárez, un auténtico tesoro arquitectónico de estilo neoclásico francés e isabelino en el que se representan grandes zarzuelas y óperas. Los domingos, en este lugar, se proyectan conciertos y vídeos musicales para que todo el pueblo lo pueda disfrutar de manera gratuita.

Lo que sigue es el Museo de la Minería del Estado de México. Allí encontraremos amplia información acerca de la historia minera de El Oro y una interesante exposición geológica de los minerales que se extraían en sus minas.

Por último, en las afueras del pueblo existe una tienda en donde se ofrecen todo tipo de artesanías y recuerdos de la visita a este Pueblo Mágico.

Coatepec Veracruz

Coatepec

Una visita obligada para los amantes del café es Coatepec, en el Estado de Veracruz. En 1808 la llegada del grano de café cubano a este poblado, enclavado en las faldas orientales de los volcanes Pico de Orizaba y Cofre de Perote, cambió para siempre la historia de este Pueblo Mágico.

Desde entonces el aroma de este pueblo de casonas de estilo andaluz y hermosos jardines interiores es a café. De hecho, a menudo se le llama la capital del café en México por ser muy reconocido por su producción de esta bebida.

Como pueblo cafetero que Coatepec es, en el mes de mayo celebra la Feria del Café. Un evento que incluye espectáculos musicales, actividades culturales, corridas de toros, exposiciones artesanales y comerciales así como deliciosa gastronomía.

Pero, ¿cómo es Coatepec más allá de su café? Su nombre procede del náhuatl y significa cerro de culebras. Las raíces de esta tierra se hunden en épocas prehispánicas y muchos fueron los pueblos que aquí habitaron a lo largo del tiempo, dejando huella en forma de la Parroquia de San Jerónimo, la iglesia de Guadalupe, la Presidencia Municipal, la Casa de Cultura o el gran Museo- Jardín de las Orquídeas con más de cinco mil ejemplares. No podía faltar el Museo del Café para conocer los orígenes de este grano tradicional con denominación de origen.

En Coatepec te espera mucho más que el aroma del café y su historia. No en vano, este Pueblo Mágico de México fue declarado Patrimonio Histórico de la Nación gracias a sus 370 inmuebles con alto valor histórico.

Pirámide Luna en Teotihuacan

Teotihuacan

No cabe duda que si hay un Pueblo Mágico capaz de transportarte al México precolombino es éste. Se halla a tan sólo 50 kilómetros del D.F y su fama se debe principalmente a su enorme yacimiento arqueológico.

En la mitología náhuatl fue en Teotihuacán donde se creó el Sol y la Luna. Esta ciudad de los dioses, como dice su nombre, empezó a edificarse cinco siglos antes de nuestra era y todavía se erige como un monumental icono del pasado indígena mexicano así como un lugar de incalculable valor patrimonial.

Teotihuacan vivió su época de esplendor entre los siglo III y VII d.C y a partir de entonces se produjo su decadencia a causa de la inestabilidad política y de cambios climatológicos. Pese a todo, es una de las ciudades precolombinas mejor conservadas de América.

La zona arqueológica de este Pueblo Mágico es la que recibe mayor número de visitantes de todo México superando a Chichén Itzá (Yucatán) y Monte Albán (Oaxaca). La ciudad precolombina de Teotihuacan fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1987 por la Unesco.

Es cierto que conocer este yacimiento arqueológico es la razón por la que muchos visitan Teotihuacan. Sin embargo, en este pueblo existen otros atractivos turísticos interesantes para descubrir como el ex Convento de San Juan Bautista (1548), el templo de Nuestra Señora de la Purificación, el Jardín de las Cactáceas, el balneario Cuauhtémoc y la Fuente o los baños en temazcal y los recorridos en bicicleta por los rincones naturales más espectaculares de la región.

La mejor ruta para recorrer este destino en bici es la del Valle de Teotihuacan. Aunque no se puede hacer un recorrido en bici dentro de la zona arqueológica, si está permitido circular por sus alrededores.

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *