5 buenas cafeterías en Brujas

Una de las ciudades antiguas más pintorescas de Europa es Brujas, en Bélgica. No conozco nadie que pise Europa y no la visite, sino la primera vez que viaja en alguno de los viajes posteriores. Es la capital de Flandes Occidental y dista solo 20 kilómetros de Bruselas, la capital nacional.

Su adorable casco histórico es el imán turístico del país: desde el año 2000 es Patrimonio Mundial y aunque el tiempo ha hecho mella en ella y hoy abundan las reconstrucciones hay muchos tesoros medievales y decenas de puentes para perderse paseando. Y en la pausa obligada, ¿qué tal un café y algo dulce? Apunta estas que son las 5 mejores cafeterías de Brujas.

Prestige

Yo diría que es perfecta para ir con amigas pues todo el ambiente es super femenino o lo que nuestra cultura occidental entiende por tal: color rosa por todas partes, cortinas floreadas, sofás mullidos… Super delicado.

Prestige Bakery no es un sitio barato pero con el servicio y las delicias que sirve vale la pena el esfuerzo. Los gofres son excelentes y lo mismo la leche con chocolate, los waffles frutales, el té, los bollos, los bombones y los platos de comida que aunque simples y ligeros son la mar de sabrosos.

El personal es muy amable. Si no te gustan los sitios pretenciosos, esos que a veces tienen precios inflados y se quedan cortos con la cantidad (no así con el sabor), entonces pasa de largo. Salvo que la decoración te resulte encantadora. Entonces, sucumbe tranquila.

El lugar está cerca de la plaza principal de Brujas y es muy popular entre turistas y locales así por favor evita los horarios punta de desayuno y merienda para disfrutar en paz.

Ma Rica RoKK

Este sitio es una mezcla de bar y sitio para desayunar. Por la mañana es un sitio excelente para comprar el diario o encender el portátil y pedir el desayuno. Tiene una de las terrazas más hermosas y amplias de Brujas y su clientela es joven.

Tiene unos 25 años y maneja precios accesibles para estar justo en el centro de la ciudad. Por la tarde empieza la música así que es más para ir a beber unas pintas de cerveza en un ambiente muy relajado donde suele sonar pop y R&B.

Lo encuentras en la 6 ‘t Zand, 800 y si te apuntas en uno de esos famosos “pub crawls” seguro lo conoces por la noche.

Li O Lait

Esta cafetería es otro rincón hermoso de Brujas. El local está adornado con pinturas originales del pintor Roger Gobron quien viviera en esa casa toda su vida, de 1988 a 1985. Nos ofrece una gran variedad de cafés negros, otra de café de filtro, un abanico de cafés con leche entre los que figuran opciones de capuchino, leche con nata, caramelo o vainilla, café helado y tres opciones de café con alcohol (con un toque de cachaca, amaretto o whisky).

Li O Lait está sobre la calle Dweerstraat, 30 y abre temprano en la mañana, 8:30 am.

Books & Brunch

El nombre lo dice todo. El brunch no es muy popular en Brujas o en Bélgica en general pero es aplicable a lo que se sirve en este pequeño restaurante/café. Sus dueños son una pareja a la que le gusta cocinar casero así que las tartas, el pan, los dulces, los zumos y los platos salados, entre los que se destacan las sopas, son increíbles.

El desayuno es lo más recomendable y se sirve a partir de las 9 de la mañana de lunes a viernes. Dentro puedes aprovechar WiFi gratis o si quieres pasar unas horas a la vieja usanza puedes optar por tomar prestado uno de los tantos libros que hay en el piso superior (los de arriba son en inglés mientras que los que están más a mano, en el piso inferior, están en holandés y más que nada a la venta).

Books & Brunch suele llenarse de gente al mediodía así que procura ir temprano. Además, cierra los fines de semana, tenlo en cuenta.

 

The Gulliver Tree

Una casa de té con nombre de cuento, aunque aquí se sirve tanto té como café. Se llama así en honor a la bisabuela de sus dueñas, una inglesa casada con un belga en el siglo XIX. Está escondido en uno de los callejones medievales de la ciudad y la ambientación es acogedora con sus sillones mullidos, sus alfombras , sus pisos de madera y sus paredes blancas. Las sillas son de estilo escandinavo, hay estanterías con libros y más parece la sala de una casa familiar que un café.

 

Los granos de café se muelen en el momento así que cada tanto se escucha el ruido del molinillo y se huele el café recién molido. El salón de té tiene un hogar a leña y la vajilla es de porcelana así que al ruido del molinillo se suma su tintineo. Se trata de una cafetería familiar que llevan adelante las hermanas Anny y Jilly.

Puedes desayunar o almorzar. Puedes elegir entre dos tipos de desayunos, el tradicional o el saludable, optar por té, café o infusiones frutales y de hierbas y pastelería de todo tipo. El desayuno se sirve entre las 9 am y las 11:30 ya que a partir de esa hora empieza a servirse el almuerzo (hasta las 2 pm).

¿Precios? Un rollo de pan con mantequilla, jamón y Nutella cuesta 2, 50 euros, una canasta de pan con mantequilla, jamón y Nutella incluidos 5 euros, un huevo poyé orgánico, 2, 50 euros, una copa de yogur griego con granola casera 11, 50. Lo más recomendable es el desayuno completo con frutas, pasas uva, semillas y frutos rojos, leche de coco, avena, leche o yogur cuesta 9, 50 euros. La sopa del día cuesta 7 euros.

Naturalmente en Brujas hay muchas otras cafeterías, y muchos más pubs, pero estos son los más auténticos y los que más buenos comentarios cosechan entre turistas y locales. ¡A conocerlos entonces!

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *