5 escapadas veraniegas desde Londres

El sol no brilla mucho en Londres así que cuando llega el verano hay que aprovecharlo. Lo saben los ingleses y lo saben los turistas que reniegan de los cielos eternamente grises y las bajas temperaturas de las demás estaciones.

Por suerte Londres no es una ciudad extremadamente calurosa y con buen tiempo lo mejor que puedes hacer es disfrutarla al 100 % para después salir a recorrer sus alrededores sin temor a la nieve, la lluvia, el viento y el frío gris de las nubes. Veamos hoy cinco destinos veraniegos para conocer desde Londres.

Brighton

Es un conocido destino costero sobre el lado sur de la isla de Inglaterra. Forma parte del condado de Sussex y aunque tiene un pasado milenario creció y se volvió muy popular en los tiempos georgianos cuando la gente de dinero empezó a tomarse vacaciones. Con la llegada del tren a fines del siglo XIX fue un boom y precisamente de esta época datan sus edificios y construcciones más emblemáticas y visitadas.

Hablo del Muelle Oeste, el Grand Hotel, el Royal Pavilion o el Brighton Palace Pier. El Royal Pavilion es un preciosos palacete con aires ciertamente orientales. El Brighton Palace Pier abrió un año antes del cambio de siglo, del XIX al XX, y al día de hoy sigue ofreciendo salones de juegos, restaurantes y una feria de atracciones. De la época de la Reina Victoria también data el Reloj de Brighton y el simpático tren eléctrico que une Brighton Pier, Black Rock y la marina.

Desde el año pasado Brighton tiene una atracción nueva: el Brighton i360, una torre de observación de 162 metros de alto con una plataforma para contemplar el paisaje situada a 138 metros. Fuera de Londres es la más alta de Gran Bretaña. Por otro lado no faltan las iglesias medievales y por supuesto, las playas. La más popular es la de Hove, por sus casillas de madera pintadas de colores.

La parte de la playa frente al Palace Pier tiene Bandera Azul y la playa Cliff es la primera playa nudista en el país. En verdad hay muchas playas aquí y allá y algunas están bien conectadas por la Caminata Undercliff, algo peligrosa por los deslizamientos de tierra. En fin, ¿como llegas a Brighton? En tren desde la estación Victoria en un viaje que ronda las  24 libras y tarda hora y media.

Salisbury

Esta histórica ciudad está en un valle. Naturalmente tiene muchos ríos y arroyos pero sus cauces han sido redireccionados y hoy alimentan jardines públicos que son muy populares en el verano. Un consejo para recorrerlos es seguir el Town Path que une Harnham con el resto de la ciudad. Si vas en invierno no conviene hacerlo porque los ríos son más caudalosos y siempre hay inundaciones.

Los Jardines de la Reina Isabel son los más populares, pero por supuesto que Salisbury nos ofrece historia y cultura. La Catedral de Salisbury es famosa, antigua y hermosa. Data del siglo XIII y por mucho tiempo ha tenido la torre mas alta del Reino Unido en una iglesia con sus 123 metros. Puedes visitarla en un tour que vale la pena hacer. Lo mismo la visita por su interior para apreciar el sector del coro y el reloj de madera más antiguo del mundo todavía en funcionamiento, del siglo XIV.

Y, para los amantes de la historia, aquí se guarda además la copia mejor conservada de la Carta Magna, el documento que firmó el Rey Juan en 1215 con un grupo de barones rebeldes que en cierta forma, limitada pero real al fin, puso coto al autoritarismo real. Por otro lado, Stonhenge está aquí nomas, a solo media hora de viaje, y las visitas guiadas y los autobuses parten de la ciudad cada 15 o 20 minutos.

Obvio, visitar estos sitios en verano es de lo mejor. Llegas en una hora y meda de viaje en tren desde la estación de Waterloo.

Porthmouth

Si te gusta la literatura inglesa entonces seguro te gusta Charles Dickens. Bueno, este señor de las letras inglesas nació en Portmouth y la ciudad vive de su recuerdo. Literalmente. Está a 100 kilómetros al oeste de Londres y tiene orígenes romanos aunque en la historia más moderna se la conoce como la cuna de la armada real inglesa.

Muchos de los edificios y construcciones victorianos han sido convertidos en museos, como el Fuerte Nelson, el Castillo Southsea, la Torre Redonda, las Barracas Eastney… Pero al comienzo dije que en la ciudad había nacido Charles Dickens y así es. La casa natal del escritor es hoy un museo. Aquí nació el 7 de febrero de 1812 y aunque dejó la escuela y se fue a atrabajar a una fábrica se convirtió con el tiempo en el gran novelista de la Época Victoriana.

¿Te suenan Un Cuento de Navidad David Copperfield, Oliver Twist, Grandes Esperanzas? Son algunas de sus novelas y cuentos. El museo es una sucesión de ambientes amoblados al estilo de aquella época. Hay un dormitorio con muebles originales y objetos de antaño, un salón y un comedor. Es como abrir una puerta y viajar en el tiempo. Por supuesto se suman objetos personales de Dickens. Si te gusta mucho puedes incluso apuntarte a las Dickens Guide Walks, caminatas por la ciudad que incluyen una exposición especial de Sherlock Holmes en el Museo Portmouth.

El museo abre de 10 am a 5:30 pm y la entrada cuesta 4, 20 libras por adulto. A Portmouth llegan en tren desde Waterloo en un viaje de hora y media por 36 libras ida y vuelta.

Castillo Hever

Este castillo está en la aldea de Hever, a unos 48 kilómetros de Londres. Desde la estación de tren, a la que llegan desde London Bridge o London Victoria en apenas 45 minutos, caminas 20 minutos más y estás en el castillo. La construcción tiene 700 años pues empezó con un simple castillito de madera, piedras y barro allá por el siglo XIII. Aquí pasó su infancia Anna Bolena, la esposa decapitada de Enrique VIII y madre de una gran reina, Isabel I.

El castillo está abierto así que puedes caminar por sus salones y habitaciones, disfrutar de exhibiciones especiales, recorrer sus jardines, con laberinto verde incluido, caminar por el lago, pasear en bote por él e incluso practicar arquería y pintura de escudos. ¿Qué te parece? Te puedes pasar todo el santo día aquí. ¡Más si es día de verano! Los jardines abren a las 10:30 am pero el castillo recién al mediodía.

Puedes comprar el ticket online y hay dos tipos: para el Castillo y los Jardines o para los jardines solamente. Ninguno de ellos incluye, empero, las clases de arquería y pintura de escudos y los paseos en bote. Eso se paga aparte. El precio del ticket Castillo & Jardines es de 16, 90 libras por adulto y el de los jardines solamente es de 14, 30 libras. Online tienes un descuento de apenas una libra. ¡Qué tacaños!

Whitstable

Se trata de una aldea costera muy pintoresca que está sobre la costa norte de Kent a solo ocho kilómetros de Canterbury. Es un sitio muy conocido por sus ostras y en pleno verano la temperatura ronda los 21ºC.

Si vas en julio puedes ver el Festival de la Ostra, un evento que dura nueve días e incluye un desfile que coincide con el Día de San Jaime. Gastronomía y diversión para toda la familia están aseguradas. También están sus playas, alrededor del puerto, geniales para nadar, hacer deportes acuáticos y caminar.  Las que están al este y al oeste no tienen malecón así que son de lo más tranquilas.

Si hay marea baja podrás caminar por The Street, una franja natural de tierra y arcilla que se mete en el mar unos 800 metros y es lo que queda de un valle erosionado por el mar a través del paso de los siglos. Es genial caminarlo y si no se puede ver bien desde los Tankerton Slopes, unas suaves colinas que tienen buena vista del pueblo y el mar. También hay un castillo, edificios centenarios sobre la costa, callejones por doquier, muchas cafeterías y restaurantes.

Estos cinco destinos cerca de Londres son solo algunos de los destinos de verano que puedes visitar desde la capital inglesa. En nuestra lista hay algunos nombres conocidos, pero tal vez otros no lo son tanto. Ir a un sitio no taaaan turísticos siempre tiene sus recompensas.

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *