5 razones para viajar a Indonesia y disfrutarla

Para muchos viajeros Indonesia puede significar muchas cosas pero sobre todo aventura. La diversidad natural del país es impresionante: desde la densa jungla de Borneo o los arrozales de Bali y Java hasta las cumbres nevadas de Papúa y los bosques de Sándalo de Sumba,  Sus arrecifes son un paraíso para submarinistas y sus rompientes de surf se cuentan entre los mejores del mundo.

Aunque su diversidad natural resulte embriagadora, la mezcla de pueblos y culturas en Indonesia se hace un hueco en el corazón de todos los visitantes. Así pues, ya se trate de una bellísima playa remota, el encuentro con un orangután o una noche de fiesta en Bali, Indonesia siempre conquista.

Este país asiático está constituido por cerca de 17.508 islas, el mayor archipiélago del mundo, que cuenta con más de 250 millones de habitantes lo que le convierte en el cuarto país más poblado del mundo. A continuación, te damos varias razones para conocer Indonesia en tus vacaciones.

Bali

bosque monos ubud

Bosque de los monos en Ubud

Bali se ubica en el archipiélago de la Sonda, entre Java y Lombok. Tiene cuatro millones de habitantes y a diferencia del resto de ínsulas que la rodean, su fe principal no el islam sino el hinduismo.

Bali es célebre por sus paradisíacas playas. Los extranjeros llegan a ella para disfrutar normalmente del viaje de novios seducidos por la costa, sus paisajes y sus económicos precios. Algunas de las más populares son Seminyak, Padang Padang, Sanur o Kuta.

Sin embargo, no muchos conocen su fascinante cultura. Ubud está considerada el corazón cultural de la isla. Además de ser el hogar de los artesanos balineses posee hermosos templos, centros artísticos y estupendos restaurantes.

Ubud también es muy conocida por ser el santuario sagrado del Bosque de los Monos, repleto de estatuas recubiertas de musgo y simios a los que se adora. Los monos están acostumbrados a la presencia de gente en la zona por lo que aquellos que les guste la fotografía de naturaleza disfrutarán enormemente haciéndoles fotografías. Este bosque también es un lugar de conservación de la naturaleza en Bali. Aquí se han catalogado más de cien clases de árboles diferentes, algunos de ellos considerados sagrados. Además, este santuario es un importante lugar de culto para los hindúes balineses conocido como Padangtegal.

Yakarta

yakarta

Quienes han visitado alguna vez la capital de Indonesia coinciden en que es quizás la capital del sudeste asiático con menos visitas de turistas occidentales pues es un destino eminentemente musulmán. Situada en la isla de Java presenta esos grandes contrastes sorprendentes pues lo mismo te encuentras en un barrio muy antiguo en el que parece que se ha detenido al tiempo como estás en otro donde parece que has viajado al futuro con edificios ultramodernos.

En cualquier caso, Yakarta es un destino fascinante para hacer inmersión en la cultura local indonesia. Para conocerla más en profundidad recomendamos una visita al Museo Nacional Kota, el museo arqueológico, histórico, etnológico y geográfico de la capital. Sus colecciones amplias cubren todo el territorio de Indonesia y casi toda su historia.

Indonesia es el mayor archipiélago del mundo por lo que el Museo Marítimo es el lugar ideal para comprender la cultura marítima del país. Hablando de mar, en el Puerto de Sunda Kelapa podrás realizar compras en un mercado local típico y también dar un paseo en barco por las islas.

Tierra de volcanes

monte bromo

Indonesia se asienta sobre el llamado Anillo de Fuego del Pacífico, un área de gran actividad sísmica y volcánica, y alberga más de 400 volcanes, de los que al menos 129 continúan activos y 65 están calificados como peligrosos.Como el Monte Bromo, un volcán activo al este de Java, de unos 2.329 metros de altura, y que está dentro del Parque nacional Bromo Tender Semeru, uno de los atractivos turísticos más visitados de la isla.

Borobudur

borobudur

Borobudur es la atracción turística más visitada de Indonesia y el monumento budista más grande del mundo, lo que lo convierte en un importante lugar de peregrinación. Se estima que empezó a construirse en el siglo VIII y fue abandonado hacia el siglo XIV cuando la población se convirtió al islam. Durante siglos permaneció en el olvido hasta que a mediados del siglo XIX fue redescubierto.

El templo tiene estructura piramidal y consta de seis plataformas cuadradas coronadas por tres plataformas circulares. Está ornamentado por 2.672 paneles de relieve y 504 estatuas de Buda. La entrada cuesta alrededor de 13,50 euros y conviene madrugar para disfrutar de la solemnidad de este recinto envuelto por un manto de neblina a primera hora de la mañana. Borobudur abre sus puertas a las seis de la mañana.

El Faro de Lengkuas

lengkuas

Hacia finales del siglo XIX los holandeses construyeron un faro de doce pisos en la pequeña isla de Lengkuas que hoy día sigue en funcionamiento. Está abierto al público y para visitarlo hay que tomar una embarcación en alguna de las islas cercanas que nos transportarán hasta allí en apenas 20 minutos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *