8 lugares del mundo prohibidos a las mujeres

Haji Ali Dargah

A lo largo de la historia, desafortunadamente la mujer ha sido discriminada por razón de su sexo y pese a que se han realizado muchos avances en materia de igualdad en el mundo actualmente existen varios lugares cuya visita está vetada a las mujeres por su carácter religioso o deportivo, entre otras razones. Cuesta creerlo pero es cierto.

En el siguiente post recorreremos algunos de esos sitios en donde aún hoy la mujer no es bienvenida y debe permanecer alejada para no incomodar a terceros o por su salud. 

Santuario Haji Ali Dargah en India

La mezquita Haji Ali Dargah es uno de los lugares más simbólicos de Bombay y atrae a miles de visitantes cada semana pero las mujeres tienen prohibido el acceso de las mujeres a las tumbas pues se considera un grave pecado. De hecho, hay señales que prohíben explícitamente la entrada a las féminas.

Desde 2011, la fundación que gestiona el santuario les prohibió la entrada a esta mezquita frecuentada por musulmanes, hindúes y turistas. Una de las razones esgrimidas para impedir su paso es que pueden estar en los días de la menstruación, un argumento habitual en boca de los religiosos conservadores para impedir el acceso a los lugares santos.

La mezquita Haji Ali Dargah se encuentra en una isla accesible en marea baja. Se construyó en 1431 en memoria de un acaudalado comerciante que abandonó sus bienes para la peregrinación a La Meca.

Monte Omine

Monte Omine en Japón

En 2004 el Monte Omine fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco pero su acceso también está prohibido a las mujeres. La razón es que su belleza puede distraer a los peregrinos en su camino al ascetismo y la profunda meditación. 

El templo que está en la cima de la montaña es la sede de los fieles Shugendo del budismo japonés. Durante el periodo Heian (795-1185), la ruta de peregrinaje Shugendo se hizo muy popular y, según cuenta la leyenda, los peregrinos que rompían las reglas o que demostraban tener poca fe eran colgados por los tobillos sobre el precipicio.

Las mujeres tenían prohibido el acceso a toda la ruta de peregrinaje hasta la década de los 70 y todavía hay zonas del camino donde las mujeres no pueden pisar.

Desde hace mucho tiempo, se ha intentado combatir esta prohibición pero sin éxito. Los que la apoyan argumentan que es una tradición de 1.300 años de antigüedad y dicen que la segregación sexual no lo mismo que discriminación. Sin embargo, que la Unesco nombrase al Monte Omine como Patrimonio de la Humanidad fue visto por los críticos como la aprobación internacional a esta prohibición.

Parque Acuático Galaxy en Alemania

El de Alemania es un caso curioso. Este parque acuático es uno de los más grandes de Europa y ha prohibido el acceso a las mujeres a su principal atracción: el tobogán X-Treme Faser. El motivo es que al deslizarse por él se llegan a alcanzar velocidades de más de 100 km/h y varias mujeres han informado sufrir molestias en sus genitales tras finalizar su uso. Increíble pero cierto.

Monte Athos

Monte Athos en Grecia

Allá por el siglo X, el emperador de Bizancio prohibió a las mujeres el acceso al área sagrada del Monte Athos con el fin de no tentar a los monjes que allí vivían. En una de las tres penínsulas que componen Calcídica se encuentra este monte en el que monjes ortodoxos rusos llevan viviendo alrededor de mil años.

Este lugar fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1998 pero de los 40.000 visitantes que recibe al año, ninguno son mujeres ya que éstas deben permanecer alejadas, por lo menos, a 500 metros de este lugar. Ni siquiera pueden acceder con un permiso especial que debe solicitarse con antelación para conocer el Monte Athos.

Pero esto no es todo, según un antiguo reglamento, los animales hembras tampoco pueden pisar su suelo. La única excepción son las gatas, porque a los monjes les son útiles para cazar roedores.

Clubes de caballeros en Italia

En este país europeo se estima que existen unos 40 clubes donde políticos, magnates y empresarios se reúnen para discutir de negocios y economía. Sin embargo, las mujeres no pueden unirse a sus debates porque les está prohibida la entrada.

Algo similar sucede también en el País Vasco y las sociedades gastronómicas y en algunos kafenion de las islas griegas. En estas cafeterías tradicionales no se permite la entrada a mujeres y suelen están llenas de hombres jugando a las cartas o hablando.

Arabia Saudí

En este país prácticamente todos los lugares públicos están vetados a las mujeres salvo que vayan acompañadas por un hombre. Así de sencillo y así de inquietante.

Museo Te Papa

Museo Te Papa en Nueva Zelanda

En las salas del Museo Te Papa salas se hace un recorrido por la historia de Nueva Zelanda a través de mas de 25.000 objetos, entre los que destaca la gran cantidad de vestidos y fotografías.

En este caso parece que la prohibición de entrada a las mujeres no es total, sino para las mujeres embarazadas o que tengan la regla. Al parecer, según la creencia de algunas religiones que se practican en la zona se considera que las mujeres son “impuras” en esos días. Ahora bien, ¿cómo comprobarán en el museo qué visitantes tienen la menstruación?

Playa de Mlimadji en Islas Comores

Esta playa se halla en las Islas Comores y aunque en principio cualquier persona podía acceder al recinto, parece que en los últimos tiempos las autoridades han prohibido la entrada a las mujeres debido a la presión que han ejercido algunos líderes religiosos de la zona.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *