Acrópolis de Atenas

Acropolis de atenas

Aunque Grecia tiene muchos atractivos, nada es comparable a visitar la Acrópolis de Atenas. Es un lugar único en el mundo, por ser la cuna de la civilización Occidental y por su gran valor arquitectónico, artístico y cultural.

Organizando una visita a la mítica Acrópolis de Atenas pueden surgir múltiples dudas pero en el siguiente artículo trataremos de darte una amplia información para aclararlas: qué es, qué ver, cómo llegar, precios… ¡Sigue leyendo!

Historia de la Acrópolis de Atenas

La Acrópolis de Atenas es el yacimiento arqueológico más importante de Grecia y se encuentra en lo alto de una colina en el centro de la actual Atenas.

Durante el periodo clásico, la Acrópolis sólo constaba de templos y espacios públicos pero estuvo habitada en etapas anteriores. Según los expertos, la colina de la Acrópolis habría sido ocupada desde el III milenio a.C.

Los principales monumentos de la Acrópolis de Atenas que se conservan actualmente pertenecen a la Edad de Oro ateniense también llamado Siglo de Pericles, (480 – 404 a. C.).

A este época pertenecen los tres templos más destacados construidos en mármol: el Partenón, el Erecteion y el templo de Atenea Niké.

Todos los monumentos de la Acrópolis han sobrevivido durante 20 siglos a incendios, terremotos, guerras y expolios. Su actual apariencia La actual apariencia se la debemos a una importante restauración llevada a cabo a mediados del siglo XIX.

 

Imagen| Pixabay

Qué ver en la Acrópolis

Teatro de Dioniso

Está considerado como el primer teatro del mundo y como el más grande de la Antigua Grecia con una capacidad para 17.000 espectadores. Su fundación se remonta a la segunda mitad del siglos VI a.C.

Como curiosidad, decir que aquí se estrenaron las primeras obras de Eurípides, Sófocles, Esquilo o Aristófanes, entre otros.

Stoa de Eumenes

A la izquierda del Teatro de Dioniso veremos la Stoa de Eumenes, un pasadizo porticado que comunicaba el teatro con el odeón, haciendo las funciones de lugar de paso y de reunión. Fue levantada en el siglo II a. C. y tenía una longitud de 163 metros.

Teatro de Herodes

Odeón de Herodes Ático

El sendero que transcurre en paralelo a la Stoa de Eumenes conduce directamente al Odeón de Herodes Ático. Su finalidad era albergar acontecimientos musicales y en sus orígenes tenía una cubierta. Fue ordenado construir por el cónsul romano Herodes Ático en el año 161 d.C.

En la actualidad continúa albergando diferentes eventos y luce mucho más espectacular a causa de las reconstrucciones realizadas a mediados del siglo XX.

Propileos

Desde el Odeón de Herodes Ático un camino de escaleras lleva a los Propileos, las puertas de acceso monumentales a la Acrópolis.

Fueron construidos hacia el 431 a.C. dentro del plan de renovación de Pericles pero a causa de las guerras del Peloponeso, jamás fueron acabados.

Templo de Atenea Niké

A la derecha de los Propileos localizamos la primera de las joyas de la Acrópolis: el Templo de Atenea Niké.

Estamos ante un templo jónico construido en honor a la diosa de la victoria para conmemorar el triunfo de Atenas en la batalla de Salamina. Obra de Calícrates, fue finalizado hacia el 420 a.C.

El templo de Atenea Niké que actualmente podemos contemplar es una reconstrucción de 1835 y no suele estar abierto al público.

Partenón

Consagrado a la diosa Atenea Parthenos, es uno de los principales templos de construcción dórica que se conservan y también el más importante de los monumentos creados durante la época de Pericles por los arquitectos Ictino y Calícrates,

Con unas dimensiones aproximadas de 70 metros de largo y 30 de ancho, el Partenón estaba rodeado por columnas en todo su perímetro, 8 en las fachadas principales y 17 en las laterales.

En el friso se representaba la procesión de las Panateneas, el festival religioso más importante que se llevaba a cabo en Atenas.

Fue concebido para albergar la imagen de oro y marfil de Atenea Parthenos, una estatua colosal de 12 metros de altura elaborada por Fidias.

Entre 1801 y 1803, los ingleses expoliaron gran parte de los detalles decorativos del Partenón. Lejos de devolverlos a sus legítimos dueños, estas piezas todavía se exhiben en el Museo Británico de Londres.

Cariátides

Erecteion

El otro gran templo de la Acrópolis de Atenas es el Erecteion, situado al norte del Partenón. Consagrado a Atenea y Poseidón, el templo del rey Erecteo fue completado en el 406 a.C.

Su elemento más destacado es el célebre Pórtico de las Cariátides, con 6 estatuas de mujeres a modo de columnas que representan a esclavas de Karys, el pueblo griego que había colaborado con los persas y había sido castigado por ello.

Las cariátides del templo son copias. Cinco de las originales se pueden ver en el Museo de la Acrópolis.

Museo de la Acrópolis de Atenas

La visita a este museo es independiente de la Acrópolis pero merece mucho la pena conocerlo. En sus tres plantas se encuentran buena parte de las obras de arte halladas en la Acrópolis, entre las que destacan el friso del Partenón y cinco de las Cariátides originales del Erecteion. El resto está en el British Museum.

Imagen| Pixabay

Cómo llegar a la Acrópolis de Atenas

La Acrópolis de Atenas tiene dos únicos accesos: la entrada principal (al oeste) y la entrada secundaria (al sureste). La entrada principal es la más directa, ya que apenas 100m nos separarán de los Propileos, el histórico acceso a la Acrópolis. La entrada secundaria se encuentra al sur de la colina de la Acrópolis y hay que recorrer algo más de 500m en constante subida (fácil) hasta los Propileos, con varias visitas importantes en el ascenso, como veremos luego.

Horario de visita

Todos los días de 8 horas a 17 horas.

Precio de las entradas

Las entradas se pueden comprar directamente en las taquillas ubicadas en la entrada del recinto, y también online sin hacer colas.

  • Del 1 de abril al 31 de octubre, las entradas de adulto tienen un precio de 20 euros.
  • Del 1 de noviembre al 31 de marzo, las entradas cuestan 10 euros.

Los menores de 18 años, los estudiantes y los jubilados miembros de la Unión Europea pagarán 10 euros en verano y 5 euros en invierno. Para beneficiarse del descuento es necesario presentar un documento de identidad o el carné del estudiante.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*