Agrigento (SICILIA): un viaje a la antigua Grecia

No siempre hay que viajar a Grecia para pasear entre ruinas griegas… Si estás en Italia, por el sur, puedes descubrir los restos de Agrigento y hacer un viaje atrás en el tiempo.

Agrigento fue una de las ciudades griegas más importantes de la Magna Grecia y su ruinas dan cuenta del brillo y el rango que debe haber tenido esta ciudad que para el siglo IV a.C tenía ya más de medio millón de habitantes.

Agrigento, en Sicilia

Agrigento está sobre la costa sur de Sicilia y la historia dice que fue fundada en el año 582 de la mano de un grupo de colonos llegados de Gela que eran descendientes directos de griegos apostados en Creta y Rodas.

Su primer nombre fue Akragas y rápidamente creció y se convirtió en una de las colonias más ricas, prósperas e importantes. Fue una de las ciudades más populosas de la antigüedad aunque después de un saqueo a manos de los cartagineses nunca pudo recuperarse del todo.

Fueron los romanos quienes al ocuparla la bautizaron como Agrigentum y posteriormente honraron a sus habitantes con la ciudadanía romana. Claro que caído el Imperio corrió una penosa suerte y los bárbaros y los pueblos que a la postre fueron ganando terreno (ostrogodos, bizantinos, sarracenos), fueron complicando el vivir en ella.

Los saqueos y ataques hicieron que la gente fuera abandonando ciertas zonas de la ciudad para concentrarse en la punta fortificada de la colina. Más tarde llegarían los normandos y de alguna manera la ciudad atravesó la Edad Media hasta llegar a nuestros días.

Una suerte, porque todos sus atractivos los tenemos aún a la vista.

Área Arqueológica de Agrigento

Es un Patrimonio Mundial desde 1997. La zona ocupa 934 hectáreas y está en la provincia del mismo nombre, en Sicilia. Como testigo de su belleza e importancia quedan los restos de magníficos templos dóricos y las excavaciones han sacado a la luz restos griegos pero también romanos.

El Valle de los Templos, también así se conoce a esta parte de Sicilia, cubre un amplio territorio que va desde la Rupe Atenea a la acrópolis, incluye la colina sagrada con sus templos dóricos y la necrópolis extramuros. También está la red subterránea de acueductos y zonas residenciales.

Agrigento fue elegida como Patrimonio Mundial porque representa muy bien cómo era una colonia griega. Es fiel testamento de aquella época y está en un gran estado de conservación (a pesar de que las excavaciones y restauraciones de los siglos anteriores no han seguido los principios modernos de conservación).

Visitar Agrigento

El lugar suele ser visitado por hordas de turistas que bajan de cruceros, pero ellos se quedan solo con una parte: el Valle de los Templos y no mucho más. En realidad si quieres hacer las cosas bien conviene quedarse un día entero.

La mejor y más hermosa manera de acercarse a Agrigento es por el sur, desde el mar. Las vistas de los templos griegos y la colina es una de las mejores postales y fotos que puedas tener. Si estás decidido a quedarte un día o dos en la zona puedes alojarte en la moderna ciudad de Agrigento, en un hotel o B&B.

Una vez con el alojamiento en las manos puedes ir al valle en autobús. El Valle de los Templos es una colina situada entre la moderna y más alta ciudad de Agrigento y el mar. Es entre el centro y los templos que descansa el valle con sus ruinas y sitios excavados.

Y es aquí donde se concentra la mayor cantidad de ruinas excavadas. Casi que la ciudad moderna da paso a la ciudad antigua. Puedes ir caminando colina abajo hacia la zona arqueológica desde el centro de Agrigento moderno, pero el autobús es más rápido (el 1, 2 o 3 te dejan bien y los tomas fuera de la estación del tren).

No te puedes perder porque la zona arqueológica está a ambos lados de la ruta por la que circulan los autobuses y sus paradas están directamente en las entradas. Hay una cafetería donde puedes comprar bebidas y alguna comida y está la taquilla. Si tienes coche hay dos estacionamientos pagos.

Qué visitar en Agrigento

Por un lado tienes el lado este del valle que es donde están las ruinas más completas e impactantes. Los historiadores les han dado nombres y aunque no se saben si son acertados con ellos se los conoce.

Está así el Templo de Herakles, el más antiguo pues data del siglo XI a.C, la Tumba de Theron con su forma de torre, el Templo de Concord al que a veces se puede ingresar y que fue convertido en iglesia cristiana, de estilo dórico, con escaleras que van al techo y rodeado de tumbas, y el Templo de Juno o Hera, con lo que queda de una enorme piedra de sacrificio.

Por otro lado está la parte oeste del complejo que contiene los restos de los templos más grandes como el Templo de Zeus Olímpico, de 110 metros de largo, con estatuas gigantes llamadas telamons. Era enorme aunque está en muy mal estado debido a los soldados cartagineses y después porque se lo desmanteló para construir el Port Empedocle.

El resto de las ruinas de este sector oeste son numerosas pero no tan llamativas. Se han excavados varios sitios religiosos y santuarios dedicadas a deidades menores, se ha levantado el viejo Templo de Dioscuri decorado con estuco blanco que permite recordar que todas las estatuas estaban coloreadas en la antigüedad.

Si quieres tomarte un descanso puedes hacerlo en el estanque de agua de Akragas, construido hace siglos por los prisioneros cartagineses que hoy se ha convertido en un jardín de cítricos precioso que permite escapar del calor. Se paga entrada pero es muy barato.

Consejos para visitar Agrigento

¿Qué debes tener en cuenta para hacer esta visita y que sea completa y satisfactoria? Pues tener tiempo. Tiempo para caminar, tiempo para descansar, para comer, para conseguir información…

Unas tres horas mínimo y un mapa con información histórica te van a servir mucho. Y cuando termines puedes tomarte un café en esa cafetería que está sobre la ruta y que tiene baños, antes de tomar el autobús de regreso.

Si vas en verano lleva agua embotellada, una sola te va a alcanzar porque hay fuentes de agua potable por todo el sitio aunque chequea eso porque parece que a veces hay letreros que indican no beberla.

La visita al Museo Arqueológico también es una necesidad porque precisamente contiene todo lo que se ha encontrado y coloca los templos y ruinas en contexto. Y finalmente, si andas con tiempo disfruta la Agrigento actual que tiene una impronta medieval muy encantadora.

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *