Atracciones en Sidney que no te puedes perder

La puerta de entrada a Australia suele ser Sidney y aunque no es la capital sí concentra, junto con Melbourne, el grueso del turismo que llega allende los mares. Es una ciudad moderna, grande, fresca y con mucho para hacer, ver y disfrutar.

Australia es un país grande y lejano así que ya que uno viaja hasta allí hay que recorrerlo. Entonces, bastan unos tres o cuatro días en Sidney antes de armar la mochila de nuevo y empezar a conocer otros destinos como Melbourne, la Gold Coast, la Gran Barrera de Corales o Tasmania. ¿Qué no podemos perdernos en Sidney? Pues considera estos destinos y atracciones:

Puente de Sidney

 

Lo coloco en primer lugar porque realmente creo que es una atracción fenomenal. Es el icono de la ciudad, el que no falta en ninguna postal. Lo bueno es que se puede escalar en distintos tours y aunque le temas un poco a las alturas será el paseo inolvidable en Sidney.

Hay cinco tours así que puedes hacer distintos recorridos en distintos momentos del día y estos incluyen el día, el atardecer y la noche. Los precios no son baratos pero yo creo que realmente vale la pena hacer la escalada al Puente de Sidney. Comienzan en los 158 dólares australianos para una escalada simple y rápida y terminan en unos 388 dólares si quieres escalar cuando va cayendo el sol o por la noche.

Incluso hay una opción que enciende las luces de una suerte de pista de baile multicolor años ’70, aunque solo tiene lugar entre el 26 de mayo y el 17 de junio. La reserva de los tickets la haces en Internet así que puedes contratar todo antes de viajar a Sidney.

Pasear en kayak por el puerto de Sidney

Estamos pensando en unas vacaciones muy activas, pero yo creo que estas actividades te van a dejar un gran recuerdo de la ciudad australiana. Si estar sentado tan cerca del agua no te asusta entonces un paseo en kayak es genial. Y poco frecuente en una ciudad de la magnitud de Sidney.

La empresa líder en estos tours es Freedom Outdoors y forma grupos de hasta 30 participantes. Hay 18 recorridos entre los cuales elegir en Sidney y alrededor de la ciudad. Uno de los recorridos mas hermosos te lleva por debajo de acantilados empinados salpicados de edificios de la época colonial, por ejemplo, todo por el sistema de arroyos y canales del río Hawkesburry.

El paseo incluye Calabash Bay con las ruinas de un hotel construido hace 130 años, y termina en la marina de donde originalmente se parte para tomar un café y compartir la genial experiencia.

Paseos y viajes en ferry

Sidney es una ciudad que mira al mar con mucha amabilidad así que lo mejor de los paseos al aire libre tienen que ver con él. La bahía y la zona del puerto pueden ser recorridas con Sidney Ferries así que este tipo de paseo no puedes dejar de hacerlo porque el viaje estará incompleto. Los barcos son de color amarillo y verde y funcionan hace siglo y medio así que tienen su propia historia.

El ferry es utilizado por 14 millones de personas cada año pues este servicio une Circular Quay con el oeste, el norte y el este de la costa. Algunos por trabajo y otros por placer, lo cierto es que coger el ferry para el turista es una obligación. Hay 28 ferries funcionando, entre barcos antiguos o catamaranes super modernos. Puedes llegar a la Isla Cockatoo, ex prisión, por ejemplo, a Parramatta, Mosman , pasear por Tawsons Bay o hacer el recorrido por Darling Habrour y ver desde el agua los iconos de la ciudad como el puente o la Ópera.

La Isla Manly es un destino estupendo para caminar, pasear, ir a la playa o pasar el día. Está cerca de Sidney y el propio viajecito es encantador. Los ferries a Manly parten cada media hora desde Circular Quay y el viaje dura media hora. Cuesta desde 4 dólares australianos.

Caminar desde Bondi hasta Coogee por la costa

Bondi Beach es la playa de Sidney, el sitio que hay que conocer cuando es verano. Unir estos dos destinos implica una caminata de seis kilómetros por la costa. El caminito pasa por el Cementerio Waverley y ofrece unas vistas hermosas de Gordon’s Bay.

Puedes terminar bebiendo algo fresco en el bar en la terraza de Coogee Pavilion, pero antes tienes algunas hermosas playas para descansar, tomar el sol o mojar los pies en el mar.

Comer y beber con estilo en Sidney

Sidney tiene una gran oferta gastronómica y en verdad hay muchos sitios interesantes y recomendables pero hoy te propongo dos: Spice Alley y Hacienda Bar. Spice Alley es como una pequeña parte de Singapur y concentra restaurantes y puestos de comida de este estilo. Está justo detrás de Kensington Street, en Chippendale.

Hay una zona abierta, una especie de patio, en el que puedes comer comida asiática con platos de Vietnam, tailandia, cantonesa, coreana y de Hong Kong. Por otra parte está Hacienda Bar, un bar que pertenece a un hotel y tiene una clara inspiración cubana. Se trata del bar del Pullman Quay Grand Sidney Habrour y desde sus mesitas y sillas las vistas son de película.

Plantas y flores de interior, sofás en tonos pastel, amplios ventanales. parece que estás en Miami o La Habana en los años ’50. Puedes ir a beber algo cualquier día de la semana o disfrutar de cócteles y música los viernes y sábados por la noche. Abre a partir del mediodía y hasta la medianoche. ¿Precios? Pues una Heineken cuesta 9 dólares australianos y una copa de vino tinto 14.

Tour de cultura aborigen

Por último, si estás interesado en la cultura de los aborígenes australianos puedes apuntarte al Splendour Tailored Tours para darle un vistazo a la vida y cultura de los pueblos originarios. La cita es debajo del Puente de Sidney, allí te encuentras con la Tía Margaret Campbell quien te transporta al tiempo previo a la colonización.

Esta señora te contará sobre las prácticas, rituales y costumbres de los aborígenes australianos. También visitas los Jardines Botánicos y al final todo termina con una comida en el Gardener’s Lodge Café con un plato de cocodrilo, emu y hamburguesas de canguro.

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *