Ayamonte, a los pies del río

Hoy volvemos a concentrarnos en España, un país que tiene una cantidad de destinos turísticos increíbles. ¿Buscas castillos o catedrales medievales? Tiene. ¿Buscas museos de arte? Tiene. ¿Buscas escapadas rurales con encanto? Tiene. Por ejemplo, Ayamonte.

Ayamonte está en Andalucía,a los pies del río Guadiana, en la provincia de Huelva, en la zona que se conoce como la Tierra Llana de Huelva. El punto más alto es una suave colina donde se ha construido el castillo local del que no quedan ni sus ruinas al día de hoy. Conozcamos qué nos ofrece Ayamonte.

Ayamonte

Ayamonte está en la desembocadura del río y se extiende por la margen derecha del río. Hay cuatro núcleos urbanos, la ciudad que es el corazón de la villa, dividida a su vez en barrios, Punta del Moral, a cinco kilómetros de aquí, más marinero y muy turístico, Pozo del Camino, a 10 kilómetros más de distancia, Isla Cristina y por último, Isla Canela o Barriada de Canela.

El estuario es precioso, llano en su gran parte, aunque hay pinos y eucaliptos y marismas de gran diversidad. Estas marismas, son ecosistemas húmedos con plantas acuáticas cuya agua suele ser una mezcla de agua marina y de río, forman a su vez “canales” que serpentean tierra adentro y rodean los núcleos urbanos.

Esto con respecto a la apariencia de Ayamonte. En materia de historia la zona es también muy interesante ya que pasaron por aquí griegos y romanos. Se cree que los últimos podrían haber construido aquí un puerto comercial, pues se han encontrado cerámicos e indicios de que hubo construcciones. Además, se sabe que en Punta del Moral sí hubo un asentamiento romano así que probablemente por este puerto cercano distribuyeran los recursos.

Lo mismo en Isla Canela. De hecho, hace poco, en 2016, apareció otra necrópolis en Isla Canela, ya hay una, donde se encontraron restos de una fábrica de salazón. Después llegarían los musulmanes, allá por el siglo VIII, y tras la Reconquista pasó de manos portuguesas a españolas hasta quedar al final en manos de Castilla. Recordemos que del otro lado del río es Portugal así que se entiende, por la situación geográfica, esta participación de la corona portuguesa.

Turismo en Ayamonte

Ya que estamos hablando de Portugal una de los paseos que podemos hacer es visitar en ferry Villa Real de Santo Domingo, del lado portugués. El viaje de ida y vuelta cuesta menos de dos euros. El ferry es una bonita experiencia porque es un medio de transporte que ha quedado vigente aún cuando desde hace tiempo el cruce puede ser hecho en coche.

Este cruce dura diez minutos o menos y las vistas son las que hacen que valga la pena. Los billetes para el ferry se compran en las dos localidades que une. Hay una taquilla con horarios y tarifas que pueden variar según la estación del año. Si te decides por el ferry ten en cuenta que en Portugal hay una hora menos, así que ¡ojo con eso!

Ayamonte tiene monumentos, varios edificios religiosos, plazas y paseos para hacer. Por ejemplo, está el Templo de San Francisco de Ayamonte, un viejo convento franciscano de 1417, que solía guardar una reliquia del Santo Sudario, traída por el marqués local. Tiene un techo precioso de madera de lancería mudéjar de varios colores y un retablo en el altar mayor de fines del siglo XVI.

La Iglesia de Nuestra Señora de las Angustias está en el centro y tiene la virgen patrona de la ciudad, una obra del siglo XVI. La iglesia ha tenido muchas modificaciones pero verás una fachada mayormente neoclásica. Otra iglesia es la Iglesia de Nuestro Señor del Salvador de Ayamonte, del 1400, de construcción mudéjar, muy grande, con una torre de tres cuerpos de altura y campanario que lamentablemente fue destruido por el Terremoto de Lisboa de 1755, pero todavía hay allí una vieja campana y la máquina de un reloj manual.

El Convento de las Hermanas de la Cruz de Ayamonte fue fundado en 1639, fue renovado y reconstruido después del terremoto. está entre las calles Santa Clara, Marte y Lerdo de Tejada. Tiene una iglesia, un claustro, un campanario y una escuela de señoritas. Tiene además un hermoso patio interno y solo lo puedes visitar con permiso y solo partes del complejo, pero los domingos puedes asistir a misa.

La Capilla/Ermita de San Antonio de Ayamonte está ubicada cerca de la dársena pesquera y data de fines del siglo XVI. Fue fundada por el gremio de marineros y todo tiene que ver con la vida de San Antonio de Padua. Finalmente, está el Edificio Jovellanos, parte del antiguo convento de la Santísima Trinidad de Religiosos descalzos de Nuestra Señora de la Merced y Redención de Cautivos.

Se trata de un edificio con patio central cuadrado que está rodeado de una galería de dos pisos. La planta baja tiene columnas dóricas de mármol mientras que la alta tiene ventanas pequeñas. En el centro del pozo hay un pozo que solía bastecer de agua a todos. Hoy es un  edificio multiusos, exposiciones, talleres, cursos, etcétera. Y si quieres conocer una típica casa burguesa puedes acercarte a la Casa Grande, de 1745, con un patio central, cuatro galerías arqueadas y tres plantas. Está abierta a visitas.

La Torre de Canela es de origen militar y servía para la defensa costera pues hubo un momento en que los ataques piratas eran un gran temor. Está muy bien conservada, con forma de cono y sobre un montículo de dos metros de altura alcanza los 17, 90 metros en total.

El Monumento Nuestra Señora de las Angustias está en la Plaza de España, cerca de la oficina de turismo local, en el centro de Ayamonte. Otro monumento es el monumento a la música, el Pasodoble de Ayamonte, ubicado frente al puerto deportivo y la Plaza de la Coronación, rindiendo homenaje a las bandas musicales que suelen tocar en las fiestas patronales locales.

Otra visita interesante puede ser el Ecomuseo Molino del Pintado. Está en las peculiares marismas, en el Paraje Natural Marismas de Ayamonte e Isla Cristina, y se trata de un gran molino de agua salada que ha sido restaurado hace poco. Es muy fácil llegar en bici, en coche, en moto o a pie si te gusta caminar ya que la ruta es un camino natural.

¿Pero qué hacía este molino? Molía trigo, era un molino hidráulico que aprovechaba la fuerza de la marea, bajamar o pleamar. El museo esta dividido en cinco sectores con sala audiovisual, sala de paraje natural, sala de molino y zona RENPA, que es un espacio en el que te vas a ver rodeado de imágenes, música y sonidos como en un carrusel.

También puedes hacer aquí mismo una visita al paraje recorriendo el sendero Salina del Duque, Molino Monreal del Pozo del Camino y Laguna del Prado, y por supuesto, el museo suele tener organizadas distintas actividades.

Por último, Ayamonte ofrece la posibilidad e practicar deportes náuticos, jugar al golf, andar a caballo y demás actividades al aire libre. Y como todas estas actividades abren mucho el apetito puedes después salir de tapas pues la gastronomía local es uno de los puntos fuertes de Ayamonte. No dejes de probar el atún encebollado, el bacalao a la Bras, la raya en pimentón o el arroz a la marinera, por ejemplo.

¿Te gusta la carne? Pues se dice que aquí hay algunas de las mejores carnes de la península, cocida a la plancha o a la parrilla. Aquí os dejo algunos restaurantes recomendados por el sitio web local de turismo: La Puerta Ancha, en la Plaza de la Laguna,, mesón Plumas, con carne a las brasas y Le Bouche.

Como ves, Ayamonte reúne muchas cosas que a un viajero le encantan. ¿Para cuándo un viaje?

Un comentario, deja el tuyo

  1.   Fernando Solesio lillo dijo

    Por favor revisen el texto, hay algunos errores en los nombres

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?