Bahía de Halong, postal de Vietnam

La Bahía de Halong está en Vietnam, uno de los destinos más populares del sudeste asiático. Destino de mochileros y turistas más adinerados por igual, tal vez no sea el vuelo más  económico pero sin dudas los costes se compensan con la hostelería buena y barata.

La Bahía de Halong está al norte del país, no muy lejos de la frontera con China y a solo 170 kilómetros de Hanoi, otra ciudad popular entre los turistas. Desde 2011 la Bahía de Halong es una de las nuevas Siete Maravillas del Mundo. ¡Vamos a descubrirla!

Bahía de Halong

La bahía ocupa alrededor de 1500 kilómetros cuadrados y es una zona hermosa protegida bajo la etiqueta de Patrimonio de la Humanidad desde 1994. La línea costera recorre 120 kilómetros y como la zona es muy turística, hay muchas cosas que pueden hacerse y disfrutarse por aquí.

Puedes hacer cruceros en bote, comer en alguno de los restaurantes de la bahía, visitar sus atracciones, salir de compras, disfrutar de atardeceres inolvidables o hacer actividades más activas como paseos en kayak. Empecemos por los cruceros.

Los cruceros los ofrecen muchos hoteles y agencias de viajes y es así, desde el agua, que uno puede observar las miles de islitas que la decoran, sus playas hermosas, cuevas de piedra caliza, lagos internos y hasta aldeas enteras construidas sobre pilotes. Por eso es Patrimonio Mundial así que mi consejo es que hagas algún tipo de paseo en bote.

Hay cruceros por la Bahía de Hulong para todos los gustos, desde lujosos hasta mochileros. Por eso lo mejor es no llegar e irse en un mismo día, hay que quedarse al menos una noche. Muchos cruceros incluyen un guía que habla inglés y si los contratas desde el hotel seguro incluye el transfer, las entradas a sitios que cobren entrada y hasta cierto entretenimiento a bordo.

Y, si tienes más dinero, hay crucero de dos días y una noche. Por más dinero más bellezas para conocer y además, hay tiempo de sobra para nadar, hacer snorkel, kayak o trekking.

La parada obligada de los cruceros es la Isla Cat Ba que tiene aldeas flotantes, restaurantes y hoteles y bares. Entre el mar y las montañas verdes esta isla es preciosa, muy conocida por su fauna. Está a 28 kilómetros del Puerto Bai Chay y es el destino más elegido para nadar y bucear un poco porque tiene bajo el agua un genial sistema de corales, grutas muy profundas y seis lagos internos. Las cuevas solo pueden visitarse en bote con marea baja y podrás ver monos dorados saltando aquí y allá.

Otro destino de crucero es la Isla Bo Hon, muy famosa por sus cuevas. Está la Cueva Trinh Nu, la Cueva Sung Sot y la Cueva Trong, entre montañas, acantilados y bosques exuberantes. Es un sitio algo lejano porque hay que hacer dos horas de viaje en bote, saliendo del Puerto de Bai Chay, pero vale absolutamente la pena porque el viaje y el destino son preciosos, parte del parque Nacional Bahía de Halong, con árboles banyan, orquídeas y cícadas.

Otra isla en la ruta es la Isla Ti Top, a solo ocho kilómetros del Puerto Bai Chay. Titop, vale el dato curioso, es el apellido de un astronauta soviético que la visitó en 1962. Su playa es espectacular, con tumbonas, arenas suaves y aguas prístinas. Amén de sus resorts de lujo, bares, restaurantes y tiendas por todos lados. Incluso, hay una escalera de 400 escalones hasta el punto más alto de la isla para tener la mejor vista panorámica de todas.

Desde aquí se ve la Bahía Halong entera, todas sus islas con población de pescadores y agricultores. Cada aldea se ha adaptado al turismo y ofrece ahora paseos en kayak, visitas a granjas de perlas, clases de pesca o simplemente paseos popara conocer la vida local. Finalmente, las cuevas de Halong tienen peso propio y elijas lo que elijas conocer no puedes saltearlas: está la Cueva Dau Go con estalactitas y estalagmitas de mas de dos millones de años y 20 metros de alto.

Por esta cueva puedes hacer una visita guiada de 90 minutos con guía en inglés, visitar sus tres secciones iluminadas, con luz natural y artificial, y llegar hasta su pequeño estanque de aguas claras que está al final del recorrido. Parece de cuento de hadas. Otra es la Cueva Trinh Nu o Cueva de la Virgen con una estatua femenina con leyenda propia (la de una mujer obligada a casarse con un Mandarín).

La Cueva Sung Sot con dos cámaras y una parte de 30 metros de alto, en la Isla Bo Hon para más información,  o las llamadas Rocas que se besan o Kissing Rocks, el verdadero símbolo de la Bahía Halong, una pareciendo un gallo, la otra una gallina, mirándose mutuamente. Para los locales son el símbolo del amor eterno desde hace miles de años.

Además de los cruceros, la Bahía de Halong permite hacer varias actividades: tomar fotos de sus paisajes, nadar, pescar, hacer snorkel y kayaking, andar en bici o hacer trekking. La verdad es que es un gran destino para la gente activa, que no le gusta quedarse quieta.

La Isla Cat ba es un buen destino de trekking porque hay muchos animales raros para ver, monos, tortugas, y varios caminos para recorrer. También se puede andar en bici entre sus aldeas. Justamente, en la aldea Viet Hau, en un extremo remoto de esta isla, todavía se pueden ver casas de bambú y una vida muy autóctona.

Resumiendo, las islas más populares son la isla Dau Be, para andar y bucear entre corales y grutas, la Isla Dau Go con cuevas maravillosas, la Isla Cat Ba, muy turística,, la Isla Bo Hon con a Cueva Hung Sung Sot, la Cueva de la Virgen y la Cueva del Pelícano con estalactitas que penden del alto techo y las aldeas flotantes tan típicas de la bahía, otra atracción típica entre visitantes.

Para terminar, no puedes dejar este rincón de Vietnan sin disfrutar como Dios manda de su gastronomía. La zona es rica en pescados y mariscos así que las ostras, camarones y pescados están en todos los menúes. Siempre frescos pues se pescan en las primeras horas del día y se despachan a todos los restaurantes. Muchos de ellos se concentran en la ciudad de Bai Chay, frente a la playa, pero hay otros que sirven también comida vietnamita en general e incluso comida china.

Y la última experiencia que te recomiendo es comer en un restaurante flotante. Hay varios junto a la Isla Cat Ba y la comida que se sirve no está más fresca porque sino estaría viva. ¿Por ejemplo? El restaurante Green Mango, con vista al puerto, muy cool y precios de medio para arriba. Otra opción con vistas a la bahía es Huu Dung y para mechar algún plato occidental puedes probar en Restaurante & Bar Noble House, en el centro de la Isla Cat Ba.

¡Buen viaje!

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*