Barrios de Madrid

Imagen| Pixabay

La capital de España tiene tantas facetas como barrios. Cada uno de ellos muestra una cara diferente de Madrid ante la que enamorarse. Barrios para disfrutar del Madrid antiguo y castizo, barrios elegantes y distinguidos, barrios multiculturales, hipsters y cosmopolitas.

Lavapiés

Imagen| Pixabay

Durante siglos, Lavapiés fue habitado por las clases populares de Madrid principalmente. Sus calles empinadas, estrechas y de trama irregular conservan su origen medieval como arrabal que se extendió extramuros de la ciudadela cuando Madrid se convirtió en capital de España en 1561.

Esto dio lugar a edificios de una aspecto singular: las conocidas como corralas, es decir, viviendas de varias alturas construidas alrededor de un patio central cuyo mejor ejemplo se puede encontrar en la confluencia de las calles Mesón de Paredes y Tribulete.

En la actualidad, Lavapiés es un barrio multicultural donde conviven más de cien nacionalidades distintas. Aquí caben hoy gastronomías exóticas, templos religiosos diversos, galerías de arte, bares de música en vivo, estudios de teatro…

El barrio de Lavapiés es sinónimo de arte y ofrece una amplia oferta cultural y de ocio a tiro de piedra del centro. Sus grandes exponentes son el Teatro Valle Inclán o el Teatro Pavón (Kamikaze), la antigua sala de cine Cine Doré, el Museo Reina Sofía o el centro social y cultural La Casa Encendida.

Chueca

Imagen| Wikipedia

El barrio gay es el más animado de Madrid. Caminando por Chueca podrás encontrar una gran variedad de hostales, tiendas de diseño, comida y mucha fiesta. Abarca las emblemáticas calles de Barquillo, Hortaleza y Fuencarral.

El epicentro de este barrio de Madrid es La Plaza de Chueca nombrada así en honor a Federico Chueca, un célebre compositor español de zarzuelas del siglo XIX autor de las populares La Gran Vía y Agua, azucarillos y aguardiente. 

En Chueca se ha puesto de moda revitalizar antiguos mercados para convertirlos en espacios de encuentro donde no sólo se sirven productos para la compra tradicional sino que también se degustan alimentos y hay espectáculos de show- cooking. También desde sus azoteas se puede tomar una copa en buena compañía con vistas al barrio. Algunos ejemplos de ello son el Mercado de San Antón o el Mercado de Barceló.

También es un barrio repleto de cultura. Prueba de ello son el Museo del Romanticismo o el Museo de Historia de Madrid. Por otro lado, Chueca es reconocido por ser uno de los barrios gay más importantes de Europa. En la actualidad, Chueca celebra uno de los Orgullos más concurridos de todo el mundo.

Barrio de las Letras

Imagen| Hostal Oriente

Junto al Triángulo del Arte madrileño (Museo del Padro, Museo Thyssen- Bornemisza y Museo Reina Sofia) encontramos un barrio que respira literatura, el llamado Barrio de las Letras.

Recibe este nombre a causa de que durante los siglos XVI y XVII muchos de los grandes autores españoles fijaron en él su residencia: Lope de Vega, Cervantes, Góngora, Quevedo y Calderón de la Barca.

De aquella época han sobrevivido algunos edificios como la Casa de Lope de Vega, la iglesia de San Sebastián o el convento de las Trinitarias Descalzas (lugar donde se ubica la tumba de Cervantes).

Con estos literatos aparecieron también los primeros corrales de comedias como el del Príncipe (actual Teatro Español), imprentas como la de Juan de la Cuesta o los mentideros de los cómicos.

Más tarde, ya en el siglo XVIII, destacadas instituciones como la Real Academia de Historia o la Cámara de Comercio e Industria de Madrid (ambos, edificios sublimes) se sitúan en el Barrio de las Letras. Y en los siglos siguientes llegarían las sedes del Ateneo madrileño, el Hotel Palace y el Palacio de las Cortes.

El Barrio de las Letras nos permiten conocer el Madrid literario del Siglo de Oro, época de esplendor de la lengua española. También un lugar donde hacer un alto en el camino para disfrutar de la gastronomía madrileña que abarca desde lo más castizo hasta lo más innovador en los fogones. El Barrio de las Letras está repleto de bares y restaurantes con mucho ambiente.

Barrio de Salamanca

Imagen| Pixabay

Se diseñó como un barrio residencial para la clase alta de Madrid. Sobre su terreno se alzan palacetes, tiendas de lujo, negocios tradicionales, restaurantes exclusivos, galerías de arte y todo tipo de centros consagrados a la cultura.

Calles como el Paseo de la Castellana y la Calle Serrano, así como las calles Ortega y Gasset o Príncipe de Vergara son un paraíso para las compras de lujo en Madrid. También es un espacio para la cultura y el ocio pues alberga el Museo Arqueológico Nacional, la Biblioteca Nacional, la Casa de América o la Árabe, el Centro Cultural de China, el Museo Lázaro Galdiano o el Teatro Fernán Gómez.

Por otro lado, algunos de los monumentos más destacados de el Barrio Salamanca son la Puerta de Alcalá, la estatua de Cristóbal Colón y de Blas de Lezo, los Jardines del Descubrimiento, la estatua de Emilio Castelar. entre otros.

Malasaña

Imagen| Wikipedia

La revolución cultural y social que experimentó Madrid durante la década de los 70 y los 80 del siglo XX tuvo su epicentro en el barrio de Malasaña, un lugar flanqueado por la Gran Vía, la calle Fuencarral y la calle San Bernardo que debe su nombre a la heroína madrileña que se alzó contra las tropas napoléonicas durante el 2 de mayo de 1808.

En la actualidad, Malasaña es el barrio hipster de la capital. Un lugar donde los bares y tiendas de toda la vida conviven con los más modernos. Un espacio para el ocio, la cultura y la diversión en pleno centro de Madrid.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*