Cala del Aceite en Conil

Cala del Aceite en Conil

La Cala del aceite en Conil es una de las preciosas playas con que cuenta este municipio de la provincia de Cádiz. Pertenece, por tanto, a la llamada Costa de la Luz, que engloba el litoral tanto de la provincia citada como de la de Huelva y que tiene gran pujanza turística.

Aunque no es el arenal más grande de la zona ni el que mejores servicios tiene, se trata de uno de los más bonitos. No obstante, tienes donde elegir. Porque los catorce kilómetros de playas de la localidad gaditana incluyen las de los Bateles, la Fontanilla, el Chorrillo o Fuente del Gallo. Asimismo, tienes otras calas como las del Roqueo o las de Roche. Junto a estas últimas, además, había un precioso pinar que sufrió un terrible incendio en el año 2006. Pero, si quieres saber más acerca de la Cala del Aceite en Conil, te animamos a seguir leyendo.

¿Dónde está y cómo llegar a Cala del Aceite?

Panorámica de Cala del Aceite

Acantilados de Cala del Aceite en Conil de la Frontera

Esta preciosa cala se encuentra a las afueras de Conil de la Frontera, cerca del puerto pesquero de la villa. Para llegar hasta ella, puedes tomar la carretera CA-308, que sale de la rotonda de la policía. Tras pasar el camping, coges la segunda salida con dirección al puerto.

Una vez pasado un restaurante, tienes que girar a la izquierda y seguir por una carretera de tierra. Después, giras a la derecha y llegarás al aparcamiento de la cala. Para descender al arenal hay una rampa y escaleras. Por tanto, puedes llegar hasta la cala a pie haciendo un breve paseo de apenas un kilómetro. Pero también puedes acceder en coche. Además, todo el trayecto se encuentra perfectamente indicado.

Por otra parte, si quieres ampliar tu paseo y contemplar espectaculares vistas de la costa gaditana, puedes aprovechar el llamado Sendero Calas de Conil. Cuenta con un kilómetro y medio de longitud y une el faro de Roche con la zona donde se halla la urbanización de ese mismo nombre. A lo largo del camino, obtendrás preciosas vistas de la propia Cala del Aceite, pero también de la Fuente del Gallo e incluso de Conil y del faro de Trafalgar.

¿Cómo es la Cala del Aceite en Conil?

Puesta de sol

Puesta de sol en las playas de Conil de la Frontera

Si te animas a conocer esta cala, te encontrarás un precioso arenal de doscientos cincuenta metros de longitud por veinticinco de anchura. No obstante, estas dimensiones pueden variar, lógicamente, en función de las mareas. Pero siempre tiene arenas blancas y aguas color azul turquesa. Estos tonos contrastan con el color rojizo de los acantilados que circundan la playa y también con el verde de la vegetación que hay sobre ella.

Se encuentra orientada al sur, donde el viento de Levante sopla menos. Por tanto, esta ubicación, junto a los propios acantilados y su forma circular, la mantienen protegida. Al no tratarse del arenal más importante de Conil de la Frontera, cuenta con pocos servicios. Pero tiene los de limpieza y vigilancia. Incluso, en verano, se abre un chiringuito donde puedes tomar algo y comer. Otra opción es que te acerques al puerto, donde hay varios locales de hostelería.

Por otra parte, la ocupación de la cala es media. Sí es frecuentada, pero no llega a la masificación, salvo en los meses de julio y agosto, cuando Conil recibe más turistas. Sus aguas presentan un oleaje moderado. Son, por tanto, aguas tranquilas e igualmente transparentes. Esto las hace perfectas para que practiques el buceo y también para que te bañes con tus hijos pequeños.

Finalmente, te recomendamos que visites la Cala del Aceite en Conil al atardecer. El color rojizo de la puesta del Sol se combina con el similar de los acantilados y con el azul turquesa del mar creando una vista llena de belleza y romanticismo. Pero, si disfrutas de la Cala del Aceite, también vas a visitar Conil. Por eso, queremos recomendarte qué ver en esta preciosa localidad gaditana.

¿Qué ver en Conil de la Frontera?

Torre de Guzmán

Torre de Guzmán, uno de los símbolos de Conil

Conil es una pequeña villa de la provincia de Cádiz que cuenta con unos veintidós mil habitantes en todo su término municipal, aunque en verano puede llegar a los cien mil. No obstante, es uno de los pueblos más típicos y con más encanto del litoral gaditano.

Cuenta con un espectacular casco histórico de casas blancas y patios adornados con flores al que se accede mediante la Puerta de la Villa. Esta fue construida a principios del siglo XVI y era una de las cuatro que atravesaban la antigua muralla, de la cual no queda mucho. Pero en la calle Extramuros se conserva una de sus esquinas.

Anterior es la Torre de Guzmán, que era la del homenaje del castillo de Conil, hoy desaparecido. Es del siglo XIV, aunque ha sufrido varias rehabilitaciones. Actualmente, es sede de exposiciones de arte y tiene un punto de información turística. Pero, sobre todo, puedes subir a la azotea y disfrutar de espectaculares vistas de la costa gaditana.

También servía como protección contra los ataques piratas. Para evitar estos, había, igualmente, dos torres costeras que se conservan. Son las de Castilnovo, lindando con Vejer de la Frontera, y del Puerco, en el límite con Chiclana. Igualmente bonito es el barrio de pescadores, desde el que puedes subir paseando hasta la plaza del Molino, así llamada porque en ella se conserva uno. Y, junto a él, verás una pequeña lancha que simboliza la vinculación de la localidad con el mar.

Por otra parte, en Conil hay varias casonas señoriales. Entre otras, puedes ver la casa del conde de las Cinco Torres. Pero también poseen interés otras construcciones civiles como la antigua prisión y las casas capitulares, todas del siglo XVI. Asimismo, no dejes de acercarte a la plaza de España, un lugar emblemático de la localidad y lleno de animación.

Iglesia de Santa Catalina

Antigua iglesia de Santa Catalina

Sin embargo, hablando de símbolos de Conil, tenemos que hacerlo de la Chanca. La localidad, junto a otras del litoral gaditano como Barbate o Tarifa, vivieron mucho tiempo de la pesca del atún rojo, hasta el punto de que se convirtió en toda una cultura. La Chanca es un enorme edificio de siete mil quinientos metros cuadrados construido en el siglo XVI donde se despiezaba y se salaban los pescados. Actualmente, ya restaurado, se usa como biblioteca, para exposiciones y como sede, justamente, del Museo del Atún.

En cuanto al patrimonio religioso de Conil, te aconsejamos que visites la iglesia de la Misericordia, donde hay una talla policromada de la Virgen María del siglo XVIII. También debes acercarte a la iglesia de las Virtudes, construida en el XVI y en cuyo interior puedes ver tallas de Nuestra Señora de las Virtudes y Santa Catalina, copatronas de la localidad, así como otra de Cristo crucificado fechada en el XVII.

En el barrio de pescadores está la ermita del Espíritu Santo, edificada en el siglo XVI, y en El Colorado se encuentra la ermita de Nuestra Señora María Auxiliadora. Y también te recomendamos visitar el convento de la Victoria.

Carácter muy distinto tiene la iglesia Mayor de Conil o de Santa Catalina. Porque este precioso templo mudéjar del siglo XV y reconstruido varias veces, ya desacralizado, se ha convertido en centro cultural. En él, por tanto, puedes ver exposiciones y otros eventos. Precisamente, en la plaza de Santa Catalina tienes el curioso Museo Municipal de Raíces Conileñas, de carácter etnográfico y con más de novecientas piezas que usaban antiguamente los habitantes de la villa.

¿Qué ver en los alrededores de Conil?

Vejer de la Frontera

Panorámica de Vejer de la Frontera

Una vez te hemos hablado de la Cala del Aceite en Conil y de qué ver en esta preciosa localidad gaditana, te propondremos algún lugar cerca de ella. A apenas dieciséis kilómetros tienes Vejer de la Frontera, cuyo casco antiguo amurallado es conjunto histórico artístico. Dominada por su imponente castillo edificado en el siglo XI y declarado monumento nacional, también cuenta la villa con un interesante patrimonio religioso.

Destaca en él la iglesia del Divino Salvador, una joya gótico mudéjar construida sobre una antigua mezquita a mediados del siglo XVI. También merece tu visita la ermita de Nuestra Señora de la Oliva, edificada en el XVIII, que alberga pinturas del pintor mexicano Juan Correa.

Por otra parte, a unos dieciocho kilómetros de Conil tienes la villa de Chiclana de la Frontera. Es otra maravilla monumental en la que tienes construcciones religiosas como las iglesias de San Juan Bautista (una joya del neoclasicismo gaditano) y San Sebastián, las ermitas de Santa Ana y de la Vera Cruz o el convento de Jesús Nazareno.

En cuanto a su patrimonio civil, es aún más espectacular. Destacan en él torres como la del Reloj, construida en el XVIII sobre uno de los arcos de acceso a la villa. Se encuentra en la plaza Mayor, el espacio arquitectónico más importante de Chiclana, puesto que también alberga otros monumentos como la iglesia de San Juan Bautista, ya citada. Finalmente, puedes ver en la villa palacios señoriales como los del conde de Torres y del conde del Pinar, ambos de transición entre el barroco y el neoclásico.

En conclusión, te hemos explicado todo lo que necesitas saber sobre la Cala del Aceite en Conil. Pero también hemos querido hablarte de qué ver en esa preciosa localidad de la provincia de Cádiz, así como en otras cercanas como Chiclana o Vejer. ¿No crees que tienen suficientes atractivos como para que las visites?

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*