Calas de Menorca

Cala Pregonda

Las calas de Menorca son uno de los grandes atractivos de esta isla perteneciente a las Baleares. Se trata de la segunda en extensión del archipiélago y de la séptima en España. Asimismo, es la tercera más poblada, tras Mallorca e Ibiza.

Posee una rica historia iniciada con la cultura talayótica, numerosos lugares de interés, localidades típicas y parques naturales que te fascinarán. Por todo ello, vamos a mostrarte algunas de las mejores calas de Menorca. Pero también vamos a hablarte de lo que puedes visitar una vez en ellas. De este modo, tu estancia en esas maravillosas playas será más enriquecedora.

Calas de Menorca: Paisajes de ensueño y aguas color azul turquesa

Tanta es la variedad de las calas de Menorca que puedes encontrarlas amplias y con todos los servicios. Pero también otras más recónditas y pintorescas que han conservado su carácter semisalvaje.

La mayoría de ellas están conectadas por el llamado Camí de Cavalls, una ruta de casi doscientos veinte kilómetros que recorre toda la isla. Sus orígenes se remontan al siglo XVII y tenía la función de proteger Menorca de ataques marítimos. Sin embargo, actualmente conforma una ruta ideal para que practiques senderismo. Pero, sin más preámbulos, vamos a mostrarte algunas de las mejores calas de Menorca.

Cala Macarella

La cala Macarella

Cala Macarella

Ubicada al sudeste de la isla, es una de las calas más populares de Menorca. También se trata de una de las más bonitas. Podrás apreciarlo viendo sus arenas blancas y finas, sus aguas de color azul turquesa y los bosques de pinos que la amparan. Pero también observando los acantilados de treinta metros de altura que la enmarcan.

Precisamente, a través del Camí de Cavalls, podrás acercarte a cala Macarelleta. Como su propio nombre muestra, es aún más pequeña que la anterior, pero no menos encantadora. Además, en esta puedes practicar el nudismo, si lo deseas.

Por otra parte, cerca de Macarella tienes dos de los sitios más bonitos de Menorca. Uno es el poblado talayótico de Torrellafuda, uno de los más importantes de toda la isla. Pertenece a la prehistoria, cuando esta cultura dominaba la isla. Si lo visitas, podrás apreciar varios talayotes o edificaciones típicas, taulas o monumentos, cuevas de enterramiento y restos de las viviendas.

En cuanto al segundo lugar es la espectacular cueva Murada, más al oeste. Es la más grande de todo el barranco de Algendar y, aunque se debe a la erosión natural, posteriormente fue retocada por el hombre. Concretamente, este le añadió profundidad y, sobre todo, edificó uno muros ciclópeos. Estos también pertenecen a la época talayótica y la finalidad de estas oquedades, al parecer, era servir como lugares de enterramiento colectivo.

Cala Morell

La cala Morell

Cala Morell, una de las calas de Menorca con mayor atractivo

Pasamos ahora a otra de las calas más bonitas de Menorca, situada al nordeste de la isla, muy cerca del faro de Punta Nati. Este es uno de los que conforma la llamada Ruta de los siete faros, un precioso recorrido costero por estas construcciones que también incluye los de Cavallería, Favàritx, Artrutx, San Carles, Ciudadela y de la isla del Aire.

Volviendo a Cala Morell, quizá te decepcione por sus reducidas dimensiones. Es una pequeña playa que apenas cuenta con arena e incluso han tenido que construirse plataformas en las rocas para facilitar el baño.

Sin embargo, ha sabido conservar todo su encanto natural y paisajístico pese a encontrarse en una zona turística. Además, sus aguas son cristalinas y están rodeadas de un espectacular paisaje rocoso. Por si todo ello fuera poco, junto a ella verás una necrópolis talayótica con numerosas cuevas prehistóricas.

Otro de los atractivos que hacen de Morell una de las calas de Menorca más interesantes es su cercanía a Ciudadela, la antigua capital y la ciudad más poblada de la isla. Quizá por ello tiene un aire señorial y un casco antiguo muy bonito.

Lo conforman calles estrechas y pintorescas e incluye monumentos como la catedral de Menorca, una construcción gótica del siglo XIV. Muy cerca de ella está la plaza del Borne, donde puedes ver un obelisco que rinde homenaje a la defensa de la isla ante los turcos en el año 1558.

Junto a la anterior se halla la plaza de la Esplanada y, muy próximo, el puerto donde se produce la rissaga. Este fenómeno natural consiste en que la marea hace oscilar el agua hasta dos metros hasta que se desborda y resulta espectacular. Sin embargo, solo podrás verlo en verano y bajo condiciones atmosféricas determinadas.

Finalmente, puedes visitar en Ciudadela el castillo de San Nicolás, edificado a finales del siglo XVIII y el Museo Municipal, que muestra gran cantidad de objetos prehistóricos.

Cala Turqueta

La cala de En Turqueta

Cala Turqueta

Volvemos al sudeste de Menorca para visitar esta otra cala, muy próxima a Macarella. De hecho, las une el Camí de Cavalls del que ya te hemos hablado. Su nombre hace referencia al intenso color azul turquesa de sus aguas.

Está rodeada de pinares en los que hallarás sombra los días más soleados y una roca divide en dos sus arenas. Se trata de una playa semisalvaje, pero ya cuenta con servicio de socorrismo e incluso con un pequeño chiringuito donde puedes comer.

Por otra parte, cerca de ella están la cala Talaier y el arenal de Son Saura. Pero también te resultará interesante saber que un poco más lejos se encuentra la Cova des Pardals. Antiguamente era usada por pescadores y contrabandistas, pero ahora puedes visitarla y disfrutar de unas extraordinarias vistas del Mediterráneo. El acceso es fácil, pues cuenta incluso con escaleras.

Cala Galdana

La cala Galdana

Cala Galdana

También se halla al sudeste de la isla, pero, en este caso, más al oeste que las anteriores. Se trata de una amplia cala que cuenta con numerosas actividades lúdicas. Por ejemplo, puedes alquilar barcas a motor o a pedales. Pese a tener tantos servicios, no es una playa grande. Apenas mide unos cientos de metros de largo por casi cuarenta de ancho. Además, presenta forma de concha, lo cual la hacer muy segura para el baño.

También tienes un aparcamiento para coches al lado del arenal, aunque hay línea de autobuses. Sin embargo, ya que de embarcaciones te hablamos, es una buena idea que llegues a esta cala a bordo de uno de los barcos que recorren la costa menorquina y paran en ella. Ten en cuenta que Galdana es la salida natural al mar de un barranco. Por ello, la rodean espectaculares rocas y mucha vegetación. En consecuencia, las vistas desde el mar son impresionantes.

Después de bañarte en sus aguas cristalinas, te aconsejamos también subir al mirador que está en una de las peñas que enmarcan la playa. Tendrás unas vistas espectaculares de la costa menorquina.

Cala en Porter

La cala en Porter

Cala en Porter

Quizá aún más impresionante es esta cala situada al sur de Menorca. La enmarcan dos imponentes acantilados y cuenta con servicio de hamacas y otras comodidades. Tras disfrutar de sus aguas color azul turquesa, puedes divertirte acercándote a Cova en Xoroi, una cueva natural en la que se ha instalado una discoteca.

Pero, además, cerca de Cala en Porter se encuentra Mahón, la otra gran localidad de la isla y su actual capital. No dejes de visitarla, pues tiene mucho que ofrecerte. Como curiosidad, te diremos que en su término municipal está el punto más oriental de toda España.

Pero te aconsejamos que te acerques a su puerto natural, que es muy bonito y además tiene cuatro islas: las del Rey, del Lazareto, de la Cuarentena y de Pinto. Precisamente, en la bocana del puerto está la fortaleza de La Mola, construida a mediados del siglo XIX para defender la isla.

También debes visitar en Mahón el Bastión de San Roc, un resto de la antigua muralla que protegía la ciudad. Pero, sobre todo, la iglesia de Santa María, con su espectacular órgano, y el convento del Carmen. Por su parte, el edificio del Ayuntamiento responde al estilo neoclásico.

Finalmente, cerca de Mahón tienes el fuerte de Marlborough y los restos talayóticos de Talatí de Dalt. Y, si te acercas a la zona de la Albufera des Grau, verás un paisaje diferente al del resto de la isla.

Cala Mitjana, una de las calas de Menorca más espectaculares

La cala Mitjana

Cala Mitjana

Ubicada al sur de Menorca, también destaca por sus arenas blancas y finas y sus aguas color azul turquesa. Se la considera una cala virgen y te ofrece un paisaje espectacular. No obstante, si te parece poco salvaje, al lado tienes cala Mitjaneta, todavía más pequeña y menos visitada.

Cuenta con un aparcamiento para coches muy cerca y es la salida al mar de un barranco. Por ello, la rodean espectaculares rocas y mucha vegetación. Sin embargo, los accesos a la cala son fáciles. Incluso hay línea de autobús. Pero, si prefieres hacer el trayecto de una manera más cómoda todavía, te recomendamos que lo hagas por mar. Hay varias embarcaciones que recorren la costa de Menorca y paran en ella.

Por otra parte, esta playa se encuentra en el municipio de Ferrerías, donde está el castillo de Santa Águeda, situado en lo alto de la colina homónima. Construido en época árabe sobre una antigua fortificación romana, se cree que fue edificado en el siglo XIII. Desde 1987 es Bien de Interés Cultural.

En conclusión, te hemos mostrados algunas de las mejores calas de Menorca, así como lugares de interés próximos a ellas que podrían ser incluso actividades con niños. Pero hay otros muchos arenales igual de bonitos. Por ejemplo, cala Pregonda, cala Pilar o cala Escorxada.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*