Castillo de Loarre

Castillo de Loarre

En nuestro país podemos encontrar bellos castillos que cuentan con un encanto especial y que todavía se conservan muy bien. Uno de ellos es el Castillo de Loarre, situado en la provincia de Huesca, Aragón, en la localidad con la que comparte nombre. Es un castillo defensivo situado en la zona alta, dominando la llanura de la Hoya de Huesca.

El castillo data del siglo XI y se encuentra en buen estado de conservación. Su construcción fue ordenada por el rey Sancho III para defender la zona y organizar los ataques contra la localidad de Bolea. Se encuentra en un lugar que era de gran importancia, cerca de los Pirineos y dominando la llanura. Hoy en día es un castillo muy turístico que atrae a cientos de personas cada año.

Historia del Castillo de Loarre

Castillo de Loarre

Este castillo parece haber tenido su origen en el siglo X, cuando se construyó una torre sobre esta zona elevada para mostrar el terreno que se había ganado a los musulmanes. Pero el verdadero castillo fue construido bajo la orden de Sancho III, quien conquistó definitivamente las tierras de los alrededores. A lo largo del siglo XI pasó a manos de Ramiro I y fue cuando se creó la torre del homenaje y apareció un núcleo en el entorno del castillo. Más tarde se crearía un monasterio con la orden de San Agustín, por lo que un castillo defensivo se tornaría también un centro religioso. Es posible distinguir las partes más antiguas de las que datan de siglos posteriores, ya que estas están realizadas en sillería bien cortada y pulida proveniente de Jaca.

Las murallas

En muchas ocasiones las murallas no se conservan hasta nuestros días, pero en este castillo podemos ver las murallas que rodean su perímetro en las partes este, norte y sur. En la zona oeste el castillo ya se encuentra protegido de forma natural por la montaña. La muralla cuenta con varios torreones circulares y un muro cuadrangular. En la zona de la muralla se puede ver la entrada a todo el recinto, siendo un arco sencillo flanqueado por dos torreones. La otra puerta que es más antigua se encuentra en el torreón cuadrangular.

El exterior del castillo

Aunque es habitual caminar por la parte interior del castillo, también es muy interesante pasear por la zona exterior del castillo para descubrirlo desde todas sus perspectivas. Es posible ver el ábside de la iglesia, que está dividido en tres partes por líneas con un ajedrezado típico de la zona. El estilo románico es bastante sencillo, aunque podemos ver muchos detalles interesantes como los de los capiteles. Si contamos con una cámara con buen objetivo se pueden ver todos los detalles en estos capiteles, con sus sirenas y aves. De hecho la bonita decoración de los capiteles es uno de sus principales atractivos, ya que se pueden encontrar muchos y muy diferentes. Los motivos vegetales son muy típicos de esta época y se pueden ver en muchos de los capiteles. También se puede ver por fuera una puerta de acceso al castillo con tres arcos de medio punto.

La torre albarrana

Torre albarrana

La finalidad de la torre albarrana no está muy clara, debido a la antigüedad de toda la estructura. Esta torre es anterior a la muralla y se encuentra en la zona en la que se asentó la población que más tarde se trasladó. Se piensa que su principal función era defensiva y que después pudo estar unida a la muralla por pasarelas de madera aunque no se sabe con certeza. Es una estructura muy sencilla de forma rectangular que destaca con una pequeña cúpula en la parte superior y debajo de ella hay unas pequeñas ventanas.

La iglesia de San Pedro

Iglesia

La iglesia de San Pedro tiene el estilo románico propio de la zona de Jaca y destaca la importancia religiosa que tuvo el castillo. En la entrada hay unos capiteles con bellos motivos vegetales. La iglesia cuenta con una nave con dos tramos un ábside semicircular. Se puede ver una bonita bóveda semiesférica y el ajedrezado típico de Jaca. En la iglesia también hay que fijarse en los capiteles, pues muchos de ellos cuentan con figuras de hombres con bestias que son simbólicas.

Torre del Homenaje

Torre del Homenaje

Esta torre del homenaje destaca por su gran altura, por lo que destaca sobre la estructura del castillo. La torre tiene un aspecto fortificado y solamente cuenta con pequeñas ventanas en la estructura. Es posible entrar en ella por la tercera planta y en ella se puede ver una gran chimenea para combatir el invierno.

Patio de armas

Este patio de armas no es realmente grande, pero puede que su tamaño cambiase con el paso del tiempo. El castillo pasó a no ser tan defensivo como religioso, por lo que este patio dejó de tener tanta importancia.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?