Castillo de Peles

Imagen| Wikipedia

Uno de los rincones de mayor afluencia turística en Rumanía es Sinaia, una localidad alpina en el Valle de Prahova que es conocida en el país por sus aguas medicinales, cuyas sales son apreciadas para variados tratamientos. A ello hay que sumar hoteles de lujo, casinos, pistas de esquí y el emblema de Sinaia: el Castillo de Peles, un palacio de arquitectura neorrenacentista con toques sajones.

Esta antigua residencia de la familia real, transformada en museo en la actualidad, es uno de los lugares más visitados del país tras el Castillo de Bran (conocido como Castillo de Drácula). En el siguiente artículo repasamos su historia y todos los detalles para visitarlo.

Historia del Castillo de Peles

Situado a las afueras de la localidad, el nombre de castillo puede darnos la impresión de que no se ajusta a la estructura real del edificio ya que no aparenta tener una función defensiva. De hecho, no fue construido en la Edad Media sino en el siglo XIX como residencia de verano para el rey Carlos I de Rumanía y su esposa Isabel de Wiedn.

Con este castillo, el rey quiso maravillar a la corte europea con una mezcla de modernidad y lujo que no dejaba indiferente. Las obras se iniciaron en 1873 pero el conjunto no se completó hasta 1914. Fue de los primeros castillos del continente en disponer de calefacción central, electricidad, ascensor, alcantarillado y teléfono.

A finales de la década de los 40 del siglo pasado, la propiedad del Castillo de Peles pasó a manos del régimen comunista y se convirtió en un museo en los años 50. Sus puertas permanecieron cerradas entre 1975 y 1990.

Tras un largo litigio, en 2007, los herederos de la monarquía rumana recuperaron el Castillo de Peles y lo alquilaron de nuevo al Estado para que continuara explotándolo como museo nacional.

Imagen| Pixabay

Visita al Castillo de Peles

El Castillo de Peles es espectacular tanto por dentro como por fuera. Mezcla diferentes estilos como el neobarroco, el neorrenacentista, el oriental o el rococó y un tour por el castillo nos permite conocer todos ellos.

El tour básico tiene lugar por la planta baja y es el más llamativo pues incluye todos los grandes espacios del castillo, salvo las estancias privadas. Se puede pagar un extra para añadir al tour básico el tour por la primera planta.

La visita comienza por el Salón de Honor, uno de los sitios más bonitos de Peles. Las paredes están decoradas con madera de nogal, bajorrelieves y esculturas de alabastro. El techo está formado por paneles de vidrio retráctiles que se podían retirar para ver el cielo en verano.

La siguiente estancia es el Salón de Armas, que cuenta con una colección de artículos bélicos y de caza de unas 4.000 piezas, en su mayoría pertenecientes a los siglos XV – XVII. El itinerario continúa por la Oficina del rey Carlos I y la Biblioteca Real, dos estancias totalmente decoradas con madera de roble.

Imagen| Romania Tour Store

Acto seguido se atraviesa la Sala de Música donde podemos contemplar varios instrumentos de época. Después, el Salón Florentino, cuya gran chimenea de mármol llama poderosamente la atención. Le sigue uno de los espacios más impactantes del castillo. Toda la sala está decorada siguiendo el estilo renacentista alemán. La luz entra por unas hermosas vidrieras con temáticas sobre la mitología alemana.

En la recta final del tour básico encontramos las dos salas más exóticas: la Sala Árabe y la Sala Turca. La primera, decorada con nácar y marfil, se usaba para recepciones de la reina y fiestas de té. La segunda se utilizaba para fumar y charlar. En ella destacan los motivos decorativos elaborados con bordados de seda en el suelo, las paredes y el techo.

La última sala del tour básico es la Sala de Teatro, la cual fue convertida en un cine hacia 1906. Lo más llamativo del teatro son las pinturas de las cenefas en las paredes realizadas por el artista Gustav Klimt. En este punto termina el tour básico y solo pueden continuar quienes tengan ticket para el tour opcional.

Tour primera planta

En esta parte se visitan los dormitorios reales, los baños y otras estancias privadas de la familia real. Después de subir por las escaleras se accede a la Sala de Conciertos donde la reina organizaba sus veladas musicales.

Imagen| Travel Away

Exteriores y jardines

Es recomendable reservar una parte de la visita para pasear por los jardines donde se encuentran las esculturas de los reyes y para contemplar el patio interior donde se venden las entradas y se aguarda el comienzo de los tours.

Precio de las entradas

  • Visita básica (planta baja)
  • Adultos: 30 lei (6 euros aproximadamente)
  • Visita básica + tour primera planta
  • Adultos: 60 lei (12,6 euros aproximdamente)

Horarios

Invierno (mediados de septiembre – principios de mayo):

  • Lunes y martes cerrado
  • Miércoles de 11 a 16:15h
  • Resto de días de 9:15 a 16:15h

Verano (principios de mayo – mediados de septiembre):

  • Lunes cerrado
  • Martes de 9 a 16:15h (solo planta baja visitable)
  • Miércoles de 11 a 16:15h
  • Resto de días de 9:15 a 16:15h
¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*