Catedral de Girona

Catedral de Girona

La Catedral de Girona o Catedral de Santa María de Gerona es el punto más turístico de la ciudad, sobre todo desde sus apariciones en alguna serie de moda. Pero esta catedral cuenta con una gran historia y con muchos elementos arquitectónicos y de arte que vale la pena admirar con detenimiento.

Si vas a visitar Girona no podrás dejar de ver su bonita catedral con esas impresionantes escalinatas de acceso. Se encuentra situada en una zona estratégica, en el punto más alto de la ciudad vieja, lugar en el que destaca por encima de cada casa. Con esta referencia es casi imposible que no la veamos y lleguemos a ella para visitarla.

Historia de la Catedral de Girona

Catedral de Girona

Girona fue sede del obispado desde principios del cristianismo en este lugar, por lo que es un punto religioso que siempre tuvo relevancia. Al parecer las obras para mejorar el estado de la ruinosa iglesia comenzaron sobre el año 1015 o incluso antes. Esta primera etapa de construcción utilizó el estilo románico imperante, del cual todavía quedan algunas partes que se pueden ver en la catedral actual como es su conocido claustro. Es una catedral a la que se le fueron añadiendo diversas ampliaciones y cambios a lo largo de los siglos, de ahí que tenga diferentes estilos. La fachada y las escaleras son de los siglos XVII y XVIII en estilo barroco. En la fachada incluso hay algunas esculturas que datan del siglo XX.

Fachada principal

Fachada de la catedral

Uno de los lugares más fotografiados de esta catedral es sin duda su fachada. La vista impone mucho debido a que se encuentra en una zona alta. La bella escalinata de noventa escalones con seis terrazas laterales data del siglo XVII y constituye el marco perfecto para presentar la bonita catedral. La fachada tiene estilo barroco y cuenta con la forma simétrica de un retablo en el que se inspira. Cuenta con varias columnas y frontones en los que se pueden ver diversas figuras como San Pablo, la Virgen María o San José. Desde este punto también podemos ver la torre de 67 metros de altura, que le da un aspecto asimétrico a la fachada.

Interior de la catedral

Interior de la Catedral de Girona

El interior de la catedral vale mucho la pena, ya que se trata de la catedral con la nave gótica más ancha del mundo, que además cuenta con una rica decoración. Al entrar en la nave principal nos encontramos ante una grandiosa nave gótica cubierta por una bóveda. En el primer tramo hay contrafuertes con dos capillas por tramo y en la segunda parte se abren amplios ventanales góticos. Durante todo el tiempo nos acompañará la sensación de grandiosidad de esta catedral. Podemos ver el coro con una sillería del siglo XVI y la zona del presbiterio con la capilla mayor con un retablo del siglo XVII cubierto de plata. El altar de la capilla es una pieza románica de la primera época de la catedral.

Las vidrieras son otro punto que hay que destacar en esta catedral. Hay muchas vidrieras y ciertamente se fueron incorporando en diversas épocas. Algunas incluso datan del siglo XX. Durante el siglo XVIII se destruyeron las que había y todavía no se sabe el motivo, pero se sometieron a un proceso de reconstrucción más tarde. En esta catedral también podremos apreciar el arte funerario, ya que dispone de bastante sepulcros, entre ellos los del obispo Bernardo de Pau o el del Conde de Barcelona Ramón Berenguer II.

Claustro de la Catedral de Girona

Claustro

El claustro es una de las pocas partes de la catedral que quedan de sus primeras construcciones. Este claustro de estilo románico fue creado por el escultor Arnau Cadell durante el siglo XX. Las esculturas cuentan con 122 capiteles en los que se pueden ver figuras talladas y frisos decorados. Entre las escenas que se pueden apreciar hay pasajes del Antiguo y Nuevo Testamento con animales y seres humanos como protagonistas. En el centro del claustro podemos ver también un jardín con un pozo.

Museo de la catedral

En este museo nos encontramos con auténticas joyas de gran importancia. El Tapiz de la Creación es una pieza muy destacada cuyo origen se desconoce. Se cree que puede datar del siglo XI y mide doce metros cuadrados en los que se va relatando el mito de la Creación con dibujos y figuras. En este museo también podremos ver la escultura gótica de San Carlomagno, además de cruces o relicarios. El Beato de Gerona es otra de sus obras, una copia del siglo X realizado por el Beato de Liébana.

La Catedral de Girona es famosa

Una de las curiosidades de esta catedral es que su belleza ha hecho que aparezca en algunas producciones de moda. La más destacada sin duda es Juego de Tronos. Esta ubicación se utilizó para representar al septo de Baelor, por lo que es muy reconocible en la serie, en donde podemos apreciar la fachada y las escaleras de la entrada.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*