Catedral de León

Catedral de León

Hoy vamos a hablar de una de las catedrales más importantes de España, que además se encuentra en pleno Camino de Santiago, por lo que es visitada por miles de peregrinos cada año. Esta impresionante catedral es una obra del gótico y es realmente importante en este sentido, ya que es una de las grandes obras que se conservan en nuestro país en este estilo.

Esta catedral también es conocida como la Bella Leonesa y hace honor a su nombre. Es una de las máximas expresiones del gótico, en el cual se han reducido lo máximo posible los muros, frente al estilo robusto que predominaba en el románico, con una sensación de elevación gracias a las ornamentaciones.

Historia de la Catedral de León

Catedral de León

Esta catedral se construyó sobre una superficie en la que había unas termas romanas, que ocupaban una superficie mayor que la que hoy en día ocupa la catedral. Su historia fue larga, ya que durante la reconquista cristiana se destruyeron estas termas y en su lugar se levantó un palacio, ocupado por Ordoño II. Al vencer a los árabes, este rey decidió construir en lugar del palacio un templo para rendir culto a Dios por otorgarle esa victoria. De este templo no queda constancia en cuanto a su estilo, pero debió de imitar a los que se hacían en los alrededores en el siglo X. Tras revuelta y batallas, esta catedral fue quedando en ruinas. Fue Fernando I de León el que se centraría en reconstruir la catedral junto con la ayuda de Doña Urraca. En esta ocasión la catedral se construiría en el estilo románico que imperaba en ese momento, consagrada en 1073.

Vidrieras de la catedral

Fue en el siglo XIII cuando se comenzó con la construcción de la catedral gótica que conocemos hoy en día. Esta catedral parece haber sido ideada por arquitectos franceses ya que, al igual que su predecesora la catedral de Burgos, tiene la planta de la catedral de Reims. Esta catedral tuvo numerosas reformas y arreglos, ya que la difícil estructura en la que se buscaba prescindir de grandes muros y crear un ambiente repleto de luz creaba problemas arquitectónicos a la hora de soportar la estructura. A esto se le añade la dificultad del terreno, que era inestable y había aguantado numerosas construcciones anteriores.

Exterior de la catedral

Pórtico de la catedral

Una de las partes más llamativas y reconocibles de esta catedral es sin duda su fachada. El exterior demuestra ese estilo gótico en todos sus puntos. La fachada occidental cuenta con dos torres góticas con 65 y 68 metros de altura, por lo que se puede ver que no son totalmente simétricas, ya que se construyeron en momentos distintos. La Torre de las Campanas fue la primera y la Torre del Reloj se construyó casi un siglo después. El triple pórtico que se encuentra bajo las torres es del siglo XIII. Los de los lados se dedican a San Juan Bautista y a San Francisco y el del centro está dedicado al Juicio Final. En estos pórticos se pueden apreciar la esculturas de reyes y apóstoles, un gran trabajo tallado en piedra que ha sobrevivido al paso del tiempo. Sobre el pórtico está el llamativo rosetón con vidrieras del siglo XIII.

En la fachada sur también se pueden ver algunos pórticos importantes. El Pórtico de la Muerte se llama así por tener un esqueleto con alas representado. En el central, llamado Sarmental está la imagen de Cristo. En el lado derecho está el Pórtico de San Froilán, con imágenes dedicadas a este santo.

Interior de la catedral

Interior de la catedral de León

El interior de la catedral también es conocida como la Casa de la Luz y nos daremos cuanta del por qué al entrar. Las 125 vidrieras llenan todo de luz, algo que no es posible en las catedrales románicas en donde hay gruesos muros que no dejan pasar la luz de la misma forma que en el estilo gótico más puro. Desde el rosetón a las vidrieras de las paredes, hay muchos puntos de luz que hacen que sea una catedral diáfana.

El coro de sillería es el más antiguo de toda España. Es de gran valor y está tallado en madera. Los artistas flamencos del siglo XV. El retablo que se encuentra en el Altar Mayor también data del siglo XV, representando la vida de San Froilán. Esta catedral también cuenta con varias capillas.

Claustro de la catedral

Aunque en principio la catedral se creó sin claustro, finalmente sí se hizo, terminándolo en el siglo XIV. Alrededor del claustro se encuentran algunas dependencias, entre ellas el Museo Catedralicio.

Otra de las cosas que se pueden visitar en esta catedral es la cripta en la que se conservan los restos de las antiguas termas romanas. Estos restos fueron descubiertos en 1996 por lo que es algo bastante reciente, y nos permite conocer un poco más de la historia de la catedral. Está situada frente a la fachada sur de la catedral.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*