Catedral de Murcia

Catedral de Murcia

Las catedrales suelen ser puntos de gran interés en las ciudades que se visitan, porque son el principal edificio religioso de estas ciudades. Una catedral no solo es un lugar de culto, sino que también nos habla de distintas épocas y de gran parte de la historia de las ciudades y de sus gentes, de ahí que tengan tanto interés. En esta ocasión hablamos de una catedral que no es de las más conocidas, pero que se merece su atención, la catedral de Murcia.

La catedral de Murcia es la sede de la Diócesis de Cartagena y se encuentra en el casco antiguo de la ciudad de Murcia. Aunque se erigió en el siglo XV, tuvo muchas reformas posteriores que le dan su aspecto actual, en el cual se mezclan varios estilos arquitectónicos. Vamos a ver más en detalle esta catedral.

Historia de la catedral

Esta catedral es conocida como la Santa iglesia catedral de Santa María o Catedral de Murcia. Se ubica en la plaza del Cardenal Belluga en el centro histórico de la ciudad de Murcia. Este templo tiene mucho que ver  con la historia de la ciudad, ya que en este lugar se encontraba la mezquita de Aljama, templo que fue transformado en la iglesia de Santa María. Más tarde, ya en los siglos XIV y XV, se iniciaría la construcción de la actual Catedral de Murcia, consagrada a Santa María. La parte más antigua es el claustro gótico, cuyos restos se pueden visitar en el actual museo catedralicio. Ya hasta el siglo XVIII se fueron realizando reformas posteriores que hicieron que se mezclaran con otros estilos, como el renacentista, el barroco o el neoclásico.

Torre Campanario de la catedral

Catedral de Murcia

Uno de los símbolos más importantes de esta catedral de Murcia es su Torre Campanario, la cual terminó de edificarse en el siglo XVIII, siendo un añadido posterior a la creación de la catedral. Esta torre mide 93 metros y es la segunda más alta de España después de la Giralda de Sevilla, de ahí que constituya hoy en día uno de sus elementos más importantes. Debido a que su ejecución se alargó durante varios siglos, cuenta con varios estilos diferentes. En la primera zona se puede ver el estilo renacentista con toques del plateresco hispano, en el segundo cuerpo de la torre se continuó en el renacentista pero más puro. La zona elevada del campanario fue creada en estilo rococó y la cúpula tiene un estilo neoclásico. Hay que destacar que la torre tiene un total de veinte campanas, todas con su propio nombre. Desde el Museo Catedralicio se realizan visitas guiadas a la torre del campanario.

Exterior de la catedral

Catedral de Murcia

En la zona exterior de la catedral hay muchos puntos en los que fijarse. La Puerta de los Apóstoles, que da a la zona sur, es de estilo gótico florido, con una puerta con arquivoltas y decoración inspirada en el Antiguo Testamento. En la zona norte está la Puerta de las Cadenas en estilo plateresco. En la fachada principal nos encontramos con un bello estilo barroco. Esta fachada sustituyó a la anterior, que se vio dañada por las continuas riadas en la zona.

Interior de la catedral

Catedral de Murcia

Dentro de la catedral hay que destacar que cuenta con 23 capillas, dedicadas a los santos patronos y también a sepulcros de obispos y nobles. Entre las capillas destacan algunas como la Capilla de los Velez de estilo gótico flamígero con una cúpula estrellada de diez puntas que es de gran belleza. La Capilla de Junterón es una obra del renacimiento español. Hay otras que se pueden ver también como la de San Antonio o la Inmaculada. Hay que destacar la Capilla Mayor, en la que hay un retablo de estilo neogótico. Por otro lado, en el interior se puede visitar el antiguo sepulcro de Alfonso X de Castilla.

Museo Catedralicio

Museo Catedralicio

El Museo Catedralicio es otro de los lugares interesantes en esta catedral y se encuentra en donde estaba la Sala Capitular del claustro gótico antiguo. Vale la pena terminar la visita descubriendo algo de la historia de la catedral y de sus importantes obras.  En este museo se pueden ver diferentes piezas artísticas del mundo religioso que cuentan con gran valor, además de algunos restos históricos de la antigua mezquita o del claustro. En su colección podremos ver pinturas y retablos. Destacan los bellos retablos de estilo gótico como el de Santa Lucía y la Virgen de la Leche o el de San Miguel. También hay obras de orfebrería como la Custodia del Corpus. En las esculturas podemos ver el Sarcófago de las Musas. Por otro lado, se puede ver una curiosa colección de antiguas ropas eclesiásticas y cuentan con la antigua campana Mora del siglo XIV. Desde este museo se puede realizar la visita a la torre del campanario.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*