Catedral de Sevilla

Imagen| Canal Sur

Declarada Patrimonio de la Humanidad, junto con el Real Alcázar y Archivo de Indias, la Catedral de Sevilla es el templo gótico más grande del mundo en la actualidad y el que cuenta con mayor superficie tras San Pedro en el Vaticano y San Pablo en Londres.

Tiene su origen en una mezquita y en ella están enterradas personalidades tan ilustres como Cristóbal Colón, el rey Fernando III el Santo o Alfonso X el Sabio. A continuación, nos adentramos en los muros de la Catedral de Sevilla para conocer mejor este maravilloso lugar tan querido por los ciudadanos.

Historia

Tiene su origen en una mezquita, la que ordenó construir el califa Abú Yuqub Yusuf a finales del siglo XII siendo su alminar uno de los iconos de la ciudad: la célebre Giralda.

Años después, cuando el rey Fernando III el Santo reconquistó Sevilla para la cristiandad, el templo musulmán pasa a convertirse en la iglesia de Santa María y la Catedral de la ciudad y manda edificar una capilla real en la que sería enterrado.

Más tarde, tanto la Catedral de Sevilla y la Giralda sufrieron muchas modificaciones para convertir este templo en el que hoy existe.

Imagen| La Península Ibérica

Exterior de la Catedral de Sevilla

Es natural que un templo de tan grandes dimensiones tenga más de un acceso. La Catedral de Sevilla posee nada más y nada menos que diez puertas.

La puerta más frecuentada de la Catedral es la Puerta del Príncipe o de San Cristóbal, que da a la Plaza del Triunfo y por la que acceden los visitantes. Otras tres de ellas dan a la Avenida de la Constitución. La Puerta del Bautismo y la Puerta del Nacimiento son de las más longevas del templo, y la Puerta de la Asunción es la principal del templo.

Las puertas de Campanillas y de Palos dan a la Plaza Virgen de los Reyes. Esta última situada junto a la Giralda, es por donde salen todas las hermandades de la Semana Santa de Sevilla.

Al Patio de los Naranjos dan La Puerta del Lagarto, la Puerta de la Concepción y la Puerta del Sagrario. La última de ellas es la Puerta del Perdón que da a la calle Alemanes. Es la más antigua al ser la única que se conserva de la mezquita almohade.

Imagen| Catedral de Sevilla

Interior de la Catedral

Decíamos que en la actualidad la Catedral de Sevilla es el templo gótico más grande del mundo pero lo cierto es que este templo no tiene planta de cruz latina como el resto de iglesias góticas sino cuadrada, pues fue erigida sobre una antigua mezquita.

Por otro lado, la Catedral de Sevilla tiene muchas puertas, pero en capillas y altares tampoco se queda corta. Uno de los espacios más fascinantes es la Capilla Real que fue ordenada construir por el rey Fernando III el Santo, quien también está enterrado allí junto a su esposa Beatriz de Suabia, Alfonso X el Sabio o Pedro I el Cruel, entre otros. Otra de las sepulturas que se pueden ver en el interior es la de Cristóbal Colón.

En el Alta Mayor del templo se encuentra el Retablo Mayor, el cual es el más grande de la cristiandad. Una espectacular obra de arte elaborada en madera policromada con casi 400 metros cuadrados de superficie que se puede contemplar rodeada de una gran reja.

Imagen| Catedral de Sevilla

Cubiertas de la Catedral

Las cubiertas de la Catedral de Sevilla son muy populares porque desde hace unos años se organizan visitas guiadas para que los visitantes puedan ver unas vistas panorámicas únicas de la ciudad, la Giralda y el propio templo. También es una manera muy diferente para descubrir cómo se construyó y para contemplar sus vidrieras.

La visita tiene una duración de casi una hora y media. Las entradas pueden comprarse tanto en la taquilla como en la propia web del monumento. El precio de las visitas a las cubiertas ronda los 15 euros e incluye la entrada libre a la Giralda y a la Catedral.

Entrada a la Catedral

La Catedral de Sevilla ofrece diferentes tipos de visita. Puede visitarse de manera conjunta la Catedral, la Giralda y el Salvador. O bien visitar las Cubiertas de la Catedral o sólo el Salvador.
No obstante, durante el recorrido cultural hay zonas a las que no se permite el acceso. Tal es el caso de la Capilla Real, sólo abierta para el culto.

Horarios de la Catedral

La Catedral está abierta de 11.00 a 15.30 los lunes. De martes a sábado abre de 11.00 a 17.00 horas y de 14.30 a 18.00 horas los domingos.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*