Como Fátima en Portugal o Lourdes en el sur de Francia, en la región de los Balcanes existe un lugar de peregrinación para los devotos católicos del mundo: la localidad de Medjugorje, en Bosnia-Herzegovina, donde los creyentes aseguran que la Virgen María se apareció a seis niños croatas el 24 de junio de 1981.