Kiev reúne perfectamente la historia medieval con la moderna: catedral y murallas, cuevas, edificios soviéticos, tanques rusos y el recuerdo de Chernobyl.

publicidad