Si te gusta la historia del Conde Drácula puedes visitar el Castillo de Bran en Rumanía... ¡y hasta pasar una inolvidable noche de Halloween!