Cercedilla, destino cerca de Madrid

No muy lejos de Madrid está el pueblo de Cercedilla, un sitio que se popularizó de la mano del turismo en la sierra hacia fines del siglo XIX. Los aventureros llegaron aquí subidos a un nuevo medio de transporte, rápido, algo ruidoso pero efectivo: el tren.

Los veraneantes de esa época llegaron aquí escapando brevemente de la capital para disfrutar del paisaje, el aire puro, la nieve en invierno y el sol en verano. Desde entonces Cercedilla es un destino de recreo.

Cercedilla

Está en la Sierra de Guadarrama, cordillera interior de la península ibérica de unos 80 kilómetros de largo y con una altitud mayor de 2428 metros. Divide la cuenca del Duero de la cuenca del Tajo.

Cercedilla está a unos 57 kilómetros de Madrid así que pertenece a la Comunidad Autónoma de Madrid. Se ubica a una altitud de 1188 metros y tiene buenas comunicaciones con las ciudades aledañas. Desde Madrid, por ejemplo, las líneas de autobús 684 y 685 te dejan aquí, y la red de cercanía de RENFE te deja también a través de la línea C8b.

Cercedilla tiene apenas 40 kilómetros cuadrados y alrededor de 6.700 personas habitación aquí. Entre sus tesoros hay algunos que se remontan a la época romana pero básicamente se trata de un destino de turismo de sierra y sus edificios más emblemáticos se remontan al siglo XIX.

Turismo en Cercedilla

La Calzada Romana de la Fuenfría es parte de la ruta que unía Segovia con Miacum, cruzando la Sierra de Guadarrama por el Valle de la Fuenfría, su puerto y el Valle de Valsaín. Felipe V la modificó bastante en 1722 pero la original data de la época del emperador Vespasiano, entre los años 69 y 79 a.C.

El puerto de la Fuenfría es un paso de montaña que cruza la sierra y une Segovia y Madrid. Tiene una altitud de 1796 metros y está entre la sierra de La Mujer Muerta y Siete Picos. Lo crearon los romanos como vía de comunicación y hoy en día solo tiene uso deportivo. Es en el puerto que se cruza con la vieja calzada romana, la pista forestal La Calle Alta, la Carretera de la República y los senderos que trepan a las montañas.

El Valle de la Fuenfría está dentro de Cercedilla, es la frontera natural de Segovia. Se orienta del norte a sur y tiene un largo de más o menos seis kilómetros con un ancho de dos metros y medio. Lo cruzan muchos arroyos pero el más importante es el arroyo de la Venta, cruzado a su vez por tres puentes de origen romano. Hay mucha vegetación, bosques de pinos frondosos, por ejemplo.

Más arriba nombramos la Carretera de la República, también llamada Carretera Puricelli. Es una pista forestal que pertenece a Cercedilla: comienza en la zona de recreo Las Dehesas y va hasta el puerto de la Fuenfría. Si quiere uno sigue un poco más hasta su punto final real, la base de la Peñota. Esta ruta data de los años ’30 del siglo XX y cuando se construyó la idea era unir Cercedilla con Valsaín, pero durante la Segunda República quedaron en suspenso por la protesta de ecologistas.

Entonces, la pomposa carretera quedó en una simple pista forestal sin asfaltar que hoy en día es super transitada por senderistas y ciclistas. No está asfaltada pero es firme y tiene una pendiente suave así que los ciclistas están de parabienes. Además, hay muchos miradores y desde ellos se tienen vistas estupendas del valle. Por ejemplo, el Mirador de Vicente Aleixandre o el Mirador de Luis Rosales y el Mirador de la Reina, con una bonita vista panorámica.

Las Dehesas de Cercedilla es una zona de recreo, el sitio ideal para disfrutar del bosque de pinos. Es muy popular entre los habitantes del pueblo y de la zona en general, hasta de los madrileños que llegan desde la capital. Es realmente un sitio hermoso para caminar por la Calzada Romana, por entre los pinos silvestres, pasear en bici, quedarse un rato en los miradores, recorrer el parque de aventuras, Eco Parque, o refrescarte en las piscinas naturales, practicar remo, escalada…

Este año las piscinas naturales de Cercedilla abren de lunes a domingo de 10 am a 8 pm. Entran miles de personas pero no se permiten animales. El agua de las piscinas de Las Berceas viene de arroyos de la zona y se la trata para las piscinas.. Si no tienes coche puedes tomar el autobús turístico del ayuntamiento de Cercedilla que te lleva a Las Berceas, pero solo los fines de semana y días festivos. La entrada es de 6 euros por adulto y 7 los fines de semana. Hay abonos.

Entre todo lo que hay por aquí no puedes dejar de conocer la Ducha de los Alemanes, una cascada que está escondida en la zona central de la sierra, en el Valle de la Fuenfría. Tiene dos metros de alto y pertenece al arroyo de Navazuela. Es pequeña, sí, pero es pintoresca porque la envuelve un bonito bosque de pinos. Llegas aquí siguiendo la Calzada Romana tras caminar 45 minutos saliendo ya de la Dehesa de Cercedilla. Apuntalo.

Más allá de caminar o andar en bici también puedes trepar al ferrocarril eléctrico de Guadarrama. Este trencito recorre la cara sur de los Siete Picos uniendo Cercedilla con el Puerto de Navacerrada, pasa un túnel y llega hasta el Puerto de Cotos. No es otro que la línea C-9 de Cercanías Madrid y es puramente turístico. No es exactamente en Cercedilla, pero sí es muy cerca.

Amén de estos lugares turísticos más naturales puedes visitar también la ermita de Santa María que es del siglo XVIII, la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen, la de San Sebastián o la de Nuestra Señora de las Nieves que es del siglo XVI. Hay además un puñado de puentes en la localidad, bonitos para conocer, una antigua herrería llamada El Potro y un par de fuentes.

Finalmente, dependiendo de la época del año en la que vayas Cercedilla tiene algunas tradiciones y fiestas populares como las fiestas de la Natividad de Nuestra Señora, que duran cinco días, las Fiestas de San Sebastián el 20 de enero, Semana Santa o la Fiesta de Aurrulanque que cae para estas fechas, a fines de julio.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?