Chimeneas de Hadas

Imagen| Pixabay

La geología es caprichosa y más diversa de lo que nos pueda parecer a simple vista. Un ejemplo de ello son las chimeneas de hadas, también conocidas como hoodoo, demoiselle coiffée o pirámides.

Se trata de formaciones rocosas que se yerguen imponentes como si fueran rascacielos de Nueva York. Torres de piedra cincelados por el viento, la lluvia y el hielo que pueden superar los 40 metros de altura y cuyas formas de fantasía nos recuerdan a otros mundos que en realidad también se pueden observar en el nuestro. Este tipo de columnas de roca no son exclusivas de una sola zona del planeta. Se pueden observar en distintos lugares. ¡Te mostramos dónde!

Capadocia (Turquía)

Capadocia es uno de los lugares más especiales que existe en Turquía. Naturaleza e historia se mezclan para regalar al visitante momentos inolvidables. Uno de los secretos que esta región guarda son las chimeneas de hadas que han dado lugar a unos de los paisajes naturales más hermosos del país.

Una leyenda cuenta que Capadocia estaba habitada por hadas y por seres humanos. Las uniones mixtas estaban prohibidas por el bien y la continuidad de ambas especies una norma que no siempre era acatada. Según esta historia, una vez un hada y un hombre se enamoraron tanro que no podían renunciar a sus sentimientos. Entonces, la reina de las hadas tomó una decisión drástica: transformó a las hadas enamoradizas en palomas y a los hombres les arrebató la capacidad de verlas. Sin embargo, pudieron quedarse al cuidado de las aves.

Un dato a tener en cuenta a la hora de observar las chimeneas de hadas en Turquía es que se pueden encontrar en lugares áridos y secos como los desiertos. Por esta razón, en la región de Capadocia hay ejemplos espectaculares de chimeneas de hadas en concreto cerca de Aktepe, ubicado al norte de Capadocia. No obstante, tampoco puedes perderte las zonas de Uçhisa o el Valle del Palomar.

Parque Nacional Bryce Canyon (Estados Unidos)

Imagen| Pixabay

Situado al sudoeste del estado de Utah y próximo a la ciudad de Kanab se localiza el Parque Nacional Bryce Canyon, el cual parece sacado de un reino de fantasía. Quizá en ninguna parte del mundo la erosión natural sea más evidentes que en este lugar del oeste de Estados Unidos.

El viento, el agua y el hielo erosionaron el corazón de la meseta de Paunsaugunt para descubrir un desierto de chimeneas de hadas o hoodoos. Los nativos americanos creían que las chimeneas de hadas se trataban de seres antiguos petrificados por los dioses.

Esto dio lugar a un hermoso anfiteatro rodeado de acantilados y torres de piedra que es posible recorrer a caballo o a pie. Por la noche conviene mirar es al cielo porque éste es uno de los lugares más oscuros del planeta donde se pueden observar las estrellas con mayor nitidez.

España

Imagen| Pixabay

En el Valle del Ebro se encuentran varias chimeneas de hadas, en concreto en un sitio llamado A Peña Sola de Collas en la comarca aragonesa de Cinco Villas. Sin salir de la misma comunidad autónoma, en Alto Gállego también se pueden observar columnas de piedra en un rincón que se conoce como Señoritas de Arás así como en la comarca de Campo de Daroca en Biescas.

Otros lugares en España donde también hay chimeneas de hadas es en el desierto de las Bárdenas Reales, en Castildetierra (Navarra).

Francia

Imagen| Pixabay

Aunque parezca imposible, el sur de Francia aún guarda secretos a descubrir para los viajeros. En la región de Pirineos Orientales, donde se halla la ciudad de Perpignan, se encuentra Les Orgues d’Ille sur Têt una impresionante formación rocosa con vistas a la montaña del Canigó que ha sido esculpida por el agua y el viento a lo largo de los siglos.

El paisaje de Orgues d’Ille sur Têt cuenta con estructuras de piedra que parecen labradas por un escultor anónimo como son las chimeneas de hadas. Se asemeja a un anfiteatro de paredes cortadas en enormes columnas. El paisaje es árido y aunque las chimeneas de hadas parecen haber estado impertérritas durante años, lo cierto es que son más frágiles de lo que parecen pues el agua de lluvia y el viento las modulan paulatinamente y las transforman en algo nuevo.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*