Cinco experiencias en Japón que no debes perderte

Japón

Japón es uno de los destinos turísticos en Asia. No está entre los más elegidos, tal vez su condición insular y sus precios influyen en eso, pero es un destino que literalmente va a volarte la cabeza. Cuando fui por primera vez era estudiante de japonés y me encantaba el manga y el anime (el cómic y la animación japonesa), así que era una especie de Meca para mí.

Pero a decir verdad más allá de esa temática puntual descubrí un país precioso, con gente amable, paisajes naturales encantadores y una cultura entre antigua y moderna que me resultó fascinante. Tanto que he vuelto en dos oportunidades más y estoy organizando otro viaje. Así que si estás a punto de debutar en un viaje a Japón creo que estas son las cinco experiencias que no puedes perderte:

Los templos japoneses

Templo Kiyomizudera

Hay templos en todas partes y algunos son muy antiguos. Hay que decir que las bombas de la Segunda Guerra Mundial destruyeron muchos de ellos y hay varios que son buenas reconstrucciones, pero ya sabes cómo son los japoneses, trabajan al destalle. Los templos son budistas y si bien hay en todas partes los más importantes se concentran en ciertas regiones o ciudades. Algunos son museos y otros siguen funcionando.

Básicamente tienen una estructura compuesta por un Salón Principal donde están los objetos que se consideran sagrados, la Sala de Lectura que se destina a reuniones y lecturas y también exhibición de este tipo de objetos., las puertas que marcan la entrada a los alrededores, a veces hay una principal y varias secundarias, la Pagoda, estructura heredad de India que suele tener tres o cinco pisos y suelen guardar alguna reliquia de Buda, un cementerio y una campana que cada Año Nuevo toca 108 campanadas.

Templo Sanjusangendo

Los mejores sitios para visitar templos son Kamakura, Kioto y Nara. Todo en los alrededores de Tokio y dentro de la ruta turística más clásica.

  • En Kioto:  los templos Honganji, el Kiyomizudera, Ginkakuji, Sanjusangendo, Nanzenji y el Kodaji son para mí los mejores. Son lindos, tienen parques agradables y algunas una vista soberbia, como el Kiyomizudera.
  • En Nara: el Templo Todaji, el Kasuga Taisha, el Toshodaiji y el Horyuji, el edificio de madera más antiguo del mundo.
  • En Kamakura: el Templo Hasedera, el Templo Hokokuji con su bosque de bambú, el Engakuji y el Kenchoji, aunque hay muchos más.

Los castillos japoneses

Castillo Himeji

La historia de los castillos japoneses es parecida a la de los castillos medievales, la defensa ante el caos interno y la rivalidad entre señores poderosos. A mediados del siglo XIX termina la era feudal y muchos de esos castillos se destruyeron: los que quedaron sufrieron de nuevo las bombas de la guerra. Hay doce castillos originales, de antes de 1868, originales o casi originales, y otros que son reconstrucciones y que albergan museos.

Castillos originales:

  • Castillo Himeji: es elegante, enorme, blanco. Es Patrimonio Mundial y sobrevivió a todo. Está en Himeji, a unas 3 horas y media de Tokio.
  • Castillo Matsumoto: es el más completo de todos los castillos originales, está en Matsumoto y desde su sexto piso las vistas son geniales. En tren estás en dos horas y media desde Tokio.
  • Castillo Matsuyama: está en esa ciudad, sobre una colina que mira al Mar Interior Seto. En tren tardas tres horas y media desde Tokio hasta Okayama y ahí haces trasbordo a Matsuyama en un viaje de dos horas y media más.
  • Castillo Inuyama data del siglo XVI y se alza sobre el río Kiso y llegas en tren desde Nagoya.

Castillo Osaka

Entre los castillos reconstruidos

  • Castillo de Osaka: está cerca de la estación, tiene elevador y buenas vistas. No mucho más.
  • Castillo de Hiroshima: es de color negro.
  • Castillo de Ueno
  • Castillo de Nagoya: llegas en tren desde Tokio pero no es brillante así que si no vas a Nagoya, no vale la pena.

 Las termas japonesas

Onsen

Se les llama onsen y son termas naturales. La costumbre de bañarse en termas es super popular en Japón así que debes vivir la experiencia. Si viajas en grupo, amigos o amigas, es más fácil compartir este momento porque los baños termales suelen estar dividos por género. Los que no obligan al uso de traje de baño, pero no es lo mismo. Hay varios tipos de onsenes, de acuerdo a los minerales del agua, y también hay pueblos enteros dedicados a esto.

Onsen 1

A veces hay onsenes públicos y también hay ryokans, albergues tradicionales japoneses, que tienen sus propias termas. Ahí puedes vivir la experiencia completa: dormir, comer y bañarte. Si no, como visitante, puedes pagar el uso del onsen público. En los alrededores de Tokio hay onsenes en Hakone,  Kusatsu, Minakami, Nasu, el popular Ikaho y el Kinugawa, muy cerca de Tokio. En realidad si vas a viajar por todo el país encuentras un onsen allá donde vayas.

Los festivales japoneses

Festival de Kasuga Taisha

Son divertidos y suele haber varios por temporada así que cuando tengas la fecha de tu viaje busca cuál te toca. La contrapartida de esto es que suele haber mucho turismo interno y cuando se movilizan millones de personas al mismo tiempo es complicado. Cada santuario sintoísta celebra sus festivales o matsuris. Tienen que ver con la temporada o con un evento histórico y algunos duran varios días.

Hay desfiles, carrozas, tambores y son muy coloridos. No creo que vayas a visitar Japón en invierno, es muy gris y fío, pero si vas a partir de febrero te recomiendo estos:

  • En febrero: en Nara tiene lugar el Festival del Templo Kasuga Taisha. El templo tiene infinidad de caminos bordeados con lámparas de piedra, tres mil más o menos, que se encienden. Es inolvidable caminar por allí de noche.
  • En marzo: también en Nara tiene lugar el Omizutori en el Templo Todaiji. Se encienden antorchas en todo el balcón superior del templo y es precioso.
  • En abril y de nuevo en octubre: en Takayama se celebra dos veces, en primavera y en otoño, este festival con desfile de carrozas por el casco histórico de esta ciudad encantadora.
  • En mayo: en Kioto es el Aoi Matsuri con un desfile de 500 personas vestidas con ropas feudales aristocráticas. En Tokio, cerca del día 15, es el Kanda Matsuri, una semana entera de eventos con una enorme procesión por las calles de Tokio. Para esas fecha tiene lugar el Matsuri Sanja en el santuario Asakusa, en el centro de la capital, muy turístico.
  • En julio: si vas a Kioto podrán asistir al Gion Matsuri del Santurario Yasaka, uno de los tres mejores festivales de Japón con carrozas que miden más de 20 metros. En Osaka está el Tenjin Matsuri, otro importante festival, muy concurrido
  • En agosto: este es uno de los festivales más vistosos, el Kanto Matsuri en la ciudad de Akita. Llama la atención por que la gente pasea por la calle con altísimas linternas de bambú, colgadas en palos de bambú.

Gion Matsuri

Cada mes tiene sus propios matsuris así que te recomiendo lo mismo que con los onsen. Busca fecha, lugar y evento. Japón nunca defrauda.

Gastronomía de Japón

Tempura

Aquí no todo es sushi. Siempre digo que a eso no podemos resumir la cocina japonesa. Estamos más acostumbrados a probar variedades de cocina china y la japonesa parece siempre elegante y fina, pero hay muchos platos comunes y corrientes que son manjares. Manjares económicos, lo que es todavía mejor.

¿Y qué conviene comer en Japón?

  • Yakitori: son brochetas de pollo grillado, distintas partes del pollo, que se cocinan sobre carbón y son baratos. Hay variedades y es una de las comidas callejeras más populares.
  • Tempura: se trata de piezas de pescados o vegetales fritas. Originalmente de Portugal se hicieron populares en todo Japón y hay distintos tipos. Suele comerse como plato prinicpal o acompañando arroz, soba o udon,
  • Ramen: la clásica sopa de fideos llegada de China pero adaptada con sabores nipones. Económica y hay tiendas especializadas y que solo venden udon por todas partes.
  • Soba: fideos de harina de alforfón, como espaguetis, que se sirven fríos o calientes. Algunas variedades se comen todo el año, otras solo por estación. Incluso puedes comprarlo en los supermercados.
  • Udon:  son fideos japoneses de harina de trigo, mas finos que los de soba, blancos y algo pegajosos.

Visitar un templo, visitar un castillo, bañarse en una terma, asistir a un matsuri y comer. Todo eso no puedes perderte en Japón.

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *