Cinco planes para disfrutar del calor en Semana Santa (II)

En plena ola de frío polar en la que nos encontramos y con Semana Santa a la vuelta de la esquina, somos muchos los que ya estamos planeando cuál será nuestra próxima escapada durante en el puente. A ser posible a un lugar cálido y cercano, que nos permita disfrutar del buen tiempo, de la naturaleza al aire libre y del sol. A continuación, proponemos cinco destinos para disfrutar del calor en Semana Santa.

Mallorca

Calas de Mallorca

Situada frente a las costas del Levante español, en pleno mar Mediterráneo, Mallorca se presenta como el destino turístico ideal para quienes desean disfrutar de la playa y el sol en Semana Santa. Con un bonito casco antiguo, una programación cultural muy interesante y múltiples rincones por descubrir, en Mallorca hay mucho que ver.

Visitar la Catedral gótica, los vestigios árabes de la Almudaina, el Castillo de Bellver, museos como los de la Fundación Juan March o Barceló, o tomarse un café en el Passeig des Born, son algunas de las actividades que se pueden hacer aquí.

Sin olvidar las maravillosas las maravillosas playas y calas que han hecho mundialmente conocida a la isla. Playa Sa Canova, Cala Mesquida o Cala Varques son algunas de las más populares.

Lanzarote

Parque Nacional de Timanfaya

Lanzarote puede ser considerada una isla que lo tiene todo. Reúne espectaculares playas, un clima benigno, hermosos pueblos, un parque nacional y un paisaje de roca volcánica muy singular. Cada vez son más los viajeros independientes que llegan hasta Lanzarote para disfrutar de la naturaleza en estado puro.

Como por ejemplo en el Parque Nacional de Timanfaya, en el municipio de Yaiza. Su origen se remonta a las erupciones volcánicas que devastaron la isla entre 1730 y 1736 y que cambiaron el paisaje convirtiéndolo en un territorio casi lunar. La entrada al Parque Nacional de Timanfaya cuesta nueve euros e incluye un itinerario en autobús de casi una hora de duración con una locución que explica los paisajes volcánicos.

Por otro lado, la Semana Santa puede ser una buena ocasión para conocer el recién inaugurado Museo Submarino de Lanzarote, el cual contiene la obra del artista británico Jason deCaires Taylor. Este museo se sitúa en el litoral suroeste de la isla, en una espacio cercano a Las Coloradas en el municipio de Yaiza, que reúne las mejores condiciones para su instalación al encontrarse al abrigo de las grandes corrientes marinas que afectan a la costa norte de Lanzarote.

No sólo es una actividad lúdica y cultural sino solidaria pues quien visite el Museo Submarino de Lanzarote colaborará con investigación y divulgación de la riqueza de las especies y los fondos marinos de Lanzarote ya que un 2% de los ingresos que genere el museo irá destinado a esta iniciativa.

Córdoba

La Mezquita- Catedral de Córdoba

La ciudad andaluza presume de iglesias, palacios, arte, cultura y buena gastronomía. El gran icono cordobés es su Catedral-Mezquita, cuya belleza consigue sorprender al turista siempre que la visita. Y es que por mucho que los libros de Historia hayan intentado describir la grandeza del Califato de Córdoba, el visitante no es consciente de ello hasta que visita la Medina Azahara. El área más atractiva es la político-religiosa, donde se alzan a la intemperie joyas como el Gran Pórtico, la Casa de la Alberca, la Casa de Yafar o el salón de Abd al-Rahman III, el último resquicio de su palacio.

Otro de los monumentos más importantes de Córdoba es el Alcázar de los Reyes Cristianos, una antiquísima fortaleza de origen musulmán pero rehabilitado por el rey Alfonso X. Fue declarado Bien de Interés Cultural en 1931 y forma parte del casco histórico de la ciudad, el cual en 1994 fue declarado también Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

El centro de Córdoba es un laberinto de callejuelas y casas blancas que conducen al turista a un mundo de coloridas macetas, suelos empedrados y tabernas andaluzas en las que disfrutar de un buen aperitivo a base de salmorejo, los embutidos de la sierra o los clásicos flamenquines.

Valencia

Archidiócesis de Valencia

Valencia representa la escapada perfecta en Semana Santa. Se trata de una ciudad acogedora y llena de atractivos monumentales, gastronómicos y culturales para pasarlo en grande. De corazón gótico y abierta al Mediterráneo, su esencia se respira en cada rincón de su casco histórico.

La mejor manera de conocer Valencia es paseando. Así el viajero tiene la oportunidad de conocer todos los contrastes entre la modernidad y la tradición presentes en la ciudad. Durante la estancia en la localidad es visita obligada el Mercado Central, la Torre del Miguelete, la Lonja, la Catedral de Valencia o la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

También es recomendable visitar los Jardines de Monforte, un espacio desconocido incluso para algunos valencianos, donde en un día soleado es una auténtica gozada sentarse en uno de sus bancos ver la gente pasar o leer un libro tranquilamente.

Granada

La Alhambra de Granada

Granada puede presumir de ofrecer a sus visitantes tanto costa como montaña. Estos atractivos naturales, junto a la gran riqueza cultural de la zona, hacen de la región un lugar único para el turismo. Las playas de Motril. Albuñol o Almuñécar conviven con Sierra Nevada, donde los amantes del esquí podrán disfrutar de algunas de las mejores pistas de España.

No obstante, Granada es célebre por su patrimonio histórico-cultural. Especialmente por La Alhambra, una joya del patrimonio universal que fue construida entre los siglos XIII y XIV, siendo uno de los lugares destacados del reino nazarí. En la actualidad La Alhambra se ha convertido en un atractivo turístico de gran relevancia. Tanta que incluso llegó a ser propuesta para formar parte de la nueva lista de las Siete Maravillas del Mundo.

Pero Granada cuenta con más encantos aparte de esta fortaleza. Por ejemplo, la Catedral de Granada puede presumir de ser la primera iglesia renacentista de España. En su Capilla Real descansan los cuerpos de los Reyes Católicos, su hija Juana y su yerno Felipe el Hermoso.

También son muy populares los baños públicos de El Bañuelo, de origen árabe, unos de los más completos que se conservan en España. Se construyó en el siglo XI y fue declarado Monumento Nacional en 1918. Desde entonces ha sido restaurado en múltiples ocasiones para mantenerlo en buen estado.

Por último, el Corral del Carbón es un enclave único de visita obligada en Granada. Construido durante el reinado nazarí, este lugar se utilizaba como posada o como almacén de productos. Es el único edificio de este género que se conserva íntegramente en nuestro país por lo que merece la pena conocerlo.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*