Cinco razones de peso para conocer Teruel

Sepulcro Amantes Teruel

De las tres provincias que conforman la comunidad de Aragón, probablemente Teruel sea la gran desconocida. Sin embargo, se trata de una ciudad fascinante no sólo en cuanto a su historia sino también en cuanto a su rico patrimonio cultural y su deliciosa gastronomía. Desde que hace más de una década sus habitantes reivindicasen más inversiones e infraestructuras para crecer con el célebre lema “Teruel existe”, esta provincia ha demostrado que tiene mucho que ofrecer también a nivel turístico.

Si todavía no conoces Teruel, a continuación te damos varias razones por las que debería convertirse en destino de tu próxima escapada.

Teruel, capital del arte mudéjar

catedral teruel

En Teruel encontramos uno de los mejores ejemplos de arte mudéjar del mundo, lo que le ha valido ser reconocida por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad. El mudéjar es una simbiosis del románico y gótico propios de Occidente y de los elementos decorativos más característicos de la arquitectura musulmana. Este estilo solamente se dio en la península Ibérica, que fue el lugar en el que convivieron durante varios siglos ambas culturas. A cualquier visitante que le guste el arte medieval, sin duda disfrutará contemplado el rico patrimonio histórico artístico de Teruel.

La catedral de Santa María fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1986 junto a la torre y el cimborrio del templo. Su torre data de 1257 y pertenece al modelo torre-puerta de gran trascendencia en el arte turolense. Es uno de los primeros monumentos del mudéjar aragonés. Está considerada como la Capilla Sixtina del arte mudéjar gracias a su techumbre de madera policromada decorada con motivos medievales que ofrecen una visión completa de la sociedad de la Edad Media.

Las torres mudéjares más antiguas son la de San Pedro y la de la Catedral. Pertenecen a mediados del siglo XIII. Su decoración es sobria en comparación con las que se levantaron posteriormente y tiene una clara influencia románica. Ya en el siglo XIV, se levantaron las torres de El Salvador y San Martín. A su construcción se le adjudica una trágica leyenda de amor que cualquier turolense sabe contar. Ambas son de mayor tamaño que las anteriores, tienen rasgos góticos y poseen una exuberante riqueza decorativa.

iglesia san pedro teruel

La iglesia de San Pedro de Teruel es otro de los mejores exponentes del arte mudéjar aragonés. Se ubica cerca de la plaza del Torico (centro neurálgico de la ciudad) y data del siglo XIV pese a que su torre es más antigua.

Su estilo es gótico-mudéjar pero a lo largo del tiempo sufrió varias transformaciones, pero la más importante tuvo lugar a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, cuando el turolense Salvador Gisbert pintó sus muros con cierto aire modernista historicista tan de moda a principios de siglo. Esta iglesia es célebre porque en 1555 se descubrieron, en el subsuelo de una de las capillas laterales, las momias de los Amantes de Teruel que ahora reposan en un bello mausoleo contiguo a la iglesia de San Pedro.

Ocio para todos en Teruel

Viaje en el tiempo Dinopolis

La oferta de ocio en la provincia es de lo más diversa. Por un lado tenemos Dinópolis, un parque temático único en Europa dedicado a la paleontología y a los dinosaurios, de los que se han hallado importantes restos en Teruel. Por otro lado, los aficionados al deporte podrán disfrutar a lo grande en las pistas de esquí de Javalambre-Valdelinares y en la Ciudad del Motor de Aragón, Motorland, que cada año acoge el Gran Premio de Aragón de Moto GP en Alcañiz, uno de los pueblos con más encanto de esta tierra.

Asimismo, Teruel es el punto de partida de la ruta Europa Enamorada gracias a la célebre leyenda de los Amantes de Teruel. La idea nació del deseo del Ayuntamiento de esta ciudad de hermanarse con Verona, escenario de la aún más conocida obra Romeo y Julieta de Shakespeare. Desde 1997 la ciudad recrea en febrero la trágica historia de amor de Diego de Marcilla e Isabel de Segura con motivo de San Valentín. Durante estos días, Teruel retrocede hasta el siglo XIII y sus habitantes se visten con ropas medievales y engalanan el casco histórico de ciudad para representar la leyenda. Esta festividad, conocida como las Bodas de Isabel de Segura, cada año atrae más visitantes.

vaquilla teruel

Por si fuera poco, Teruel cuenta con sus propios Sanfermines. También tienen lugar en julio y se llaman las Fiestas del Ángel. El domingo más cercano a la Festividad de San Cristóbal se celebra La Vaquilla, una fiesta que se vive en la calle, que hace vibrar a los turolenses y lo más importante: que tiene como verdadero protagonista al toro, uno de los principales símbolos de la ciudad. Tan querida es esta fiesta que tiene su propio museo, el Museo de La Vaquilla, que tiene como fin mantener viva la fiesta y su recuerdo.

Pueblos con encanto de Teruel

albarracin teruel

Además de su capital, Teruel cuenta con muchas otras poblaciones que merece la pena conocer. Una de ellas está considerada como el pueblo más bonito de España, Albarracín, una localidad de origen medieval que conserva un impresionante recinto fortificado. Mirambel también cuenta con una muralla en muy buen estado de conservación, calles empedradas e importantes edificios renacentistas. Mora de Rubielos dispone de un espectacular castillo medieval y Valderrobres tiene nada menos que seis ermitas de diferentes estilos artísticos.

Ecoturismo en Teruel

Teruel ha conseguido mantener intactos la mayor parte de sus espacios naturales, lo que representa un filón para el ecoturismo y el turismo rural. Algunos de sus rincones más espectaculares son la Reserva Natural de la Laguna de Gallocanta, el Parrizal de Beceite, la sierra de Albarracín o el paisaje rotegido de los Pinares de Rodeno.

Gastronomía

jamon teruel

Muchos de los productos gourmet que comemos actualmente tienen su origen en Teruel. Es el caso del Jamón de Teruel, los melocotones de Calanda, el aceite de oliva de Bajo Aragón, el ternasco de Aragón, el azafrán de Jiloca o algunos de los mejores ejemplares de trufa negra que se usan cada temporada en restaurantes de toda España. ¿Puede haber algún motivo más para probar esta tierra?

En definitiva, Teruel es un museo de arte, un espectáculo de colores y sabores, una ciudad comprometida con el deporte y llena de sorpresas que os espera con los brazos abiertos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *