Ciudad del Cabo

Ciudad del Cabo es una de las ciudades más importantes de Sudáfrica y por eso mismo uno de sus destinos turísticos más populares. Puedes pasear en cablecarril, en tranvía por verdes viñedos, ir a la playa y avistar el Atlántico o salir de bares y museos.

Veremos hoy qué hacer en Ciudad del Cabo.

Ciudad del Cabo, Cape Town

Antes de la construcción del Canal de Suez a mediados del siglo XIX, los barcos europeos que viajaban hacia Asia solían hacer una parada obligada en Ciudad del Cabo. Por lo menos los activos barquitos mercantes de la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales. Por entonces la ciudad era una estación de abastecimiento, y hasta la explosión de la minería del oro también fue la ciudad más importante de la región.

Los holandeses fueron desbancados de la ciudad por los británicos a fines del siglo XVIII y tras unos conflictos internos con los bóers el Imperio Británico dominó absolutamente la zona. Con el tiempo se institucionalizó el famoso apartheid, la división del país entre blancos y negros, y por eso mismo Ciudad del Xabo fue el centro de muchas protestas contra este espantoso separatismo.

Es una ciudad grande, con varios barrios, pobreza y delincuencia. No es una ciudad tranquila, como toda ciudad de tamaño considerable, y con tantas diferencia sociales hay que andarse con cuidado. Los cuidados típicos de cualquiera que viaje a una ciudad que no conoce.

Visitar Ciudad del Cabo

Ciudad del Cabo es la ciudad más famosa de Sudáfrica y se estima que dos millones de turistas la visitan cada año. Es una ciudad por la que puedes moverte en taxi, bicicleta, mini bus, autobús o tren.

La ciudad tiene algunos problemas con el suministro de agua ya que la zona es algo seca. Ha tenido crisis severas entre 2017 y 2018 pero se han tomado medidas y los problemas parecen haberse superado. De todas formas se invita a locales y visitantes a ser cuidadosos, tomar duchas breves, usar alcohol en gel en lugar de agua y jabón y ese tipo de cosas. Aún así, hay que decir que el agua del grifo es potable.

La ciudad ofrece muchas visitas posibles pero todo depende de cuánto tiempo disponemos, así que hablaremos de lo que uno no puede perderse en un primer viaje a Ciudad del Cabo. Por ejemplo, trepar a Table Mountain: la Montaña de la Mesa. Es la montaña símbolo de la ciudad, una montaña de cima plana dentro del Parque Nacional Table Mountain. Desde 2011 es una de las Siete Maravillas Naturales del Mundo.

La meseta en la cima tiene unos tres kilómetros de lado a lado y tiene riscos y pendientes escarpadas. De un lado está el Pico del Diablo y del otro la Cabeza de León. En su punto más alto está el Faro de MacLear, un simple montículo de piedras construido en 1865 a 1086 metros de altitud. La cima plana suele estar decorada con nubes y se alcanza con el teleférico. Este medio de transporte data de los años ’20 pero desde entonces ha sido renovado.

El viaje es tranquilo y te lleva a la cima en solo cinco minutos. Funciona los siete días de la semana y hay un intervalo de entre diez y quince minutos entre cada uno. Hoy, por ejemplo, el primer servicio montaña arriba es a las 8 am y el último a las 7 pm. El ticket ida y vuelta cuesta R360. por adulto. Arriba hay una cafetería pero uno puede ir con su propio picnic. Las vistas son geniales.

Otra visita impostergables es la de Robben Island y su museo. En la prisión que había en esta isla estuvo encarcelado Nelson Mandela. El guía del tour es un ex convicto, la visita incluye una exhibición multimedia, un restaurante, una tienda y vistas estupendas de la isla. Es una gran experiencia y una clase magistral de historia y xenofobia. Y además, el ferry hasta la isla también es un bonito paseo.

El tour es de tres horas y media incluyendo el viaje de ida y vuelta a la isla. Una vez en la isla los visitantes deben tomar un bus que los lleva por todos los sitios históricos, El ferry opera de lunes a domingo de 8 am a 5 pm y la reserva del viaje y el tour pueden hacerse online. La zona desde la que sale el ferry también merece una visita mas profunda. se trata del Malecón V&A, uno de los sitios mas visitados del continente con mas de 24 millones de visitas anuales.

Es que es el puerto aún en funciones más antiguo del país y la postal se competa con el perfil de Table Mountain detrás. Hay mas de 80 sitios para comer cocina de todo tipo, 12 hoteles, 500 tiendas, cinco museos, un acuario estupendo, 22 sitios patrimoniales y mucho entretenimiento todo el año.

¿Sabías que Sudáfrica elabora vinos? Si te gusta esta bebida espirituosa y estás en Ciudad del Cabo puedes hacer eno-turismo subiendo al Tranvía Franschhoel Wine Tram. Es un tranvía del estilo hop-on hop-of y es una de las mejores formas de conocer los viñedos del valle de Franschhoek, con tres siglos de tradición vitivinicultura. El tranvía se detiene en todos los viñedos para ver actividades, pasear por bodegas y degustar vinos.

El tranvía tiene cuatro servicios que combinan tranvía y tranvía – autobús: Blue Line, red Line, Yeloww Line y Green Line. Cada tour visita ocho viñedos y muestra un aspecto distinto del valle. Hay otro servicio, solo de tranvía – autobús, la Purple Line, que solo visita siete viñedos; y otro, el Orange Line, que tiene un tranvía de dos pisos.

De los vinos pasamos a la costa, el mar y los pingüinos. Todo eso está en la Playa Boulders, entre Simon’s Town y Cape Point. La colonia de pingüinos es fantástica porque está en el medio de una zona residencial.

La playa forma parte del Parque Nacional Table Mountain y hay que pagar entrada, pero dentro hay baños y duchas. Las aguas son cálidas y calmas y obvio, se pide que no se moleste a los animales. Si quieres verlos y aprender de ellos hay que moverse a Foxy Beach, al lado, que es donde se imparte una caminata educativa con pasarelas, centro de visitantes y demás.

Finalmente, como cualquier ciudad puedes pasear por sus barrios o el centro, si no quieres aventurarte lejos, conocer sus museos y disfrutar de su oferta gastronómica. Con los cuidados básicos y sentido común no tendrás ningún problema.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*