Comida típica alemana

Salchichas

Cuando pensamos en comida típica alemana, inevitablemente se nos vienen a la cabeza las salchichas. En efecto, su gastronomía cuenta con más de mil quinientos tipos diferentes de ellas. Pero la cocina germana es mucho más que este producto.

Así, los territorios del sur como Baviera o Suabia comparten recetas con sus vecinos Suiza y Austria. Del mismo modo, en el oeste se dan influencias de la famosa cocina francesa y en el norte se producen coincidencias con la gastronomía holandesa y de los países escandinavos, sobre todo en lo que a pescados se refiere. Sin embargo, la cocina teutona posee unas características comunes. Vamos a mostrártelas para luego hablarte de la comida típica alemana.

Características de la gastronomía alemana

Chucrut

Chucrut, una de las guarniciones más típicas de la gastronomía germana

Como te decíamos, la cocina alemana es mucho más que salchichas y cerveza. Esta última es, quizá, la bebida típica del país por excelencia, pero también hay buenos vinos. De hecho, el país cuenta con dieciséis regiones vinícolas que coinciden, a grandes rasgos, con las vegas de los grandes ríos como el Rin, el Elba o el Mosela.

Las variedades de uva que más se dan son la Riesling y la Silvaner. Para que te hagas una idea de la importancia que tiene el vino en la cultura alemana, te diremos que hay locales denominados weinstube. Equivaldrían a nuestras vinaterías e incluso, en los meses de recolección de la uva, tienen lugar las weinfests. Son fiestas que la celebran y durante las que se bebe, lógicamente, vino y se comen pasteles de cebolla llamados zwiebelkuchen.

Por otra parte, en líneas generales, la gastronomía alemana se caracteriza por ofrecer sabores concentrados y fuertes. Otro de sus elementos destacados es algo tan básico como el pan. Existen alrededor de trescientos tipos de pan diferentes en el país. No es casualidad, por tanto, que tenga dos museos consagrados a este alimento.

En cuanto a la dieta y costumbres de los alemanes, las principales comidas son el desayuno y la comida del mediodía. En cambio, la cena es más ligera. El primero consta de café o té, huevos, panecillos y repostería, embutidos y quesos. Respecto a esta comida, es característico de Baviera y, por extensión, de buena parte de Alemania el bauernfrühstück o desayuno del campesino, que consiste en patatas cocidas con mantequilla, cebolla caramelizada, tocino, huevos y pimienta negra.

La comida central del día suele tener un plato principal, normalmente de carne con una guarnición. Esta puede ser de pasta, verduras u hortalizas. Luego se toma un postre. No obstante, en las regiones del sur, quizá por influencia de los países mediterráneos, existe la costumbre del aperitivo. Ellos lo llaman brotzeit o imbiss y suele constar de cerveza y pan con salchichas, ahumados o queso.

Respecto a la cena, se hace en torno a las siete de la tarde y se parece a nuestra merienda. Apenas consta de un par de bocadillos. No obstante, esto ha cambiado mucho en los últimos tiempos. Ahora, los germanos también cenan de forma más completa y nutritiva.

Finalmente, te hablaremos de los lugares donde puedes probar la comida típica alemana. Lógicamente, tienes restaurantes y cervecerías en todas las ciudades del país. Pero, como curiosidad, te diremos que existen las mensas. Se parecen a las cantinas españolas y puedes encontrarlas en las universidades. Son lugares que ofrecen comida al modo autoservicio, pero bastante económica. Pese a ello, se come bastante bien. De hecho, la revista germana Unicum elige cada año la mejor mensa del país. Pero, una vez te hemos explicado todo esto, vamos a presentarte los platos que componen la comida típica alemana.

El bretzel

Bretzel

Varios tipos de bretzel, el pan más común en la comida típica alemana

Comenzamos por este pan que es, quizá, el más representativo de los más de trescientos que hay en Alemania. Se trata de una especie de lazo grande y fino que es originario de la zona de Baviera. Existen dos recetas para elaborarlo: una es de tipo pan y más suave, mientras que la otra es al estilo galleta y resulta más consistente.

No obstante, puedes pedir en Alemania, como te decíamos, muchos otros tipos de pan. Entre otros, los tienes integral, de trigo y centeno (este último se conoce como pumpernickel), de cebolla y con semillas de calabaza o girasol.

Las salchichas

Salchichas

Salchichas de Frankfurt

Ya te hemos hablado de pasada de un producto tan alemán como las salchichas. Pero tenemos que profundizar en lo que suponen en la gastronomía de aquel país. También te hemos mencionado que hay más de mi quinientos tipos de ellas. A grandes rasgos, constan de distintas carnes picadas y de otros condimentos.

Asimismo, se preparan, sobre todo, de dos formas: a la parrilla o rostbratwurst y escaldadas o brühwurst. Por regiones, tiene mucha fama la salchicha de Turingia, cuya receta es secreta, aunque se sabe que lleva carne de cerdo y especias como alcaravea y mejorana.

Los alemanes comen salchichas de muchas maneras. Lo hacen como nosotros, en perritos calientes, pero prefieren otras formas. Así, por ejemplo, acompañadas de una ensalada de patatas que se denomina kartoffelsalad o con el popular chucrut. Este último también se utiliza para acompañar en otros muchos platos. Consiste en una ensalada de filamentos de col a las que se ha sometido a fermentación láctica. Como resultado, tiene un fuerte sabor ácido.

Kartoffelsuppe y otras sopas

Sopa de cerveza

Una sopa de cerveza

La comida típica alemana incluye muchas variedades de sopa. En general, se trata de recetas contundentes para entrar en calor. Destaca entre ellas la llamada kartoffelsuppe, que se elabora con caldo de carne, patatas, zanahoria, apio, cebollas y algún componente cárnico, principalmente salchichas.

Más curiosa es la sopa de cerveza, que se prepara con esta bebida, caldo de carne, mantequilla, cebolla, trozos de pan frito y un poco de cebollino. También se hace sopa de espárragos o de calabaza. Y, como curiosidad, te diremos que preparan, como nosotros, sopas de ajo. Pero ellos no utilizan los dientes para prepararla, sino las hojas. Así, su color es verde y su sabor muy diferente.

Por su parte, la sopa flädle es típica de Baviera y se elabora con trozos de carne cortados en rebanadas, hoja de laurel, pimienta, cebollino, perejil y sal. Una variante más ligera es la sopa de knödel, que lleva estas bolas de sémola, cebolla, zanahoria y nuez moscada. Más contundente es la sopa de guisantes, que es tradicional en Renania del Norte-Westfalia, pues suele servirse con salchichas y pan.

Codillo: el Eisbein

Eisbein

Eisbein: codillo con chucrut

Una de las carnes preferidas por los alemanes es la de cerdo. También consumen bastante de ternera y de aves de corral como el pollo, el ganso o la oca. No faltan en su dieta, igualmente, las de caza como el jabalí o el corzo, ni las de conejo o cabra. Incluso comen bastante carne de caballo, sobre todo en la Baja Sajonia.

Pero, volviendo a la carne de cerdo, una de sus partes favoritas es el codillo, que se utiliza para cocinar el plato denominado eisbein. Lleva, lógicamente, codillo preparado al horno y a baja temperatura para conseguir la textura deseada. Y se acompaña de chucrut, patatas cocidas, puré de guisantes e incluso albóndigas. No obstante, también se prepara sencillamente asado y no es la única manera de consumir cerdo que tienen los germanos.

Precisamente en la región que te acabamos de mencionar se elabora la chuleta de Sajonia o kasseler. Como la que comemos aquí, se trata de una chuleta de cerdo ahumada y en salazón. Pero ellos suelen acompañarla también de chucrut o de verduras.

Schnitzel o escalope vienés

Schnitzel

Schnitzel o escalope vienés

Pese a su nombre, es un plato muy consumido en Alemania y también en Italia e incluso en España. Porque no es otra cosa que un escalope de ternera empanado. Es decir, se trata del escalope milanesa que conocemos en nuestro país. Además, su nombre aquí es el más apropiado, ya que la primera mención escrita de esta receta se encontró en un manuscrito milanés del siglo XII.

No obstante, su elaboración es especial. No basta con empanar la carne y freírla. Previamente, se debe golpear con un mazo para ablandarla. Luego se pasa por harina de trigo, huevo batido y pan rallado. Y, finalmente, se fríe en mantequilla. El resultado es delicioso y, como te decíamos forma parte de la comida típica alemana.

Arenque y otros pescados

Rollmops

Rollmops de arenque

No son los alemanes muy dados a grandes elaboraciones de pescado. Uno de los aperitivos más populares del país, sin embargo, es el rollmop, que es un filete de arenque enrollado en pepinillo o cebolla y marinado en vinagre. También es valorada la trucha de la zona de la Selva Negra, que suele prepararse en papillot.

En cuanto a los mariscos, proceden del Mar del Norte. En las regiones cercanas a este se da la costumbre de tomar un tipo de gamba pequeño denominada krabben en el desayuno. También se consumen los mejillones al estilo renano, que llevan una salsa de vino blanco, cebolla, zanahoria, puerro, limón, perejil y pimienta negra.

Strudel y otros elaborados de repostería

Tarta de la Selva Negra

Una tarta de la Selva Negra

Terminamos nuestro recorrido por la comida típica alemana en la repostería del país. Uno de sus preparados más famosos es el strudel. Aunque originario de Austria, es muy consumido en toda Alemania. Consiste en una empanada de hojaldre que se rellena de diferentes cremas o pastas y se cubre con azúcar glaseado. El más popular es el de manzana.

Pero también cuenta la gastronomía germana con deliciosas tartas. Una de las más famosas es la de la Selva Negra, que lleva capas de bizcocho de chocolate bañado en kirsch que se alternan con nata y cerezas. Finalmente, se culmina con virutas igualmente de chocolate.

Asimismo deliciosa es la tarta de queso o käsekuchen, que se prepara con ricota o queso quark, huevos, crema de leche, azúcar y otros ingredientes. Normalmente, se sirve fría y acompañada por salsa de arándanos.

En conclusión, te hemos mostrado los principales platos que componen la comida típica alemana. Lógicamente, hay otros muchos como el spatzle, que es pasta de forma redonda acompañada con distintos productos. O los frikadellen, que son una especie de albóndigas fritas que llevan carne picada, huevo, pan rallado, sal y pimienta y que se sirven con salsa tártara o blanca. ¿No te parecen recetas deliciosas?

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*